Bitcoins y Petros, la revolución de la clase monetaria | Especial de La Cabilla

Tras los Petros, una vez más la mano imperial rusa.28/02/2018 4:46 PM

Equipo Cabilla

El Equipo Cabilla realiza trabajos especiales, de investigación y análisis.

En este 2017, el fenómeno de las criptomonedas irrumpió en el gran público. Hoy, en la fila del supermercado, del banco, cuando te montas en un taxi, familiares y amigos aparte de hablar de nuestros problemas cotidianos (especialmente en Venezuela donde la hiperinflación se lleva el protagonismo) también hablan del Bitcoin y esa cosa llamada criptomonedas.

Parece todo sacado de una película de James Cameron, o de un libro escrito por Orwell. Los grandes defensores de toda esta movida dirían que escrito por Alvin Toffler o Isaac Asimov. Parece existir un poderoso vínculo emocional en toda la gesta criptomonetaria, sus defensores más radicales parecen formar parte de una cripto-secta-digital. No se deben juzgar, todos somos humanos, al final estamos hablando de cosas tan antiguas como la especulación, la codicia, el dinero fácil, incluso la libertad, entre otras.

Si usted al comienzo del año colocó algo de sus ahorros en el Bitcoin, pues ya está más de 2.000 % arriba en su inversión. Algo que no es solo para estar agradecido, sino para volverse literalmente loco. La volatilidad en los retornos positivos tiene el potencial de desestabilizar no solo a una persona, sino a una nación. Pregúntenle a Venezuela cuya entrada de dinero ha estado sometida a los vaivenes de la montaña rusa llamada precios del petróleo, por cierto, menos volátil que el Bitcoin. Estamos viviendo un fenómeno único. Ni siquiera la burbuja de los tulipanes del siglo XVII, tenía las métricas que estamos observando en esta fiebre digital.

Vayamos poco a poco y tratemos de explicar de qué se trata todo esto:

El concepto de las criptomonedas no es nuevo, en realidad se viene trabajando desde hace 20 años. En 1998 un ingeniero informático estadounidense llamado Wei Dai, propone por primera vez la creación de un nuevo tipo de dinero descentralizado que usaría la criptografía como medio de control y autenticación. Entonces, primero debemos saber ¿qué es la criptografía?

La palabra criptografía proviene del griego κρύπτos (criptos), que significa “oculto”, y del γραφη (grafé), «grafo» que se refiere a “escritura”, entonces la criptografía significa literalmente “escritura oculta”. La criptografía es una técnica y algunos dirían el arte de ocultar información. Esta ha sido usada desde que el mismo lenguaje existe, sin embargo, no es hasta 1998 donde se empieza a combinar la idea de la criptografía con el dinero.

Muchos fueron los intentos de crear un sistema alternativo al modelo actual de dinero fiduciario, que consiste en el dinero emitido por los estados y cuyo valor deriva directamente de la confianza que se tiene en el Estado emisor. El máximo representante del dinero fiduciario es el dólar estadounidense. Hubo una época no tan lejana en donde el dinero emitido se encontraba respaldado por materias primas como el oro y la plata, sin embargo, ese modelo cambió dramáticamente a raíz de la cancelación de los acuerdos de Bretton Woods (1971) durante el gobierno de Nixon. A partir de allí el dólar dejo de estar respaldado en oro (el “patrón oro”) y comenzó la era del “dinero fíat”, del dinero sin valor intrínseco, tangible.

En el año 2008, EE.UU. y el mundo sufrieron una severa crisis financiera. Muchos de los bancos más importantes de su sistema financiero tuvieron que ser nacionalizados temporalmente. La Reserva Federal de los Estados Unidos emitió toneladas de dinero para lograr rescates masivos, lo que debilitó al dólar como moneda de intercambio y reserva. Ese mismo año, la moneda estadounidense tocó en marzo el mínimo histórico en su precio con respecto a la cesta de monedas globales, y fue durante ese mismo año, en medio de la crisis más severa vivida por la economía americana desde la gran depresión de los años treinta, que un tal Satoshi Nakamoto (quien hasta el sol de hoy nadie sabe quién es) publica un artículo científico en la lista de criptografía de la popular página web metzdown.com, describiendo el protocolo de algo llamado “Bitcoin”.

El 3 de enero del año siguiente, la red peer-to-peer (p2p) de Bitcoin, una red “entre pares”, que puede operar sin clientes ni servidores fijos o centralizados, entra en funcionamiento, y se empiezan a generar y validar los primeros Bitcoins. Esto ocurre bajo un programa de código abierto, creando así una red descentralizada de intercambio de valor.

Así nace el Bitcoin, proponiéndose como una moneda digital, un instrumento de pago, y ahora mismo está siendo catalogado como un instrumento de conservación de valor, un valor refugio, algo así como un oro digital (este debate se encuentra abierto y tiene detractores y defensores).

La cuestión es que esta “moneda” se caracteriza por ser totalmente independiente y descentralizada, es decir, no la emite ni la controla ningún banco central, y su valor no depende del respaldo de ningún gobierno, ni depende de la confianza en un emisor central.

La gestión de las transacciones y del valor de esta moneda, es un proceso que ocurre gracias a la interacción entre los nodos (los “pares”) que conforman la red de intercambio, la cual demanda el uso de procesos informáticos intensos a escala siempre creciente, y toda esta operación conlleva un trabajo, y un costo, que se reconoce, se valoriza, y se premia, aplicando un protocolo de “consenso distribuido”, que se denomina “prueba de trabajo” (proof of work), donde las tareas de intercambio se controlan mediante plataformas de contabilidad colectiva (las “blockchains”) y se autentican aplicando funciones de cifrado criptográficas (la labor de los “mineros”). Semejante sistema de intercambio no necesita para validar sus contratos, de emisores ni intermediarios ni certificadores “públicos”, no depende de una “autoridad” única, para ser reconocido por todos los participantes.

El mundo académico, científico y de negocios se encuentra dividido ante el fenómeno de las criptomonedas. Importantes economistas, incluyendo algunos premios Nobel, han dicho que todo este fenómeno no es otra cosa que una burbuja peligrosa. Mientras que expertos del mundo informático, y otro grupo de economistas, dicen que toda esta movida de las criptomonedas tiene el potencial de cambiar al mundo para siempre, y de la mejor forma (no estamos muy seguros de eso).

Lo cierto es que hoy por hoy, estamos hablando no solo del Bitcoin: el universo de las criptomonedas incluye ya a más de 900 tipos diferentes de monedas emitidas. Algunas son derivaciones del propio protocolo Bitcoin, otras han establecido sus propios protocolos. Entre las que ocupan la mayor capitalización de mercado están el Bitcoin y el Ethereum, esta última posee una significación especial que explicaremos más adelante. La capitalización de mercado de todo esto ya supera los 430.000 millones de dólares y sigue subiendo día a día.

Toda esta movida ha ocurrido de una forma no regulada. Esta característica de no-regulación, es la que tanto defensores como detractores coindicen en resaltar como la más importante. Existen cientos de bolsas de intercambio formales e informales, en donde se pueden negociar estas criptomonedas. La gran mayoría no están sujetas a los parámetros mínimos de regulación y seguridad que debería tener un sitio de intercambio de dinero. El universo de las criptomonedas es un universo paralelo, en donde libremente confluyen todo tipo de capitales.

Volvamos al concepto básico y literal de lo que es la criptografía: “Ocultar información”.

Cuando mezclas criptografía con dinero ¡BOOM! tienes un concepto peligroso que hay que observar con mucho cuidado. Los principales detractores de las criptomonedas alegan que este es un medio perfecto para operar toda una economía de lo oculto. Y en lo oculto caben muchas cosas. La no-regulación es un concepto romántico y utópico para sueños de libertad, que muy bien podrían resultar en pesadilla.

Venezuela acaba de anunciar el lanzamiento de su primera criptomoneda: el “Petro” (en 2009, año de nacimiento del Bitcoin, Chávez sugiere la idea del Petro, en aquella oportunidad, solo se mencionó la idea del respaldo en petróleo) y lo hace diciendo por todo el cañón, que esta iniciativa le permitiría evadir las sanciones impuestas por EE.UU.

En realidad, la exposición de motivos del lanzamiento de dicha iniciativa se basa en una sola cosa, evadir los controles impuestos por el sistema fiduciario controlado por los principales gobiernos del mundo. Por cierto, esta no es del todo una buena noticia para los entusiastas de las Criptomonedas, ya que genera un incentivo enorme para que los reguladores globales aprieten el paso.

Venezuela no es el primer país que anuncia esto, en realidad quien ha llevado la delantera en todo este tema ha sido Rusia, país que también al igual de Venezuela, tiene sanciones impuestas por los Estados Unidos y la Unión Europea. Putin se ha montado de lleno en el tema, recientemente la prensa ha reseñado la existencia de acuerdos de alto nivel con el programador informático Vitalik Buterin (ruso-canadiense), quien es el creador/desarrollador de la plataforma Ethereum, la segunda más importante en capitalización de mercado. Ether es la moneda y Ethereum la plataforma (Blockchain) que permite la adopción de los llamados contratos inteligentes (Smart contracts), algo que supuestamente tiene el potencial de revolucionar muchos procesos en la economía.

En junio del presente año, mucho antes de los anuncios acerca de la criptomoneda venezolana, Rusia organiza su famoso Foro Económico Internacional de San Petersburgo, en donde la figura central fue justamente, Vitalik Buterin. Su intervención en el foro fue con dos ponencias: “Blockchain – El Nacimiento de una Nueva Economía” y “El Impacto Explosivo de la Tecnología Blockchain”. En esta última y de acuerdo con la prensa rusa, compartió panel con el viceprimer ministro, Igor Shuvalov, y la vicepresidenta del Banco Central de Rusia, Olga Skorobogatova.

Durante dicho evento, se reveló que el Banco Central de Rusia está desarrollando su propia moneda digital -el criptorublo-, además de revelar la creación de todo un marco jurídico nuevo para considerar las criptomonedas como bienes digitales. Sin duda, Rusia es quien va a la vanguardia en el tema de la adopción de este tipo de instrumentos.

Para nadie es un secreto que Rusia es uno de los principales aliados del gobierno de Nicolás Maduro, o, mejor dicho, Rusia es la principal potencia que respalda al Estado chavista. Los anuncios recientes del Petro como moneda digital con respaldo en materias primas, no son locuras improvisadas de un Maduro, desesperado por la situación económica, como desean hacernos ver ciertos “analistas”. Forma parte sin duda alguna, de un plan mucho más complejo, en donde Rusia mueve las piezas milimétricamente.

Aún no sabemos a ciencia cierta en qué consistirá el “Petro”. Para ello es necesario leer el proyecto del mismo. En el mundo de las criptomonedas dicho proyecto se conoce como “White Paper”, y allí debería estar plasmado en detalle, en que consistiría el protocolo del nuevo activo digital, incluyendo sus características y propiedades. Es posible que dicho “White Paper” nunca lo lleguemos a leer. Mientras tanto, Venezuela avanza en la creación de una Superintendencia de Criptomonedas y en un Observatorio Blockchain. Emulando parte del proceso que desde hace algunos meses se ha iniciado en Rusia. Para seguirle la pista al “Petro” se le debe seguir la pista no solo al Bitcoin, sino a todas las iniciativas basadas en la plataforma Ethereum.

Este tema picará y se extenderá. Lo seguiremos observando. De algo estamos seguros, esto es mucho más que simple innovación financiera. Aquí hay geopolítica pura y dura. La búsqueda de un nuevo orden mundial podría empezar con la revolución de la primera clase realmente internacional, la primera realmente “global”: la clase monetaria.

Anuncios

¡TIEMBLA MADURO! EEUU eleva a Venezuela a categoría de“Estado canalla” (ya lo hizo con Ghadafi y Hussein)


Por NotiCensura : martes, septiembre 26, 2017

https://i1.wp.com/howafrica.com/wp-content/uploads/2016/10/donald.jpg

Donald Trump ha elevado a Venezuela a la categoría de “rogue state” (como Washington llamó a la Libia de Gaddafi y al Irak de Sadam Husein), no todavía bautizándole oficialmente como tal, pero sí tratándole de acuerdo con esa etiqueta.

El Cooperante

Trump está poniendo a Venezuela casi a la altura de Corea del Norte: los dos países fueron el foco de su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas de la semana pasada, y después ambos fueron incluidos en la lista que prohíbe la entrada de sus nacionales en Estados Unidos (en el caso venezolano afecta solo a funcionarios bolivarianos y sus familias), publicó ABC.

Trump trata así a Venezuela no porque suponga una amenaza directa a la paz mundial, como ocurre con el régimen norcoreano, sino por el carácter delincuente (rogue) de su estamento gobernante: un narcoestado sumido en una enorme corrupción y responsable de la brutal represión de sus ciudadanos.

Para la Casa Blanca, Venezuela es un estado malandro que afecta directamente a la seguridad regional, por la implicación gubernamental en el narcotráfico, por contaminar las finanzas internacionales al lavar dinero con Pdvsa, por el desbordamiento de la crisis humanitaria que está viviendo el país y por la palanca geopolítica que puede suponer para ciertas potencias extrahemisféricas.

La caricaturización del líder coreano que Trump hizo durante su intervención ante la Asamblea General de la ONU –apodándole “rocket man”– ha quedado ya como uno de los momentos estelares de esos encuentros anuales.

A Trump le ha pasado con Venezuela tal como le ha ocurrido con Corea del Norte. Bush y Obama pudieron soslayar la confrontación directa con Pyongyang porque en sus mandatos el momento crítico aún no había llegado. Pero hoy el régimen de Kim Jong-un está a un paso de alcanzar el estatus de potencia nuclear, de manera que Washington se encuentra ante una decisión inaplazable: aceptar que Corea del Norte tenga la bomba atómica o lanzar un ataque, que sería especialmente destructivo para ambos bandos, para evitarlo.

También en Venezuela se ha llegado a un punto que exige la actuación internacional, como reconocen casi todos los países americanos. El país caribeño se ha convertido claramente en un estado autoritario y represivo, que por cuestiones ideológicas maltrata a sus ciudadanos, al no responder a sus necesidades de alimentación, sanidad y derechos cívicos. Además, ya ha quedado suficientemente descubierta la trama criminal de sus estructuras gubernamentales, que inundan de droga Estados Unidos y contaminan el sistema financiero.

via DolarToday

¡LA SOLUCIÓN FINAL! La caída del régimen: Los 4 escenarios posibles para Venezuela

DolarToday / Feb 28, 2018 @ 6:00 pm

¡LA SOLUCIÓN FINAL!  La caída del régimen: Los 4 escenarios posibles para Venezuela

Después de la última entrega de la serie de “Our Hemisphere”, han ocurrido una serie de acontecimientos en el plano geopolítico que perfilan a una solución sobre el caso Venezuela.

DON CORNELIANO / doncorneliano.wordpress.com

Considero necesario hacer traer de nuevo a este artículo temas puntuales que nos servirán para tener un mayor contexto que le sirvan al lector y sean tomados en consideración.

Primero, tenemos que hablar sobre lo que he denominado como “Proyecto Trump”, que no es más que la reestructuración interna de los Estados Unidos y pasando por el relanzamiento de su política exterior. Es necesario entender de qué va ese proyecto para poder tener un panorama más claro. A continuación, voy a colocar un extracto del artículo “Our Hemsphere 3 – Cavalry Charge”:

“…Pasa por dos ejes fundamentales: Inmigración y Terrorismo. Es aquí donde entendemos la política del muro (que en este punto lo tomaremos como un muro físico) para controlar la entrada de personas ilegales, como también otros elementos indeseables en esa y cualquier otra sociedad, además de la entrada de terroristas.

Teniendo controlada la entrada de manera física, es lógico pensar que también se endurecerán las medidas para la entrada legal a los Estados Unidos, dando entrada a los ciudadanos que ellos consideren que sean verdaderamente útiles a su nuevo sistema político, como también ideológico. Es aquí donde podemos tomar como ejemplo lo que pasa en Europa, la cual está prácticamente tomada por el Islam y, en 20 años, la Europa que aún conocemos hoy en día, pudiese transformarse totalmente. Puede que estas palabras sean difíciles de digerir para muchos, pero tenemos que tener muy en claro que en este momento, el Islam se trata de un proyecto militar de colonización (más no una religión), siguiendo una férrea doctrina de conducta, enmascarada de doctrina teológica, la cual es muy ajena al sistema de valores de la civilización occidental (…)

Una vez controladas las fronteras, se da paso a la siguiente fase del proyecto Trump, el cual es la activación del aparato industrial interno de los Estados Unidos y es en este momento donde entendemos el por qué la salida de esa nación del Acuerdo de París, ya que necesitarán hacer frente (industrialmente hablando) a la nueva demanda interna de productos que se requerirán para los próximos años, como también con el bloque regional del hemisferio.Ahora bien, el Proyecto Trump para su correcto funcionamiento, necesita de algo fundamental para su puesta en marcha: necesita el hemisferio estable.

En pocas palabras, no necesita de naciones que puedan ser un dolor de cabeza a escasas horas de vuelo de suelo norteamericano. Es aquí donde entra en juego la aplicación de medidas que sirvan para eliminar el problema de raíz que pueda traer riesgos reales a la seguridad nacional de los Estados Unidos; esta es la razón fundamental por la que considero que la administración de Donald Trump tomará acciones reales en el caso de Venezuela y muy en segundo lugar, en Cuba.”

Es necesario tener ese punto muy claro, ya que el “Proyecto Trump” tiene una razón de ser y obedece a un plan; la mejor muestra del avance en el sentido de política exterior puede ser apreciada en la Nueva Estrategia de Seguridad Nacional.

Siguiendo en ese mismo orden de ideas, vale la pena mencionar lo expresado por Henry Kissinger sobre la forma de llevar la política exterior de Donald Trump. Aquí sus palabras:

“Todos los que favorecen a (Hillary) Clinton nunca lo admitirán. Nunca admitirán que él es el único y verdadero líder. El hombre está haciendo cambios como nunca antes y lo hace por el bien de la gente de esta nación. Después de ocho años de tiranía, finalmente vemos una diferencia“.

Luego continúa explicando cómo Trump lo ha hecho posible.

Kissinger continúa: “Todos los países tienen que considerar dos cosas: una, la percepción de que el presidente anterior, o el presidente saliente, básicamente retiró a Estados Unidos de la política internacional, por lo que tuvieron que hacer sus propias evaluaciones de sus prioridades. Y en segundo lugar, que hay un nuevo presidente que hace muchas preguntas desconocidas. Y debido a la combinación del vacío parcial y las nuevas preguntas, uno podría imaginar que algo extraordinario y nuevo surge de ello”

Entonces Kissinger lo dice sin rodeos: “Trump pone a América (EEUU) y su gente primero. Esta es la razón por la cual la gente lo ama y esta es la razón por la que permanecerá a cargo por tanto tiempo. No hay nada malo en él y las personas necesitan abrir los ojos“.

Aquí tenemos otra reunión entre Henry Kissinger y Donald trump en la Casa Blanca:

En esta oportunidad, Trump destaca: “Estuvimos en el camino equivocado anteriormente. Todo lo que tenemos que hacer es ver y si miras durante los últimos 25 años a través de numerosas administraciones, estuvimos en un camino de un gran problema, un problema que el mundo no ha visto antes. Estamos (ahora) en el camino correcto. Créanme.”

Teniendo este preámbulo, podemos comenzar a exponer ciertos acontecimientos y cómo ellos influyen directamente a Venezuela.

En el discurso del Estado de la Unión, Donald Trump dejó muy en claro la postura que de ahora en adelante tendrá Estados Unidos en el plano interno y en su política exterior, ratificando además lo que les he mencionado sobre el “Proyecto Trump”, dejando de ser una teoría de quien les escribe, para convertirse en una realidad.

Es aquí donde vale la pena traer a colación los siguientes puntos que nos comienzan a ratificar el “Proyecto Trump”:

En el tema económico destaca lo siguiente:

“Desde la elección creamos 2,4 millones de nuevos puestos de trabajo, incluidos 200 mil nuevos trabajos en el sector manufacturero” (…) “Después de años de estancamiento de los salarios, estamos finalmente viendo salarios que suben”.

En esta importante declaración, dice: “La era de sometimiento económico (de EEUU) se ha acabado por completo”, refiriéndose a los países que se han aprovechado de las políticas comerciales exteriores, específicamente China.

“Los Estados Unidos son un país de constructores (…) Construimos el edificio Empire State en sólo un año: ¿no es una vergüenza que ahora se pueda tardar diez años solo para conseguir la aprobación de un proyecto para hacer un simple camino?”. Lo que le mencionamos: reactivan de la construcción y ampliación de infraestructura.

En el tema de inmigración no hay mayores puntos que resaltar, pero sí los hay en los temas de política exterior, como: “En todo el mundo enfrentamos a regímenes sin control, grupos terroristas, y rivales como China y Rusia que amenazan nuestros intereses, nuestra economía y nuestros valores”. Y entrando en materia sobre el “tema Venezuela”, Trump menciona lo siguiente: “Mi Gobierno también ha impuesto duras sanciones a las dictaduras comunistas y socialistas de Cuba y Venezuela”. Estamos hablando del discurso del presidente de los Estados Unidos en la cámara de representantes de su país. Cada palabra está calculada.

En otro tratamiento, Rex Tillerson dio un discurso en Austin, Texas antes de salir de gira por países de la región para tratar el tema Venezuela, nombrando a Rusia y a China, donde dejó colar la idea de que China era una economía voraz y extractivista de recursos y Rusia a su vez, eran uno vulgares vendedores de armas a regímenes que no comparten los valores democráticos. Semejante mensaje es algo bastante serio, ya que podríamos considerarlo de “hostil” por parte de los Estados Unidos; tenemos que tener claro de nuevo que las potencias mundiales cuidan muy bien sus palabras.

Ahora bien, vemos la coordinación de las agendas de política exterior de los Estados Unidos entre Venezuela y otro frente de guerra abierto en Asia, como lo es Corea del Norte. Tillerson hizo una gira dando un mensaje bastante duro y bastante claro sobre lo que ocurre en Venezuela y de qué acciones hemisféricas tomar para la solución del conflicto. Lo propio hizo Mike Pence en su gira en Asia en relación a Corea del Norte, dejando muy en claro que se les agotó la paciencia y que van a responder de manera contundente ante cualquier acto hostil del régimen asiático nuclear, haciendo gala de su poderío militar, donde “todas las opciones están sobre la mesa”, estando dispuestos a actuar para la defensa de sus aliados y socios.

Vice President Mike Pence

@VP
Together with our allies and partners, we will continue to strive to peacefully dismantle North Korea’s nuclear program and alleviate the suffering of its people. Let the World know: We are ready for any eventuality. #VPinASIA

¿El “Nuevo Eje” al rescate?
Una idea que se ha tornado recurrente y ronda con cierta regularidad tanto por las redes sociales como en la calle, es aquella de que Rusia y China van a apoyar militarmente a Venezuela para “defenderla” de la amenaza imperial.

Utilizo la palabra “idea” porque me parece que es lo más acertado para describirla. En ese sentido, les quiero decir por qué, además de ser altamente improbable, raya también en lo ficticio. Miren. Rusia no tiene la capacidad militar para desplegar una fuerza militar digna de repeler una invasión de Estados Unidos. Para empezar, cuenta con un solo portaaviones y es mayor el tiempo que pasa en un dique seco por reparaciones, que el que pasa desplegado en escenarios militares. A su vez, tendría que enviar a muchas tropas y ¿cómo lo hará? Pues, tendría que pasar por muchos lugares que harían evidente esa intención como el mar Báltico, custodiado por Estonia-Lituania-Letonia (recordar ejercicios militares de esos países con Estados Unidos el año pasado).

Otra opción sería pasar por el mar de Berens y luego por el mar de Noruega para entrar en el Atlántico, es decir, una verdadera travesía. Y claro, también está la otra opción de atravesar el Océano Pacífico ¿y luego qué? ¿entrar con toda esa fuerza militar por el canal de Panamá? Suponiendo que, ellos quieran mantener el “factor sorpresa” para “apoyar” a NicolásMaduro militarmente (cosa que veo imposible, porque tal despliegue sería más que público y notorio, sin dejar de mencionar que los servicios de inteligencia occidentales lo detectarían), pasarían por el estrecho de Magallanes, para subir luego el Atlántico Sur y entrar en el mar Caribe. Lo mismo tendrían que hacer con alguna fuerza naval y claro, todo esto sin ser detectados por satélites y servicios de inteligencia en pleno siglo XXI.

¿De verdad creen eso? No sin antes mencionar que cualquier despliegue militar por parte de Rusia a Venezuela sería tan sencillo como un acto hostil de ese país no solamente a los Estados Unidos, sino al hemisferio entero y me atrevería a decir que a todo Occidente. Lo mismo que China y ellos no va a entrar en un conflicto militar con Estados Unidos (ni con Occidente) porque ellos están muy ocupados contando sus dólares provenientes del comercio exterior. Ni China ni Rusia van a entrar abiertamente a un conflicto militar por “defender a Venezuela del imperialismo”.

Sin embargo, no podemos desmeritar la idea de una entrada militar de Rusia e Irán (descartando ya a China) en Venezuela ya que, si bien la considero prácticamente imposible por motivos tanto económicos como políticos, muy bien pudiesen financiar guerras proxy sobre nuestro territorio y he aquí donde vemos la imperiosa necesidad de una respuesta rápida por parte de Estados Unidos para la resolución del caso Venezuela. Es por esta razón, que me hacen pensar que Estados Unidos va a actuar militarmente en Venezuela, pero esto lo vamos a decir en mayor detalle más adelante en este escrito en la evaluación de escenarios.

Escenarios
Tenemos que evaluar los escenarios con la información que tenemos a través de las diversas agencias de noticias y según el análisis que de ellas podamos sacar. A partir de allí, vemos los 4 escenarios posibles como su factibilidad en el terreno geopolítico, analizando también las consecuencias de cada uno.

1.- Sin acciones: Este escenario es el más difundido por las personas y también por uno que otro medio, pero ¿por qué yo lo veo como el más improbable de todos? Por una razón geopolítica: el no actuar en Venezuela, sea en las circunstancias que sean, sería una verdadera catástrofe. Sería incluso peor que la política exterior de la pasada administración de Obama en la región.

No actuar en Venezuela traería como consecuencia la consolidación definitiva del régimen venezolano en la región, sirviendo luego el territorio venezolano como una plataforma satélite en pleno corazón del hemisferio que definitivamente lo desestabilizaría no sólo por el tema de refugiados, sino por la cantidad de intereses geopolíticos existentes en Venezuela. Allí, muchos actores como Rusia, Bielorusia, Irán y Turquía tendrían una suerte de “Patente de corso” para traer agentes de desestabilización como instructores, propagandistas, mercenarios, guerra electrónica, terroristas, lavadores de dinero y demás que conviertan a Venezuela como el “Paraíso pirata” ya no del hemisferio, sino del mundo entero y todo eso en el hemisferio estadounidense y a pocas horas de vuelo de su territorio.

Considero que la factibilidad de este escenario es: Muy baja.

2- Renuncia de Maduro: este escenario está dentro de las posibilidades reales de la resolución del conflicto venezolano, ya que sería la vía más pacífica, ya que por medio de organismos y supervisión internacional existirían elecciones libres, como también la demolición del sistema político chavista, dando paso a nuevos escenarios políticos internos.

A pesar de eso, yo veo muy difícil que esto ocurra ¿Por qué? Por un hecho que marca una línea bastante clara de Occidente y es el pronunciamiento de la Corte Penal Internacional en abrir una evaluación preliminar para evaluar las acciones del régimen venezolano en el 2016 y, en caso de dar resultados, se establecerían las responsabilidades correspondientes. En vista de la gran cantidad de evidencias en ese sentido, considero que esa evaluación preliminar dará resultados, donde figuras del alto mando militar y el alto gobierno tendrán una demanda internacional.

Int’l Criminal Court

@IntlCrimCourt
Declaración de la Fiscal de la #CPI #FatouBensouda sobre la apertura de exámenes preliminares en #Filipinas y #Venezuela http://bit.ly/2ErsM8Z

Declaración de la Fiscal de la Corte Penal Internacional, Sra. Fatou Bensouda, sobre la apertura de…
Desde el año 2016, he seguido de cerca las situaciones en la República de Filipinas (“Filipinas”) y en la República Bolivariana de Venezuela (“Venezuela”). Ambos países son Estados Partes del…

Es allí donde les pregunto: Si usted fuese un dictador acusado internacionalmente de crímenes de lesa humanidad, ¿usted renunciaría para enfrentar la posibilidad de ser detenido en su exilio y pasar el resto de sus días en prisión? Pues, yo creo que la respuesta sería no.

Maduro no puede renunciar ni queriendo. A pesar que él es uno de los poquísimos del régimen que podría fijar términos de entrega, hay otros que no. Su único escudo es la inmunidad diplomática que les otorga estar en ejercicio de funciones.

Considero que la factibilidad de este escenario es: Baja.

3.- Un “golpe de estado”: Vea bien que la palabra “golpe de estado” está entre comillas, porque en este punto no sería un golpe de estado convencional, con despliegue de tanques, efectivos del ejército disparando y demás. No. Considero que serán unos altos mandos militares que sentarían a Maduro y dijesen algo como: “Tienes que renunciar. En la pista hay un avión que te va a llevar a “X” destino. Ya todo está hablado y te vas a ir con impunidad, pero te tienes que ir y es ya. Nosotros vamos a entregar a la Justicia Internacional a tal o cual funcionario del gobierno, pero tú te vas”.

Este escenario hablando en términos militares y políticos sería el más eficaz: el régimen en cuestión de horas, quedaría desmantelado de manera interna y se ofrecerían las mismas garantías de cambio político que en el escenario anterior.

Ahora bien, usted se preguntará: “¿por qué los militares harían algo así?” Por una sencilla razón:muchísimos militares están siendo presionados para ejecutar este escenario y así, Estados Unidos evitar tener que actuar militarmente para no tener que asumir el costo económico y político que significaría una intervención militar. Las presiones a los militares son respecto a sanciones económicas y que afectarían a sus familiares directos. Para nadie es un secreto que los militares venezolanos están metidos en grandes casos de corrupción, como también en el tráfico de droga, por lo que “tumbar a Maduro” les significaría inmunidad inmediata por “sus servicios prestados”. No por casualidad Estados Unidos ha dicho mensajes “alentando” a los militares venezolanos a deponer al régimen venezolano.

Heather Nauert

@statedeptspox
Members of the Venezuelan armed forces who put their own interests above those of their fellow citizens cannot expect immunity from our sanctions and international accountability. #Venezuela https://twitter.com/USTreasury/status/949303235801702401

A pesar de todo lo dicho anteriormente, no creo que este escenario sea del todo el que ocurra y no es por un asunto de ‘cobardía’ por parte de los militares, sino por una razón netamente operativa: No creo que estén articulados, sin mencionar el hermetismo que este tipo de acciones requiere por razones obvias. Lograr ese grado de articulación con los militares que estén dispuestos a asumir un “golpe de estado”, me parece una labor tan titánica como ejecutar el golpe en sí.

Pero allí no acaba todo, asumiendo que exista un sector del alto mando militar que decida dar ese paso, tendríamos que ver cómo toman esa noticia los rangos operativos de esta acción tales como Mayores, Capitanes, Tenientes, Sargentos y Tropas regulares donde, notaríamos el grado de ideologización sufrido por ese sector de la sociedad en todos estos casi 20 años de penetración cubana o no. Está de más mencionar que en este escenario está muy presente el germen de una guerra civil en Venezuela, pudiendo incluso desencadenar la intervención militar extranjera en un mediano o largo plazo, pudiendo incluso traer a otras naciones para participar en el conflicto.

Lo cierto es que los militares venezolanos tienen mucho, pero mucho que pensar y considerar en estos momentos por algo como esto:

Contrapunto

@contrapuntovzla
#Ahora Tarek William Saab se pronuncia sobre examen de la Corte Penal Internacional a Venezuela: Maduro dio orden de no usar armas de fuego contra manifestantes, si los funcionarios lo hicieron a título individual deben saber que no habrá impunidad http://bit.ly/2sicACe

Entendamos que los únicos en toda esta situación que pudiesen enfrentar cargos penales en tribunales internacionales son los militares, porque los militares son institución y más de uno debe estar pensando: “¿qué significa eso de que usamos las armas contra la población a título personal?” Sin duda alguna, aparte de hacer un patético control de daños, también comienzan a lavarse las manos para entregar al militar que tengan que entregar y eso debe estar llamando a reflexiones.

La posibilidad de que este escenario se cumpla, depende única y exclusivamente de cuanta presión internacional los militares venezolanos puedan soportar (o no), pasando también por la cantidad de articulaciones que puedan lograrse para tener una “masa crítica” militar operativa para un “golpe de estado”.

Considero que la factibilidad de este escenario es: Moderada.

4.- Intervención militar Extranjera: Por mucha razones, este es el escenario que más se adapta a las necesidades hemisféricas de los Estados Unidos, pero también a la consolidación definitiva de la administración Trump en la política exterior que hemos venido analizando en este blog en los últimos dos años. Haciendo un repaso de los discursos de Trump, como también el más reciente de Rex Tillerson en Austin antes de hacer su gira por Latinoamérica, pasando por lo dicho por el Director de la CIA y el Vicepresidente Mike Pence, podemos notar que ya se identifica como un problema de seguridad nacional el grado de penetración que tienen tanto China como Rusia en el hemisferio, no dejando de lado a Irán, Hezbollah y el narcotráfico. Ellos al ejecutar una intervención militar en Venezuela, estarían trazando una línea bastante clara y bastante profunda para cualquier potencia anti-occidental que pretenda instalar un estado satélite en el continente americano.

Es aquí donde también tenemos que analizar el contexto geopolítico inmediato que atraviesa la región, como lo son las elecciones en Colombia. En el momento en que se escribe este artículo, el candidato Gustavo Petro está punteando en las encuestas. Está de más decir cuáles serían los efectos profundamente negativos para la región en caso de que este caballero gane la presidencia de Colombia. Es aquí donde vemos el escenario mucho más complejo de lo que ya es, es decir, una intervención militar por parte de los Estados Unidos y utilizando el territorio colombiano como plataforma, podría influir sensiblemente en el comportamiento del electorado, donde podría incluso utilizarse la retórica izquierdista anti-estadounidense. Con este escenario, considero que existen dos opciones: o se hace antes de las elecciones de Colombia o después. Miren. La factibilidad de que se hagan antes de las elecciones de Colombia, dependerían de cuan comprometida llegase a estar la región en participar activamente en una intervención militar, es decir, comprometiendo tropas y discurso político. En este sentido considero que sería el “escenario ideal”, ya que la respuesta política que se estaría dando a la región y al mundo es que se va a actuar militarmente en un bloque cohesionado cualquier intención de penetración en el hemisferio.

Ahora, la opción de esperar luego de las elecciones de Colombia sería también para dar tiempo a la posibilidad de ejecución del Escenario 3 que les expuse y además de no afectar al comportamiento electoral. Considero que ya en este escenario, Estados Unidos podría incluso actuar de manera unilateral en la intervención militar en Venezuela, ya que además de tener la disposición para hacerlo, cuentan con la capacidad militar.

Como mencioné en una oportunidad, es bastante probable que Francia participe en este escenario. Recordemos dos cosas: la idea que expresó Macron en crear a una “Fuerza común de intervención europea”, porque, según lo expresado por el jefe de estado francés: “Europa es “demasiado débil, demasiado lenta, demasiado ineficaz”.

Les pregunto: ¿Qué mejor “currículum” para esa fuerza militar de intervenciones europeas que la actuación en Venezuela? Además, Francia cuenta con una base militar de la Legión Extranjera en Guyana Francesa, así que por razones operativas no sería un problema. En el aspecto político, Trump y Macron han expresado una visión común sobre el destino de Occidente y Macron a su vez, quiere posicionar a Francia como una referencia geopolítica en Europa, desplazando a Alemania de ese lugar. Así que Macron puede perfectamente participar en una operación de ese tipo por razones políticas (y también económicas)

AFP TV LATINOAMÉRICA
@AFPTV_LATAM
Macron propone crear una “fuerza común de intervención” europea #AFP http://u.afp.com/4Rey

Siguiendo con el análisis del Escenario 4, considero que debe tomarse una decisión “rápida” ¿Por qué? Porque existe una posibilidad bastante real de que tanto Rusia como Irán financien algún tipo de desestabilización en la región, pasando también por alguna guerra proxy; darle al régimen, como también a anti-occidente que se reestructuren luego de todo este despliegue militar, sería de bastante cuidado, pudiendo una respuesta tardía hacer más daño que bien, donde sí se podría abrir incluso la posibilidad real de que Venezuela se convierta en la “Siria de América”, pero para ese escenario, deben darse ‘ciertos requisitos’.

La visita del almirante Kurt Tidd, el jefe del Comando Sur en reuniones con el Vicepresidente de Colombia, como también el alto mando militar de ese país, marcan sin lugar a dudas, un mensaje político-militar bastante claro y bastante serio. Tan es así, que luego de esa visita, Colombia militariza sus fronteras con Venezuela y se habla de 2.000 efectivos militares desplegados (estoy seguro que de trata de muchos más).

Tengan claro algo: las superpotencias no se pueden dar el lujo de fanfarronear y un despliegue de tropas para hacer un “pote de humo” resulta verdaderamente costoso, tanto en términos militares como en términos logísticos. Recuerden también que la GUERRA es ECONOMÍA y la ECONOMÍA es GUERRA.

Kurt W. Tidd

@ADMKurtWTidd
ADM Tidd in Tumaco, Colombia: “I want to underscore our commitment to deepening our longstanding partnership w/ the Colombian Armed Forces and National Police in support of security & stability across our hemisphere & around the globe.” @Gr_Naranjo @USEmbassyBogota @FuerzasMilCol

Sólo como dato adicional y concatenando la movilización de tropas a la frontera, les sugiero revisar la historia de “Garbo”, el Doble Agente que dio información a Hitler que la invasión aliada de Estados Unidos, sería en el Paso de Calais y no en Normandia por medio de la “Operación: Fortitude”. Estos “pequeños detalles” también cuentan.

Considero que la factibilidad de este escenario es: Alta.

America first is not America alone
Entendamos que como lo asume Estados Unidos, esto un desafio de todo el hemisferio. Además de tener un valor semántico, también obedece a algo netamente estratégico; Estados unidos involucra a todo el hemisferio -y también a Occidente- en resolver el problema. La gira de Tillerson no fue para imponer una agenda, sino para lograr las cuotas de responsabilidad de cada país -unos en mayor medida que otros- y de esta manera dar una respuesta en bloque a lo que pasa en Venezuela y a lo que significa Venezuela: El país ha sido secuestrado por anti-occidente.

Tiene que quedar claro que no es algo que podría ser tomado como complicidad, como algunos sectores pudiesen argumentar. No. Se trata de una respuesta en bloque de Occidente para también dejar un mensaje claro “No solo se trata de Estados unidos, es del hemisferio y daremos una respuesta coordinada en caso de que vuelva a ocurrir”

Consideraciones finales
Venezuela es Occidente y en Occidente “no pueden” pasar cierto tipo de cosas y mucho menos en la época 2.0.

Noten que en esta oportunidad no he mencionado en ningún momento a los actores políticos nacionales. Ellos (sean quienes sean) podrán hacer y declarar lo que les provoque, porque lo cierto es que ya no importan. Cada quien verá hacia que sombra se cobija. El país y el mundo los está viendo y ya saben quién es quién. Ya el momento de definiciones pasó.

Estados Unidos ha dicho en reiteradas oportunidades de que no van a estar expectantes al drama humano que ocurre en Venezuela. Lo cierto de todo es que no estamos solos.

Estimado lector, sepa muy bien que la suerte está echada.

Nikki Haley: Venezuela se ha convertido en una dictadura

Internacionales Política

febrero 28, 2018

VeneAnalítica

La embajadora de EE.UU. en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, dijo hoy en Honduras que uno de los problemas que más le preocupa a su país es Venezuela porque “se ha convertido en una dictadura”.
“Una de las problemáticas que más nos preocupa en los Estados Unidos es Venezuela, hemos visto cómo una democracia exitosa se ha convertido en una dictadura”, indicó Haley al término de una reunión en Tegucigalpa con el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, como parte de una visita al país centroamericano.
Haley no dijo más sobre Venezuela, donde hoy el presidente de ese país, Nicolás Maduro, formalizó ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) su candidatura a la reelección para los comicios del 22 de abril, en los que no participará la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).
Maduro ha ignorado la resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA), que el viernes le exhortó a que pospusiera las elecciones presidenciales y a presentar un nuevo calendario electoral con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente, legítimo y creíble.
Sobre lo expresado por Haley, el presidente hondureño dijo escuetamente que su país siempre va a “velar por la democracia en cualquier país del mundo” y que felicitaba la resolución de la OEA exhortando a Maduro a posponer los comicios presidenciales.

La MUD aparta a Henri Falcón

Política

febrero 28, 2018

VeneAnalítica

La Mesa de la Unidad Democrática anunció hoy que apartaba a Henry Falcón de sus filas. Esto tras la decisión del exgobernador de Lara de formalizar su candidatura ante el CNE.
“Repudiamos la inscripción unilateral de Henri Falcón el día de hoy. Venezuela reclama Unidad y Democracia”, dijo la cuenta oficial de la MUD por Twitter.
“Con este paso, Henri Falcón se aparta de la Unidad y del sentimiento democrático del pueblo Venezolano. No podemos convalidar un sistema electoral fraudulento. Llamamos a toda Venezuela a seguir luchando por el cambio democrático. ¡Lo vamos a lograr!”

La CIDH exhortó a Maduro a aceptar ayuda humanitaria

Internacionales

febrero 28, 2018

VeneAnalítica

Francisco Eguiguren, relator de la Comisión para Venezuela, aseguró que el gobierno no tiene la capacidad para atender la crisis que vive el país


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) exigió este martes al gobierno del presidente Nicolás Maduro permitir el ingreso de ayuda humanitaria al país para superar la crisis que afecta a los ciudadanos.
“La CIDH no solo exhorta sino exige al gobierno de Maduro aceptar la ayuda humanitaria que se ofrece, porque es claro que no puede atender su deber y garantizar la protección de los derechos fundamentales”, aseguró Francisco Eguiguren, relator de la Comisión para Venezuela.
Eguiguren hizo la afirmación en la audiencia Derecho a la Alimentación y a la salud de Venezuela, que se realizó en Bogotá como parte del 167 periodo de sesiones de la CIDH.
El abogado pidió al gobierno que cese las sanciones unilaterales que interpuso al organismo internacional para que la “Comisión pueda visitar el país”.
“Se ha documentado la salida del país por la situación, más allá de discutir sus causas, es clara que esa situación humanitaria grave existe, cuál es la razón por la que el gobierno de Venezuela se niega a permitir y aceptar la ayuda humanitaria. No es un tema ideológico, está de por medio la vida de las personas”, agregó Eguiguren.
Larry Devoe, secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Derechos Humanos, denunció que la crisis humanitaria se debe a las sanciones económicas que países como Estados Unidos han interpuesto a funcionarios del país.
El representante de Venezuela afirmó que el gobierno acepta que hay “una dificultad para el acceso de medicamento y medicinas”, pero señaló que “Venezuela tiene capacidad para comprar y proveer a su población los recursos que requiere. Venezuela no necesita que nos regalen nada”.
Durante la audiencia representantes de la sociedad civil entregaron cifras para denunciar la crisis en materia de salud y alimentación que vive el país. El índice de desabastecimiento de medicinas durante este año es de 91,6 %.