noticiasradicales23

Informaciones recientes y calientes

Con los desaparecidos Daniel Ortega imita las peores dictaduras del Cono Sur

Por María Rodríguez

Jueves 28 de junio de 201820:05h

María Rodríguez (ALN).- A los 285 muertos en Nicaragua se suman 156 desaparecidos. Una circunstancia que despierta los recuerdos de las dictaduras de Argentina, Uruguay, Chile y Brasil del siglo pasado. Estas desapariciones forman parte de una estrategia de intimidación política. “Se llevan a cualquiera. Por eso ya se habla de terrorismo de Estado en Nicaragua”, subraya una fuente al diario ALnavío.

Daniel Ortega se ha convertido en un gorila más / ALN: Mariana Zapata
Daniel Ortega se ha convertido en un gorila más / ALN: Mariana Zapata

La represión en Nicaragua suma 285 muertos y más de 1.500 heridos, pero también -al menos- 156 desaparecidos, según datos de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos. Una situación que despierta los recuerdos de las desapariciones perpetradas por las dictaduras en Argentina, Uruguay, Chile y Brasil (entre otras) de los años 60, 70 y 80.

En Argentina, la cifra general defendida por organismos de derechos humanos era de 30.000 desaparecidos en la dictadura militar de Jorge Rafael Videla (de 1976 a 1981, aunque la dictadura se extendió a 1983). Sin embargo, en el primer recuento oficial, realizado en 1984 por la Comisión Nacional de Desaparecidos se reportaron 8.951 víctimas entre desaparecidos y ejecutados, según recoge el diario El Español.

En Chile, el portal Memoriaviva.com (proyecto de derechos humanos contra la impunidad en el país) registra 1.210 desaparecidos tras el golpe de Estado de 1973, liderado por Augusto Pinochet.

Hubo 1.210 desaparecidos en la dictadura de Pinochet / Foto: Wikimedia Commons

Hubo 1.210 desaparecidos en la dictadura de Pinochet / Foto: Wikimedia Commons

En Uruguay, el portal Desaparecidos.org, que se define como un proyecto de organismos y activistas pro derechos humanos para recuperar y mantener la memoria, cifra los desaparecidos en 300 entre 1973 y 1985. La dictadura se inició con Juan María Bordaberry.

En Brasil, y también según los datos de Desaparecidos.org, en la dictadura militar entre 1964 y 1985 se registraron 144 desapariciones de militantes políticos de izquierda. Una dictadura iniciada bajo el poder de Humberto de Alencar Castelo Branco. Todos ellos son gorilas de la represión.

En el caso de Nicaragua, los cientos de desaparecidos responden a raptos de las fuerzas paramilitares. “Lo dicen las comisiones de derechos humanos”, precisa al diario ALnavío Mildred Largaespada, periodista nicaragüense residente en España, analista política y de comunicación y autora del blog 1001 trópicos.

La dictadura militar argentina la lideró Jorge Rafael Videla / Foto: Wikimedia Commons

La dictadura militar argentina la lideró Jorge Rafael Videla / Foto: Wikimedia Commons

¿Por qué tantos desaparecidos? “Forma parte de la estrategia para controlar la situación por parte de Daniel Ortega. Este sacó del disco duro todas las estrategias de intimidación política de cualquier dictador y las está llevando a cabo”, lanza Largaespada.

“Mandar a las turbas, a los antimotines, disparar con francotiradores, incendiar lugares supuestamente no importantes para intimidar a la gente, llamadas telefónicas a líderes estudiantiles y periodistas con amenazas veladas… Y los desaparecidos son parte de esa estrategia. Se llevan a cualquiera, participen o no en las protestas. Por eso ya se habla de terrorismo de Estado”, advierte la periodista.

¿Y qué se pretende con los desaparecidos? “Mantener en zozobra a las madres. Y siempre son jóvenes a los que se llevan. Para que las madres les digan que no vayan y los mismos jóvenes tengan miedo de participar”, resume.

¿Con qué puede compararse la crisis en Nicaragua?

Salvador Martí i Puig, profesor de ciencia política de la Universidad de Girona(España), afirma al diario ALnavío que lo que antes era una crisis política, hoy ya es política, social, económica y humanitaria. “Con todas las distancias, podría parecerse un poco a las primaveras árabes”, explica Martí, especialmente por lo “concentrado en el tiempo e intenso en represión”.

Largaespada y Pablo Carballo, investigador y profesor de Sociología en la Universidad de Costa Rica, van más hacia Centroamérica y lo comparan con las revueltas en Guatemala, Honduras y El Salvador por los derechos políticos. “Es el agotamiento de la clase política, que se ha corrompido”, subraya la periodista.

¿Cómo está la sociedad nicaragüense?

“Está rebelde y con mucha rabia y ganas de justicia”, subraya Largaespada. Para Carballo, “la distancia entre la cúpula política del país y el resto es tanta que lo que sienten es humillación por esa sensación de desigualdad”.

Carballo añade que “los jóvenes que manifiestan crecieron bajo el sentido de que podían prosperar, como una promesa de modernidad, pero eso no se está dando en el país”.

De una “revuelta social” a una “revolución del pueblo”

Los primeros compases de la crisis en Nicaragua “tomaron a la gente desprevenida”. Lo dice Largaespada. Recuerda que la crisis empezó como una “revuelta social”, pasó a “insurrección popular” y hoy ya es una “revolución del pueblo”. A los estudiantes universitarios que iniciaron la revuelta hace más de dos meses “se les mandó una represión inaudita, con antimotines”, recuerda la periodista. A esta protesta siguieron otras con la misma respuesta: “Grupos de turbas a reprimir y después los antimotines”, subraya.

Largaespada recuerda que la crisis pasó de “revuelta social” a “revolución del pueblo”

“Con el primer muerto (19 de abril) se levantó más gente. Empezaron los antimotines a disparar. Aumentaron los muertos y más gente se levantó. Yo lo llamo también revolución porque hay muchos discursos integrados en las protestas: primero el de ‘tenemos derecho a protestar’, después el de ‘no nos mates’, y el tercero ‘no nos maten a tantos’”, relata Largaespada.

Según avanzó la crisis “la gente se fue despertando”, apunta la también analista política. “El periodo de Daniel Ortega se ha caracterizado por un monólogo discursivo en el que había un país ficticio, en el que se contaba una historia específica. Pero la gente se ha ido despertando. Todo era mentira: la situación económica, el empleo, las oportunidades, hasta lo que se decía de que Nicaragua era el país más seguro y que las tasas de educación eran altísimas”, reprocha la analista y añade: “Se le ha ido quitando la careta”.

Hacia dónde apunta la salida

En cuanto a la solución de la crisis en Nicaragua, los tres expertos consultados están de acuerdo en que es necesaria la salida de Ortega. Respecto a la convocatoria de elecciones, Martí subraya que “no pueden ser inmediatas porque no es sólo un tema de votar. Hay que actualizar registros, datos, partidos… Es mucho de organización y logística. Quedaría un gobierno interino de concentración nacional”, explica.

“Hay que sacar a Ortega para que deje de matar. Es una carnicería contra gente inocente”, subraya Largaespada. Apunta que con los primeros muertos empezó a hacer un cuadro de patrón.

“Los primeros muertos eran tan inocentes que no sabían el país en el que vivían. Yo como periodista sí lo sabía. Sabía quién era Ortega, capaz de cualquier cosa. Esta gente era tan inocente que se iba a las protestas cuando ya había 20 muertes con camisas de color rojo, verde, fosforitos. Entonces el francotirador los agarraba a los primeros. No iban de camuflaje. Ahí te das cuenta de la gente inocente que ha matado”, concluye.

Anuncios

Antes del chavismo la diplomacia venezolana expandía la democracia por el mundo

Por Antonio José Chinchetru

Jueves 28 de junio de 201813:33h
Antonio José Chinchetru (ALN).- El régimen creado por Hugo Chávez y mantenido por Nicolás Maduro destruyó una manera de entender la política exterior. Los veteranos embajadores venezolanos Diego Arria y Fernando Gerbasi recordaron en la Casa de América en Madrid el compromiso de la diplomacia venezolana con los valores democráticos y los derechos humanos entre 1958 y 1998.
La diplomacia venezolana antes de Chávez ayudó a muchos países latinoamericanos / Foto: Casa de América

Ampliar
La diplomacia venezolana antes de Chávez ayudó a muchos países latinoamericanos / Foto: Casa de América

Aunque en las actuales circunstancias pueda costar creerlo, el régimen democrático interamericano es mérito en buena parte de Venezuela. En las décadas previas a la llegada al poder de Hugo Chávez, el país centró la política exterior en la promoción de la democracia y los derechos humanos. Esas ideas fueron expuestas por los diplomáticos venezolanos Diego Arria y Fernando Gerbasi este jueves en la Casa de América en Madrid.

Diego Arria: “Éramos un país igual al más poderoso, porque estábamos cargados de una educación, una cultura de paz, de respeto a los demás, de libertad”

Ambos reflexionaron sobre estas cuestiones en la presentación del libro La diplomacia venezolana en democracia 1958-1998, compilado por Gerbasi. Diego Arria habló de su experiencia como representante de Venezuela ante el Consejo de Naciones Unidas, que llegó a presidir. Dijo que sentía que “éramos un país igual al más poderoso, porque estábamos cargados de una educación, una cultura de paz, de respeto a los demás, de libertad, que me hacía pensar que no éramos menos”.

En opinión del veterano diplomático, en aquella época “compartíamos realmente valores que eran fundamentales para la comunidad internacional”.

Arria destacó algunos logros de la diplomacia venezolana en la década de los 90 del siglo pasado. Se refirió en concreto al papel que jugó Venezuela para que Estados Unidos aceptara adelantar la devolución del Canal de Panamá y para la firma de los acuerdos de paz entre la guerrilla y el Gobierno en El Salvador.

En opinión de Arria, “Centroamérica tiene una deuda impagable con el expresidente Carlos Andrés Pérez”. Y aclaró que “los esfuerzos genuinos por ayudar a la paz en Guatemala, en El Salvador, en Haití, no tienen parangón con ningún presidente de América Latina”.

Para Arria, la política exterior venezolana en democracia fue “de mucho talento, pero al mismo tiempo, muy ingenua”. Aseguró que “no hay un país en América Latina al que nosotros no ayudáramos”. En este sentido, añadió que “tal vez el único país en donde no intervinimos en ese tiempo fue en México”.

Por ello consideró que “la indiferencia de la comunidad internacional sobre la tragedia venezolana es realmente imperdonable”. Puso como ejemplo el caso de la expresidenta chilena Michelle Bachelet, que no quiso hacer gestiones a favor de los presos políticos del chavismo. Pero matizó que las cosas están comenzando a cambiar y ya hay un mayor interés.

Política exterior sin personalismos

Gerbasi, quien fue viceministro de Relaciones Exteriores de Venezuela y embajador en ColombiaItaliaBrasilAlemania y ante Naciones Unidas y las Comunidades Europeas, destacó que en el periodo democrático la política exterior de su país “no respondió a personalismos presidencialistas ni, mucho menos, a sesgos ideológicos. Por el contrario, fue una política de diálogo, no de confrontación. Fue una política de persuasión y de negociación”.

Citando uno de los ensayos del libro y la anterior Constitución de Venezuela, Gerbasi aseguró que “el norte” de la política exterior fue “sustentar el orden democrático como único e irrenunciable medio de asegurar los derechos y la dignidad de los ciudadanos, y favorecer su extensión a todos los pueblos de la tierra”.

Fernando Gerbasi: “Defendimos en todos los foros internacionales la democracia representativa como legítimo sistema de gobierno”

Añadió que “defendimos en todos los foros internacionales la democracia representativa como legítimo sistema de gobierno, los derechos humanos, el principio de autodeterminación y repudiamos, consecuentemente, aquellas formas de colonialismo o nuevo colonialismo que aparecían en la época, ya fuese político, económico o de segregación racial”.

En su opinión, “la defensa de la democracia como principio rector a lo largo de los distintos gobiernos del periodo democrático contribuyó a la constitución teórica y práctica de lo que hoy se conoce como el régimen democrático interamericano, ciertamente, de manera conjunta con la Doctrina Betancourt”.

Citó las palabras del expresidente Rómulo Betancourt para definir la doctrina que lleva su nombre: “Regímenes que no respeten los derechos humanos, que conculquen las libertades de sus ciudadanos y los tiranicen con respaldo de políticas totalitarias deben ser sometidos a riguroso cordón sanitario y erradicados mediante acción pacífica colectiva de la colectividad jurídica interamericana”. Para Gerbasi, esta doctrina “tiene mucha validez, sobre todo hoy en día”.

Una América Latina fragmentada por el chavismo

Carlos Malamud, investigador principal sobre América Latina en el Real Instituto Elcano, comparó aquel periodo con el actual. “Después de la llegada de Hugo Chávez al poder vemos la búsqueda de implantar en toda la región un proyecto hegemónico de la mano o con el apoyo de Cuba”, aseguró en el mismo acto.

Para Malamud, “esto provocó todo lo contrario de lo que teóricamente era el objetivo inicial”. La propaganda del régimen chavista insiste en que busca la unidad y la integración de los países latinoamericanos, pero, según Malamud, “si algo es hoy América Latina, es una región fragmentada”.

Amengual: A 3 meses de la Masacre de Carabobo no hay garantías de que la tragedia no se repita

Armando Amengual, dirigente político // FOTO cortesía

 

El dirigente político Armando Amengual, recordó que esta semana se cumplieron tres meses de la denominada “Masacre de Carabobo” en la que perdieron la vida 68 personas en los calabozos de la Comandancia de la Policía regional.

“Han pasado 3 meses y no hay garantías de que eso no vuelva a ocurrir, la única respuesta del gobernador Rafael Lacava, ha sido un silencio cómplice”, señaló Amengual quien recordó que hasta la fecha, el mandatario regional guarda silencio sobre el caso.

“Nosotros seguiremos alzando nuestra voz para que haya justicia. Hoy pareciera que ese hecho sin precedentes en nuestro Carabobo y en la historia carcelaria de Venezuela sólo le importa a los familiares de quienes murieron allí quemados o como consecuencia de una situación que ni siquiera ha sido aclarada con responsabilidad”, añadió.

Al respecto, recordó que aún se desconocen los resultados oficiales de las investigaciones así como el estado en que se encuentra el caso en tribunales. “No sabemos si los verdaderos responsables están libres o están presos, no sabemos si se han tomado los correctivos para evitar que esto se repita, ha habido un silencio cómplice en todo el caso”.

Armando Amengual indicó que ante esta falta de respuestas por parte del gobernador, la angustia de los carabobeños debe ser mayor “porque el silencio revela la ausencia de una política para tomar correctivos ante la corrupción policial que en parte generó esa situación”.

Sostuvo que lejos de mejorar las instalaciones, “hemos visto situaciones muy irregulares que se han extendido a los módulos policiales como funcionarios golpeando a presos o incluso algunos privados de libertad en retenes, que han sido torturados como ya es de dominio público”.

“El Gobernador debe reflexionar y asumir su responsabilidad en el tema, gobernar es un asunto muy serio, no es solo parranda y show”, insistió Amengual tras recordar que el tema de la seguridad hoy más que nunca exige una política seria y transparente.

Por último llamó a convocar a todos los sectores para buscar una solución al problema que no es político, “se trata de garantizar la seguridad y la vida de los carabobeños”.

 

Revelan detalles sobre nuevas excarcelaciones de presos políticos

El gobernador del estado Anzoátegui aseguró al equipo de Crónica.Uno que se acordó excarcelar a varios presos políticos, entre ellos un grupo de policías metropolitanos, a quienes se les venció su condena tras ser acusados por los hechos de abril de 2002.

Antonio Barreto Sira, gobernador de Anzoátegui, reveló los planes del Gobierno con otros presos políticos.

Junto con sus pares de Táchira, Mérida y Nueva Esparta, el gobernador del estado Anzoátegui, ha sido parte activa en la liberación de varios presos políticos que ha realizado el Ejecutivo Nacional en los últimos días.

El regente del Palacio de los Jardines, como se le conoce al edificio sede de la gobernación anzoatiguense, adelantó al equipo de Crónica.Uno que, en los próximos días, se producirán nuevas liberaciones, entre las que destaca la de un grupo de integrantes de la extinta Policía Metropolitana (PM), acusados por los hechos de abril de 2002.

¿En la última reunión que sostuvo con la ahora vicepresidenta Delcy Rodríguez se trató el tema de los presos políticos? ¿Habrá nuevas liberaciones?

—El Fiscal General Tarek William Saab asumió ahora la dirección de la Comisión de la Verdad y, en los próximos días, se producirán nuevas liberaciones por medio de los tribunales, entre ellas las de varios policías metropolitanos, a los cuales ya se les venció su condena. Seremos llamados próximamente para ser garantes de este proceso.

¿Cree usted que el Gobierno Nacional no le da la celeridad a estas liberaciones?

—Yo se lo señalé al presidente Maduro (Nicolás) en la pasada reunión que sostuvimos a propósito del Consejo Federal de Gobierno, donde él habló de la política de amnistía de Rafael Caldera, de Rómulo Betancourt y de Luis Herrera Campins en su momento. Yo le dije: “Asúmala, usted no necesita garantes, usted tiene la potestad para decretar indultos y amnistías para que Venezuela sienta verdaderamente que queremos reencontrarnos y dar una muestra al mundo de que se quiere cambiar”.

Salvo Daniel Ceballos y Villca Fernández, algunos opositores afirman que aún no se han liberado o se ha dado amnistía a políticos de envergadura como Leopoldo López, Antonio Ledezma, Iván Simonovis y, por el contrario, los llaman traidores por sostener estos encuentros. ¿Cuál es su posición al respecto?

—A donde tenga que ir para que no haya un preso político más en Venezuela, yo voy; el costo que tenga que pagar, lo pago. Yo fui uno de los primeros presos políticos de este gobierno, yo estuve cinco años preso en el país sin poder salir, junto a Leopoldo López. Caímos en las manos de la Contraloría perversa manejada por Clodosbaldo Russián, quien nos inhabilitó; en mi caso por cinco años. Leopoldo y yo, desde la Asociación de Alcaldes, recorrimos todo el país señalando que éramos los primeros presos políticos, pero no los últimos y muchos hicieron silencio. Esta no es la lucha por Leopoldo López. Claro que lo queremos libre, pero también queremos fuera de la cárcel a Lorent Saleh, Iván Simonovis, los policías metropolitanos, a muchos militares que ahora están presos sin causa probable.

Ustedes hablan de nuevas liberaciones; sin embargo, mientras se dan los diálogos, se abren procesos contra nuevas figuras de oposición, como es el caso de Carlos Ocariz, y se rumorea que se abrirá un proceso militar contra María Corina Machado.

—Es que el Gobierno es así. Por un lado te tiende la mano y por el otro te aprieta. Este momento es importantísimo para que los que están en factores democráticos que quieren pescar en río revuelto entiendan que el adversario es uno solo y es el que está al frente, no nosotros. Anzoátegui es un ejemplo, es un estado que se recuperó para la democracia y fue gracias a la unidad. Que no sigamos con posiciones extremistas y radicales, que busquemos el punto de encuentro de las posiciones y volvamos la mirada a 2015, cuando este pueblo nos dio a todos ese gran triunfo y lo tiramos por la borda simplemente por posiciones individualistas y partidistas, por no desprenderse de las ambiciones.

Catalina Ramos: Llevaremos el “Juicio a Maduro” por todo el país

30 junio, 2018
La Coordinadora Nacional de Asociaciones Ciudadanas de Vente Venezuela asegura que este ciclo de foros es necesario para vencer la desinformación sobre los procesos que adelantan en TSJ en el exilio y otras organizaciones.

(Maturín. 29/06/2018) Catalina Ramos, coordinadora Nacional de Asociaciones Ciudadanas de Vente Venezuela, aseguró este viernes que el foro “Juicio a Maduro” llegará a cada rincón de Venezuela y será una forma de vencer la desinformación en cuanto a los procesos judiciales que llevan a cabo el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) legítimo en el exilio, la Fiscal General de la República, la Asamblea Nacional (AN) y organizaciones de derechos humanos a nivel internacional.

“El foro ‘Juicio a Maduro’ es una narrativa sobre el trabajo que viene realizando el TSJ legítimo sobre casos de corrupción y violación de DDHH en Venezuela; también organizaciones como el Grupo de Lima, la OEA y la Unión Europea han documentado cada uno de estos hechos ocurridos en el país”, explicó la dirigente nacional.

Ramos expresó que con esto también se busca la restauración de las instituciones en el país, pues a su juicio, “todas las instituciones están secuestradas por la dictadura y los venezolanos deben saber lo que se está haciendo para lograr la dimisión del régimen”.

“Hay que recordar que el 9 de enero de 2017 se declaró el abandono de cargo de Nicolás Maduro, por lo que actualmente ocupa el cargo de manera ilegítima y más de 50 países no lo reconocen ni a él, ni a la ANC”, acotó.

Al ser consultada sobre su trabajo en Asociaciones Ciudadanas de Vente Venezuela, afirmó que este partido es el único que genera espacios de interacción con la ciudadanía, sin que esto signifique la pérdida de identidad de esas personas con el sector o gremio al que pertenecen.

Finalmente, Catalina Ramos señaló que con Asociaciones Ciudadanas, es posible llegar a las organizaciones que trabajan en las comunidades para superar la crisis. “En las comunidades la gente está clara porque han sufrido y sabe quiénes le han causado tal calamidad”, finalizó.

¿Cuánto poder pierde Nicolás Maduro con Diosdado Cabello?

Share on Facebook
Tweet on Twitter

 

¿Cuánto poder pierde Nicolás Maduro con Diosdado Cabello?

Foto Archivo

En teoría, según el argumento del régimen chavista-madurista, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) tiene poderes ilimitados. Incluso por encima del mismísimo presidente, quien hace casi un año se subordinó a ella. De ser así, Diosdado Cabello, que ahora preside la ANC, es hoy más poderoso que Nicolás Maduro. Pero la realidad es bien distinta. El poder en Venezuela lo tiene quien posea el respaldo del Alto Mando militar y el control de los cuerpos de represión. Esos los tiene Maduro. No obstante, la ANC es una ficción que puede perturbar, y mucho, al poder real. Pero en las dictaduras siempre hay un solo dictador, no dos. De lo contrario uno eliminará al otro. Así lo reseña alnavio.com

Por Pedro Benítez

Corría el año 2013, presidia la Asamblea Nacional (AN) venezolana (por entonces de mayoría chavista) Diosdado Cabello, que a su vez ya era vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Foto Globovisión. Asamblea Nacional Constituyente.

En medio de una situación de mucha tensión política por los cuestionamientos que la oposición hacía a la validez de los resultados electorales de abril de ese año, según los cuales (en números del Consejo Nacional Electoral, CNE) Nicolás Maduro derrotó por estrecho margen al candidato de la unidad opositora, Henrique Capriles, Cabello organizó una golpiza por parte de la mayoría chavista en el Parlamento contra algunos de sus colegas opositores, en pleno salón de sesiones. El hecho fue de una violencia inusitada y transmitido por las cámaras de televisión.

Al lector no acostumbrado a la realidad política venezolana este recuento le puede sonar insólito e inverosímil. A los venezolanos que entonces lo vieron luego por distintos medios también. Nunca antes en la vida parlamentaria venezolana había ocurrido algo parecido, con excepción del “Asalto al Congreso” en 1848, un suceso sangriento que sólo recordaban los historiadores.

Para leer la nota completa pulse Aquí

Home  En la calle  Militares venezolanos y cubanos se adiestrán en Nicaragua

Militares venezolanos y cubanos se adiestrán en Nicaragua

Share on Facebook
Tweet on Twitter

 

El Nuevo Diario

La Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó este viernes el ingreso de militares de Cuba, Rusia, Venezuela, Estados Unidos, entre otros países, para realizar operaciones de adiestramiento e intercambio de experiencias. EFE

Asamblea Nacional de Nicaragua

La decisión de la Asamblea Nacional nicaragüense, de mayoría oficialista, causó polémica en el país centroamericano, que se encuentra en una crisis sociopolítica; que ha dejado al menos 285 muertos, a causa de la represión a protestas contra Ortega, según organizaciones humanitarias.

Duque invitó a otros países abandonar Unasur por ser cómplice del régimen venezolano

A Nicaragua también podrán ingresar militares de El Salvador, Guatemala, Honduras, México, República Dominicana y Taiwán.

Los soldados extranjeros visitarán Nicaragua con fines de “adiestramiento, instrucción e intercambio de experiencias y ejercicios militares de carácter humanitario y la salida de tropas, naves y aeronaves nicaragüenses fuera del país durante el segundo semestre del año 2018”, según el permiso aprobado.

Resultado de imagen para represion en nicaragua

De la misma manera los diputados dieron vía al entrenamiento de militares nicaragüenses en México, Panamá y Rusia, en el mismo semestre.

A pesar de la polémica, el ingreso de tropas extranjeras a territorio nicaragüense es aprobado cada 6 meses por la Asamblea Nacional, independientemente del contexto político.

Resultado de imagen para represion en nicaragua

Desde el 18 de abril pasado Nicaragua traviesa la crisis más sangrienta desde la década de los años 1980, también con Ortega como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.