Categoría: Actualidad

“Bochinche electoral de fraudulenta ANC procura retiro de la unidad de elecciones regionales”

AGOSTO 16TH, 2017 Analítica ANALÍTICA

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

“Bochinche electoral de fraudulenta ANC procura retiro de la unidad de elecciones regionales”ACTUALIDAD

Sergio Graffe/Foto: Corresponsalía

SIGA LEYENDO
El Pastorcillo Rojito y el Lobo Trump
Capriles: elecciones están en la Constitución y son una oportunidad de lucha
Dirección de Educación: Fueron abonadas becas estudiantiles en Trujillo

Daniel Murolo – Miranda.-

@dmurolo

Para el politólogo Sergio Graffe la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) está realizando una lectura inadecuada y alevosa del artículo 349 de la vigente Constitución, con la única intensión de “complicar” el panorama y procurar el retiro de los candidatos de la unidad a las próximas elecciones.

Reseñó que el referido articulo dice que “los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente” y se refería exclusivamente al 347 en cuanto a que el pueblo puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente “con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución”.

-Sin embargo en esa convención del Psuv se están tomando decisiones que no tienen relación con el expreso mandato constitucional sino que la están utilizando para crear condiciones artificiales mediante un “bochinche electoral” que procura que la Unidad desista de participar en las elecciones regionales y dejarlas todas al oficialismo por abandono de la competencia.

La Constitución Nacional establece que en Venezuela existen cinco poderes con plena autonomía e independencia unos de los otros; “por tanto, en ningún lado está contemplado la subordinación de los poderes a una Asamblea Nacional Constituyente sino que a lo más `no podrán impedir sus decisiones,´ pero de forma insólita el Poder Electoral acató la decisión de adelantar las elecciones regionales para octubre en contra del 10 de diciembre como inicialmente lo había programado el organismo electoral”.

Explicó que otras dos medidas que están pendientes y que son tan graves como la anterior es que se le podría solicitar una constancia de buena conducta a los candidatos opositores a las gobernaciones de estados para que la Comisión de la Verdad designada por la “fraudulenta ANC evalúe” sin son merecedores de la postulación a menos que “no hayan sido promotores de la violencia” de los últimos meses en Venezuela.

La segunda –explicó Graffe- es que la sustitución de un candidato sólo sería posible si es por otro que haya sido igualmente postulado, pero no por otro nuevo; aunque la Ley Orgánica de Procesos Electorales establece que una sustitución es válida cuando una persona cumple con los requisitos exigidos, indistintamente de si había sido postulado o no. Estas dos decisiones se complementan porque La Comisión de la Verdad podría inhabilitar por “mala conducta” a varios candidatos que postule la Unidad y no se podrían reemplazar por otro, lo cual establece las condiciones para que el madurismo gane muchas gobernaciones por for feit político de sus adversarios.

-Este “bochinche electoral” orquestado por la fraudulenta ANC genera unas condiciones muy complicadas y de difícil cumplimiento por parte de la Mesa de la Unidad Democrática debido a que en el momento que es avalado y acatado por el CNE, la decisión de participar en las elecciones regionales se convierte en una “espada de Damocles” para la oposición mayoritaria porque insistir en la convocatoria al voto implica un tácito reconocimiento de los mandatos de un cuerpo legislativo (ANC) que se considera fraudulento pero como ya el organismo electoral oficial está actuando en plena subordinación a ese poder “superior”, lo que queda es seguir insistiendo “hasta más no poder” en las elecciones regionales o hasta que haya que cambiar los métodos de lucha por el reconocimiento del régimen de no reconocer los resultados electorales del próximo octubre.

Cree que si la conducción política de la Unidad y el sentimiento mayoritario de cambio de los venezolanos no van unidos en esta oportunidad electoral implica que el gobierno habrá hecho un trabajo efectivo para incentivar la abstención y no podríamos comprobar que los supuestos 8.1 millones de votos en la tal Constituyente “fueron un fraude continuado desde su convocatoria hasta la elección de sus integrantes; pero lo más grave y lastimoso es que no podríamos comprobar que somos una mayoría aplastante, en contra de todos los obstáculos del gobierno”.

-El gobierno está acorralado y la ruta electoral lo acorrala más. Lo demás es puro voluntarismo de parte de los “guerreros del teclado”, vivan aquí o afuera.

Con un ejército de troles el gobierno cubano libra una guerra para evitar noticias negativas

Actualidad

Tener cuentas falsas en las redes sociales, vigilar lo que se dice de Cuba en internet y estar atento para responder a cualquier comentario en contra del gobierno castrista. Conoce la estrategia de los troles cubanos para defender la isla en internet.

Por Univisión | 15 de agosto, 2017

gmail-640-por-417

Fotografía de Adalberto Roque para AFP

univision-150editadoLA HABANA, Cuba.- Es sábado en la tarde y Rodríguez está en la sala de su casa en short y sin camisa. Tiene un trago de ron en la mano. Ve un partido de la liga española de fútbol que transmite la televisión cubana junto a su primo y dos vecinos. A un par de metros del televisor, hay una mesa de madera. En ella, una botella Havana Club 3 años con varios vasos de cristal, una lata de refresco de Cola y un plato plástico con chicharrones. También hay dos cajas de cigarros marca Popular, una de ellas con filtros.

Messi anota un gol para el Barcelona. Minutos después, la mesa retumba. Es el celular de Rodríguez que vibra y hace menear con cada timbre a la botella y los vasos de cristal. El plato con chicharrones ni se inmuta.

Rodríguez toma el celular y le mira la pantalla. Su rostro cambia. Se va al balcón y habla unas pocas palabras. Cuando termina la llamada, se va directo al cuarto. Sale con pantalón y pulóver puestos. “¿A dónde vas?”, le pregunta el primo. “Tengo que ir a trabajar, publicaron un artículo sobre Cuba en internet y habla mal de Fidel (Castro)“, le contesta Rodríguez.

Rodríguez no se llama Rodríguez y es un funcionario del Ministerio del Interior aunque siempre viste de civil. Trabaja en un departamento de esa institución que prefiere no decir, pero que, según él, “se dedica a velar el ciberespacio cubano”.

” Nosotros no atacamos ni hackeamos las cuentas en las redes sociales ni los sitios webs, solo estamos pendiente de lo que se publica sobre Cuba en internet. Lo que hacemos es revisar continuamente las matrices de opinión y, en caso de que sean negativas, ripostamos con los cibercombatientes”, dice.

Diariamente, Rodríguez y su tropa se encargan de navegar y buscar las publicaciones más polémicas y subversivas relacionadas con Cuba. Cuentan con una lista que agrupa a los blogs, las agencias y medios de prensa extranjeros, los sitios webs de la prensa no estatal y los de la oposición, así como las personas naturales de interés en las redes sociales que son “más insidiosas”, explica.

“Limpiar la imagen de la justicia en internet”

Rodríguez tiene tres perfiles en Facebook. El real, donde no publica casi nada y que solo utiliza para no perder el vínculo con sus amigos que se han ido del país, y dos falsos que usa para defender “las posturas de Cuba a quienes intentan denigrar la imagen de la revolución”.

Los troles se crean perfiles falsos en las redess sociales para defender la revolución en internet. Fotografía de AFP

Los troles se crean perfiles falsos en las redes sociales para defender la revolución en internet. Fotografía de AFP

En el último período ordinario de debates en el parlamento cubano, Maimir Mesa, ministro de Comunicación, deslizó algo sobre el tema cuando dijo ante el plenario: “El desarrollo del sector debe convertirse en un arma para la defensa de la revolución y para garantizar la ciberseguridad frente a los riesgos y amenazas de todo tipo”.

“Para lograrlo deberán implementarse un grupo de acciones, como instrumentar el sistema nacional de seguridad y perfeccionar los mecanismo de gestión”, añadió.

Según Rodríguez, denigrar la revolución es “desde un post que critique alguna medida del gobierno, como por ejemplo la situación del transporte urbano, o el enjuiciamiento público de alguna de las figuras del gobierno cubano o cualquier comentario a favor de los Estados Unidos”.

Rodríguez, además, tiene dos cuentas falsas en Twitter, otra en Instagram y una en Google plus, pero esta última nunca la ha usado. “Yo no tengo tanta actividad en las redes sociales pero mis subordinados sí. La mayoría de ellos tienen varias cuentas en cada red y están constantemente posteando. No se trata solo de responder, sino también de mostrar lo que es Cuba, dar a conocer nuestros logros. No hay que esperar a que nos den para dar”, dice Rodríguez, quien no quiere revelar la cantidad exacta de cibercombatientes que dirige.

“Los cibercombatientes es hoy una de las principales misiones del país. Internet es un campo de batalla más y ahí tampoco podemos dejar que nos penetren”, apunta Lázaro Benítez, oficial de la Dirección Técnica y de Servicios del Ministerio del Interior.

Los “guardianes” del ciberespacio cubano no solo existen en el Ministerio del Interior. La mayoría de las instituciones estatales cubanas también realizan la misma labor añadiéndole al objeto social de sus trabajadores la misión de “combatir” en internet.
Durante dos años y hasta hace poco, Sonia Cot trabajó en el Tribunal Supremo Popular de Cuba y fue una de las fundadores de la brigada de cibercombatientes de la institución.

“Todo comenzó con una reunión donde escogieron a las personas más capacitadas políticamente y a las que tenían el conocimiento adecuado para poder limpiar la imagen de la justicia y los tribunales cubanos en internet”, dice.

Cot también cuenta que los primeros escogidos fueron los jueces y que luego se fueron sumando algunos jóvenes, que los informáticos le facilitaron el acceso a internet a los seleccionados y que después les entregaron unas listas con los medios de comunicación que más trataban el tema.

“Teníamos que hacer informes de lo que habíamos encontrado negativo en internet y de cómo habíamos respondido. Me di cuenta que se dicen muchas mentiras de Cuba”, explica.

Comandos de defensa en cada ministerio

En el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) sucede igual. Ricardo Gálvez es anestesiólogo del hospital Calixto García y dice que desde principios de año a todos los trabajadores de la institución les dijeron que el estado cubano pidió su colaboración “para combatir en internet a los contrarrevolucionarios”.

la-habana-640

Más de una decena de aplicaciones para burlar los costosos accesos a la red pública WiFi se han popularizado en la isla y algunas personas se dedican ilegalmente a vender tarjetas de acceso en esos puntos para obtener una ganancia. En la imagen, la mayoría de los asistentes a la presentación gratuita de los Rollings Stones el 25 de marzo de 2016 en La Habana usan sus teléfonos para tomar fotos del concierto. Fotografía de Ueslei Marcelino para Reuters

Gálvez se refiere a una resolución interna de su ministerio que se filtró a la prensa internacional el pasado 31 de enero por Alfredo Rodríguez Díaz, director de informática y comunicaciones del MINSAP. En una de sus líneas, el documento dice: “Es misión de los activistas y cibercombatientes estar alertas ante la divulgación de noticias que puedan afectar a la revolución”.

Otro de los objetivos de los cibercombatientes es insertarse en la llamada blogosfera cubana y desde allí posicionar mensajes alegóricos a la revolución y participar de manera activa en los debates públicos que tienen lugar en ese escenario.

“No se trata solo de rebatir lo malo, sino de aportar y ayudar a los blogueros a no desvirtuarse, se trata de evitar por todos los medios de no mostrar al enemigo nuestro lado flaco”, dice el oficial Rodríguez que se encarga de mantener actualizados con periodicidad un par de blogs en los que por ningún lado sale su verdadero nombre.

“Entre nosotros y el resto de las instituciones que trabajamos en conjunto en esta tarea del país tenemos decenas y decenas de blogueros insertados en la blogosfera”, dice.

En pleno verano en Cuba, Rodríguez siempre lleva un abrigo amarrado a su cintura o cruzado por todo el torso con un nudo en las mangas. Donde sea que trabaje, debe arreciar el frío. Dice que “todo se hace en una sala de navegación” que “no es la única del país”.

Raiko Hernández, quien formó parte de las brigadas de cibercombatientes de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), lo confirma.

Graduado en 2012 de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), academia fundada por Fidel Castro en 2002 como parte de una campaña política denominada “batalla de ideas”, Rancés dice que trolear era parte de sus tareas en la universidad. “No una asignatura, pero sí un pedido de la dirección”, matiza.

Alina Entenza se graduó en la UCI y decidió quedarse impartiendo clases en la propia universidad. Lleva 4 años trabajando en uno de los claustros de profesores. “Hoy en internet se libra una de las batallas más importantes de nuestros tiempos y nosotros en la UCI tenemos esa responsabilidad. Los cibercombatientes no son más que los nuevos revolucionarios cubanos”, dice Entenza.

Cuando Hernández cursó sus 5 años de carrera, la UCI no era la ciudad escolar deteriorada que es hoy. “Teníamos todas las condiciones, comida, tecnología, buenos dormitorios y estábamos descubriendo internet. Lo que nos pidiera lo íbamos hacer. Nos dieron una PC, conexión y nos dijeron: Esto es una operación y, cada dos días, al menos durante una hora hablen bien de Cuba y fájense con los que hablan mal. Para nosotros eso era un juego”, dice Raiko.

La UCI es una universidad diseñada para que sus 10,000 estudiantes produzcan softwares y servicios informáticos a partir de la vinculación de la docencia y el trabajo como modelo de formación. De ahí que cuente con decenas de laboratorios repletos de computadoras conectadas a internet.

“Había algunos laboratorios a los que no teníamos acceso y a los que solo iban profesores y gente del Partido (Comunista). Oí a varias personas decir que de esos laboratorios salían las directrices que el Ministerio de Comunicaciones ponía en práctica con la ciberpolicía”, dice Raiko.

Meses atrás, el cantautor Silvio Rodríguez sufrió un percance y publicó en su cuenta de Facebook: “Desde ayer en la tarde no tengo servicio de Internet personal. Coincidentemente han llamado a Ojalá -su sello discográfico- del Ministerio de Comunicaciones para informarnos que hemos sido seleccionados para una inspección. Nos han comunicado que además vendrán con la ORI (nos aclaran que es una suerte de policía informática). Espero continuar el blog en breve”.

Más tarde agregó: “La interrupción de mi internet personal fue un cable roto que ya me arreglaron. Veremos en qué consiste la inspección a Ojalá y que nos dice la policía del ciberespacio….”.

En el debate sobre la tecnología y la informatización del país en el último pleno de la Asamblea Nacional, Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros y quien suena como sucesor de Raúl Castro en febrero próximo, dijo: “Los enemigos de la revolucióndesarrollan una hostil campaña para presentar a Cuba como un país desconectado”.

Pero datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) demuestran que en Cuba, una isla de más de 11 millones de habitantes, solamente acceden a internet de manera legal cerca de 4 millones de usuarios en la nación y que sólo alrededor del 7.1 % de los hogares están conectados a la red.

No obstante, Díaz-Canel aseveró que “en 2016 la nación tuvo un crecimiento considerable en la penetración de internet de un 346%, lo que expresa la voluntad política del Gobierno para avanzar en esta esfera, en un contexto complejo”.

El vicepresidente cubano números sustenta sus números en la reciente puesta en función de más de 630 salas de navegación y más de 370 sitios públicos con conexión inalámbrica wifi.

Sin embargo, en una nación donde el salario promedio estatal de un ciudadano es de aproximadamente 740 pesos cubanos -equivalente a 30 dólares mensuales- y una hora de internet cuesta 1.50 dólares en las zonas wifi, el acceso a internet todavía está lejos de ser universal para los cubanos.

Mientras tanto, cada mes Rodríguez tiene que informarles a sus superiores de las personas y los medios de prensa que más daño le están haciendo a la imagen de Cuba y los temas que tienen que intentar posicionar en las redes sociales con las distintas brigadas de sus cibercombatientes.

“Siempre la etiqueta de #Cuba es trending topic y está bien respaldada en las redes, ese es nuestro trabajo”, dice Rodríguez mientras continúa “su batalla en internet” con un fúsil potente que le ha otorgado gratis el estado frente a quienes tienen dificultades para conectarse. David contra Goliat.

Sergio Bitar: “Uno no gana con ética en la política, gana con poder”; por Hugo Prieto

Actualidad

Por Hugo Prieto | 13 de agosto, 2017

Sergio Bitar retratado por Freya León

Sergio Bitar retratado por Freya León

A veces hay que regresar a un planteamiento que se olvida o casi desaparece en medio de una lucha política que tiene tantos altibajos como escaramuzas y desafíos. Sergio Bitar, es un político chileno, amigo de Venezuela, que formó parte de la coalición opositora que finalmente restauró la democracia en Chile, luego de la feroz dictadura de Augusto Pinochet.

Bitar, además de ser uno de los principales referentes dentro del Partido por la Democracia de Chile, es coautor —junto con Abraham Lowenthal— del libro Transiciones Democráticas, una investigación minuciosa que da cuenta del salto del totalitarismo y la opresión a la democracia en seis países de todo el mundo. Su testimonio, no es solamente el producto de una legítima inquietud intelectual, Bitar vivió exiliado en Venezuela, incluso tiene familia en el país. Así que tiene una visión clara de lo que aquí ocurre. Lo que no le impide recordar en varias oportunidades y por diversas razones —en correspondencia con la complejidad de la política y su intención manifiesta de no inmiscuirse en asuntos internos de otro país. “No pretendo darle lecciones a nadie”, dice Sergio Bitar al otro lado de la línea telefónica.

Transiciones Democráticas perfila claramente — en sus 656 páginas— la importancia que tiene la lucha no violenta en contra de los gobiernos de fuerza, en algunos casos típicas dictaduras latinoamericanas (Brasil y Chile); en otros, gobierno totalitarios como Polonia o incluso regímenes racistas y opresivos como Suráfrica. Cada país siguió un camino diferente —mejor sería hablar de viacrucis— que si bien condujo a la democracia, exigió un esfuerzo titánico de la sociedad en su conjunto y de la dirigencia política.

Curzio Malaparte escribió el libro, Técnica del golpe de Estado (1931) que resume lo que hay que tener para asaltar el poder. Pero no se ha escrito un libro equivalente, por decirlo de algún modo, que sirva de manual para deshacerse de una dictadura. En su libro se señalan algunas claves y elementos comunes coadyuvantes a los procesos de democratización, ¿podría mencionar algunas?

Nosotros presentamos en Venezuela un libro que se denomina Transiciones Democráticas (2016), que ya se ha traducido a siete idiomas. Revisamos nueve países y entrevistamos a 13 presidentes que lideraron las transiciones. Identificamos una serie de cualidades y características de los procesos que van de las dictaduras a las democracias. Sobre esas bases, uno puede deducir varios rasgos comunes en todas estas luchas. Una de ellas es el diálogo político, que aparentemente no ha dado resultados en el caso venezolano. En Polonia, Suráfrica, Ghana y Filipinas se llegó al diálogo, tanto para aglutinar a las fuerzas de la oposición como a los sectores moderados de las dictaduras. Algunos de esos encuentros se hicieron en privado, lo que permitió que se conociesen los interlocutores y crear confianza, así como llegar a la convicción de que ninguno podía por sí solo solucionar el conflicto político. No veo esa función abierta en Venezuela, ni que esa acción la puedan generar factores internos.

Ciertamente, el diálogo entre gobierno y oposición no ha funcionado en Venezuela. ¿Qué otros elementos identificaron?

Un segundo rasgo, presente en la mayoría de los casos, es la movilización social, que aunado al intento de conversar y dar con una salida (caso surafricano, chileno brasilero y polaco), jugó un papel fundamental para sacudir al régimen, arrinconarlo y mostrar poder. Diría que las movilizaciones, a fin de cuentas, es el único poder que tienen las fuerzas democráticas sociales. Un tercer factor, que es muy importante y es común a todos los países analizados, es la unidad opositora, que se expresa para estar presente con los movimientos sociales y vincularse con ellos. De tal forma que haya una sola fuerza democrática, política y social. Un cuarto factor es que se tenga una estrategia común, que siempre es difícil, aunque parece ser una condición sine qua non (casos de Polonia, Suráfrica, Chile; en menor medida en Brasil), pero que sólo aparece cuando se asientan los liderazgos y entre ellos surge una individualidad, un líder, que se gana la confianza ciudadana y facilita ese tipo de entendimientos.

Sergio Bitar retratado por Freya León

Sergio Bitar retratado por Freya León

¿Cómo se conjugan esos factores en el cambio político?

En los países que han salido adelante y han tenido éxito está presente un quinto factor, igualmente importante; en todos ellos se intentan cambios constitucionales. Ese es un tema crucial. Y lo que resulta como conclusión, presente en todos los países, es que hay una base de acuerdos en el procedimiento para reescribir (o reformar) la Constitución. Eso llega a ser, incluso, más importante que el contenido mismo del texto final de la Constitución, que tiene que resguardar los derechos de las minorías. Suráfrica es uno de los casos más interesantes y debe ser analizado. Se llega a un acuerdo de 30 criterios; se hacen elecciones presidenciales; se crea un tribunal constitucional y cuando el parlamento aprueba la Constitución definitiva, se somete a revisión de acuerdo con los 30 criterios convenidos. Pero todas estas materias son muy propias de cada país, que necesariamente difieren unos de otros. A grandes rasgos, son los factores generales que uno pudiera enumerar.

El gobierno de Nicolás Maduro ha utilizado el diálogo como una herramienta para ganar tiempo y la construcción de una fuerza política y social unitaria en Venezuela ha resultado muy difícil. Los acercamientos entre la oposición y el chavismo crítico apenas dan sus primeros pasos. ¿Cómo se podría avanzar bajo ese marco?

Recurriendo a ejemplos internacionales, que podría ser una forma indirecta de opinar sobre Venezuela y sin pretender dar consejos, porque cada realidad es diferente y muy compleja, yo diría que una tarea crucial del liderazgo es convenir una unidad y una estrategia, porque si no hay una estrategia común y se dividen las fuerzas opositoras, el régimen consideraría que puede permanecer y la gente se acerca menos a esas fuerzas opositoras. Por ejemplo, en Chile —y lo vimos también en el caso de Polonia antes de la caída del Muro de Berlín—, se plantea un desafío muy grande a las fuerzas políticas. ¿Cómo nos deshacemos del régimen? En el caso chileno no pudimos a través de la movilización social. Había la figura del plebiscito en la Constitución de la dictadura para ver si Pinochet se quedaba ocho años más. Esa fue una decisión extremadamente difícil desde el punto de vista político. Había un sector que decía. ¿Ustedes están locos? ¿Cómo van a pretender que un dictador va a aceptar los resultados de una consulta electoral? Y otro que decía. No tenemos más opción ¿Qué hacemos? ¿No vamos al plebiscito? ¿Continuamos con una movilización que le puede dar armas a la dictadura para que siga reprimiendo? Finalmente, y después de una decisión muy compleja, vamos al plebiscito. Pero antes nos planteamos crear un sistema de conteo de votos y de observadores internacionales. Y ahí entra, de una manera muy importante, el apoyo internacional de las organizaciones mundiales y de los países democráticos.

¿Qué fue lo que ocurrió en Polonia?

Se presentó una situación parecida, aunque por otras razones. Antes de la caída del muro, la situación es inmanejable y el régimen del general Jaruzelski propone que se elija un tercio del parlamento donde pueda competir la oposición, los otros dos tercios están asegurados para el gobierno, la crisis opositora también fue grande. ¿Qué hacemos acá? ¿No participamos? Siguieron conversaciones, incluso con sectores del régimen que advertían que todo llegaba a su fin y había que abrirse y se convino también y paralelamente la elección de un senado, donde las fuerzas políticas podían participar en igualdad de condiciones. Resultado: la oposición gana todo el senado y un tercio de la cámara de diputados. El efecto inmediato es que los sectores que estaban aliados con el partido comunista polaco se dan cuenta del desequilibrio, se salen de la coalición y se llega a un segundo entendimiento previo a la caída del muro. Ahí hay dos casos en que la decisión de ir a competir es muy difícil. Un tercer caso es el de Egipto, donde los sectores seculares deciden no ir a una constituyente que estaba convocada por los Hermanos Musulmanes. El resultado fue bastante negativo, como sucedió en el parlamento venezolano (2005) cuando no concurre la oposición. Allí hay otras circunstancias internacionales que guardan parecido al debate actual que hay en Venezuela frente a la elección de gobernadores.

Aquí hay un doble dilema. Por un lado, la oposición no participó en “la constituyente presidencial” — la ex fiscal Luisa Ortega Díaz dixit—, porque era espuria y no fue convocada por el pueblo y después está el riesgo que se corre en las bases de apoyo social al enviar una señal equivocada, un mensaje confuso, al participar en una elección convocada por un régimen francamente dictatorial. ¿Ir o no ir? Esa es la cuestión. ¿Usted qué cree?

La gran batalla, el gran tema, es: ¿Qué opción tengo, si tomo la opción A o la opción B? Luego, si decido ir, ¿En qué condiciones voy o por cuáles condiciones batallo para obtener resultados? Yo no conozco experiencias exitosas en que la gente no concurra a un proceso electoral, más bien desanima. Ir, aún en las peores circunstancias, da fortaleza política. También hay que entender que la política no es pura ética. Uno no gana con ética en la política, gana con poder. El poder para una fuerza política de oposición como la venezolana son los votos, no hay otro, digamos, que sea más relevante. El segundo poder, que hay que valorar hoy día, es que el tema venezolano pasó a ser un asunto latinoamericano. En mí país está en la prensa todos los días. No es un debate sobre la democracia venezolana. Esto pasó a ser un debate sobre las dictaduras y sobre las democracias en la región. De manera que el respaldo internacional que Venezuela ha conquistado hoy en América Latina, en la Unión Europea, nunca había tenido tal envergadura, es muy potente. Eso tiene que acompañar a la oposición venezolana y contribuir para que se establezca condiciones que impidan el fraude. Lo más importante ahora, conociendo la historia reciente de Venezuela, es que no se prohíba elegir o que no se pueda inscribir candidatos en ciertas regiones que son muy grandes. Esa es la batalla principal. El dilema sería ¿Cómo logramos mejores condiciones para una consulta electoral que nos prepare, que nos movilice, en el momento en que habrá de producirse la convocatoria a una elección presidencial? Eso introduce unos matices que son muy difíciles de resolver, pero cabe la pregunta: ¿La experiencia de no concurrir a las elecciones parlamentarias de 2005 fue buena?

No, fue muy negativa y las consecuencias aún pesan en la vida política del país.

A los tres o cuatro días uno dice el gobierno empieza a hacer lo que quiere y no se pregunta ¿Y ahora qué hago yo? Yo sé que es difícil y no puedo dar una opinión. Pero si hay una circunstancia parecida a la de mi país, yo me jugué por el plebiscito con alta desconfianza. Pero no tenía otro camino.

41

Sergio Bitar retratado por Freya León

Estas elecciones se plantean después de cinco meses de movilizaciones en la calles, de protestas, de enfrentamientos, que han dejado un saldo de 114 personas fallecidas y miles de detenidos arbitrariamente. Realmente es muy difícil ir a unas elecciones que podrían convalidar la constituyente de Maduro y también legitimar su gobierno. Es muy dilemático.

Es difícil ver una luz en el caso venezolano por la tragedia política, moral y económica que uno observa, que vive, y que duele de corazón para quienes vivimos exiliados y tenemos familia venezolana. Mirando desde la distancia, la movilización de la sociedad venezolana ha cambiado el respaldo mundial, ha mostrado que su régimen no es democrático, que apela a una fachada democrática, para ir destruyendo los mecanismos de la democracia. Ese es un cambio muy importante. En la lucha de corto plazo, en los procesos de recuperación, tal vez uno no aprecie la entidad que tiene la democracia en el pueblo venezolano. Pero yo estoy seguro, como ocurrió en cierta forma acá, que las nuevas generaciones van a transformar el país, van a construir un liderazgo muy distinto. Ahora, el camino es doloroso y es difícil. Pero ese cambio se está gestando, aunque uno no vea la luz. Hay un espíritu, una fuerza muy grande. Lo otro, admirable e importante, es que a pesar de la represión de las fuerzas del Estado, el pueblo venezolano ha persistido en la necesidad de buscar salidas democráticas. Aunque el proceso demore, es preferible a una intervención de los militares, porque uno sabe cuando entran, pero no cuando salen. ¿Ahora, es posible hablar con sectores del chavismo originario, que ven que Maduro está enterrando al chavismo, porque al final es eso? ¿Se puede conversar con ese sector? No lo sé, pero en la estrategia, uno tiene que tenerlo presente.

Lo otro, no ir a las elección regionales, como lo han planteado sectores de la oposición, es entregarle 23 gobernaciones a un gobierno cada vez más dictatorial.

Si eso ocurriera, yo creo que sería un obstáculo mayor para las elecciones presidenciales. Si uno pone como objetivo estratégico luchar por la vigencia de la Constitución, luchar junto con todos los respaldos internacionales, para que al final se materialice una elección presidencial, el paso por las elecciones a gobernadores, aunque sean torcidas por el régimen de Maduro, es un paso que ayuda a llegar al otro. Lo que hay que tratar, a mi juicio, es que esta elección sea lo más ecuánime posible, con respaldo de terceros, que puedan escuchar a la gente, a todos, incluido el 20% ó 30% de venezolanos que mal que bien piensan que Maduro está defendiendo el legado de Chávez. Lo otro a tomar en cuenta es que si bien el deterioro económico juega muchas veces a favor de la oposición, no es porque la gente sea opositora. También ir en sincronía con ese sentimiento de resolverle los problemas a la gente, esa es una estrategia que ha seguido la oposición, que no hay que perder de vista. A nivel regional es mucho lo que se puede hacer alrededor de ese punto.

Sobre Venezuela pende la amenaza de las sanciones que podrían aplicar casi todos los países de Europa y del Hemisferio Occidental. La economía venezolana está desquiciada, con una inflación fuera de control y un desabastecimiento acelerado de bienes primarios. Las sanciones serían lo más parecido a una espada de Damocles sobre el pueblo venezolano. Si esas sanciones no tienen resultados políticos, pues sería el infierno.

Mi experiencia internacional, digamos, de los casos que conozco y de la propia experiencia chilena, que viví como senador y ministro, en fin, como exiliado, es que aplastar al pueblo no conduce a la democracia, nunca, y por lo tanto un pueblo que se siente en una situación en la que no puede ni caminar porque perdió peso, porque no puede comer ni comprar sus remedios y está enfermo, no tiene capacidad de lucha democrática. Yo creo, en ese sentido, que es muy importante mantener el espíritu vivo y que vengan medidas adicionales a darle justificación al régimen actual para culpar de algo que es falso, que son las potencias extranjeras, la burguesía nacional, la que han destrozado la economía, darle ahora ese argumento, resultaría un error político mayor. No soy partidario para nada que se recurra a medidas contra Venezuela y el pueblo venezolano. ¿Qué se tomen contra personas? Está bien si están vinculadas al narcotráfico o a delitos diversos. Pero lo otro no me parece y no creo que América Latina tenga el poder de hacerlo tampoco. Yo creo, además, que hay que despejar algunas dudas internacionales y como chileno aprovecho para decírselo.

¿A qué se refiere? porque la visión del gobierno es binaria. Aquí hay una lucha entre el Imperio estadounidense y la revolución bolivariana.

Cuando voy a allá y escucho las interpretaciones de la televisión venezolana, absolutamente ideologizadas y falsas y cuando además acuden a la figura de Allende para justificar lo que está sucediendo… Yo, como ministro de Allende, quiero decir que esto es una gran falsedad. No hay ningún paralelo entre Maduro y Allende. Es una farsa lo que está haciendo el régimen venezolano, al plantear una similitud. Allende fue un hombre impecablemente democrático toda su vida, toda su carrera fue de democracia, siendo dirigente estudiantil, diputado, presidente del Senado y candidato a la presidencia en cuatro oportunidades. Nunca se tocó en Chile a la prensa. Nunca se tocó al parlamento, nunca se tocó a la justicia. Nunca se interrumpieron elecciones. Todas las organizaciones sociales —estudiantiles, obreras, empresariales— funcionaban dentro de la Constitución. Comparar eso con un régimen que se parece cada vez más al de Pinochet es algo que se tiene que señalar a lo interno.

Fotografía de Freya León

Fotografía de Freya León

La izquierda latinoamericana ha tenido una actitud cómplice frente al gobierno de Maduro. ¿Cómo puede la izquierda identificarse con un régimen impresentable, que ha violado los Derechos Humanos y niega elecciones?

Hay un cambio importante en el diagnóstico que ha hecho la izquierda latinoamericana con respecto al gobierno de Maduro. Uno podría decir, hace cinco años, aquí hay un sector blando. Hoy, los sectores que se denominan de izquierda en la región y respaldan a Maduro, son minoría. Esto no es lo mismo que antes. Lo segundo es que el lenguaje antiimperialista, el discurso anti burguesía, incide en las izquierdas más ideologizadas, más radicalizadas, que son rémoras, que son frases vacías. Si ese argumento valía cuando las dictaduras estaban extendidas por toda América Latina, en los años 70 y 80, en los que había además una política norteamericana de dominación, uno no podría decir que la crisis venezolana obedece al hecho de que le quitaron el petróleo a Venezuela o que no lo pueden vender. En el caso chileno, nos embargaron el cobre. No podíamos vender el cobre ni comprar repuestos, había Guerra Fría. Por eso, esa izquierda ya no tiene mucho sostén conceptual. Pero existe en democracia. Yo diría que Venezuela es un tema de todos los demócratas latinoamericanos y de un sector creciente de las izquierdas, que ve que venirse con el vocablo del socialismo del siglo XXI arruina toda vocación democrática de los partidos verdaderamente progresistas.

Desde lejos, que opinión tiene: ¿El régimen de Maduro se parece más a la Cuba de Fidel Castro o al Chile de Augusto Pinochet?

Yo lo veo por su origen, electoral y democrático, y por su evolución de usar los mecanismo de la democracia para auto devorarla, y en la medida en que están tratando de aniquilar el único espacio opositor que es la Asamblea Nacional, me pregunto muchas veces si no es una lógica más cubana, la de ir cerrando todos los espacios a la vida democrática, instalando un poder que tiene la complicidad de unas Fuerzas Armadas que son incapaces de señalar que se respete la Constitución. Yo diría que, siendo algo muy propio de Venezuela, que no se puede asimilar con las dictaduras de los 70 y los 80, es más sofisticada, usan mecanismos democráticos de fachada para ir devorando a la democracia; usan, además, un lenguaje anti burguesía para justificar una caída de la producción descomunal, que es el resultado de la pura inercia. Esto no tiene nada que ver con la ideología, sino con la ineptitud y la cerrazón mental.

Desalinización solar: obtener agua potable del mar de forma sustentable

Actualidad

En Marruecos, se está construyendo una nueva planta impulsada por energía solar para convertir agua de mar en agua potable. ¿Es la tecnología de desalinización solar la solución para el desabasto de agua dulce?

Por Deutsche Welle | 7 de agosto, 2017

Imagen aérea de la central térmica solar de Ouarzazate, en Marruecos. ABDELJALIL BOUNHAR

Fotografía de Abdeljalil Bounhar

LogoDW80x120

Este verano, la empresa española Abengoa anunció la firma de un contrato con una agencia gubernamental marroquí para construir la planta de desalinización de agua de mar impulsada por energía renovable más grande del mundo.

Abengoa estará a cargo de la ingeniería, construcción, operación y del mantenimiento de la planta durante 27 años. Esta generará 275.000 metros cúbicos (m₃) de agua de mar desalinizada al día con el fin de producir 150.000 m₃ de agua potable y 125.000 m₃ para el riego de unas 13.600 hectáreas de tierra agrícola cerca de Agadir, una ciudad en la costa occidental de Marruecos.

De acuerdo con el gobierno marroquí, la energía eléctrica para abastecer a la planta llegará a través de cables de alta tensión desde la planta solar de Noor Ouarzazate, a casi 400 kilómetros al este de Agadir.

Desalinización en números

Actualmente, menos de un uno por ciento de la población mundial depende de la desalinización de agua de mar para el suministro diario de agua potable. Existen alrededor de 21.000 plantas de desalinización operantes, la mayoría se encuentra en Oriente Próximo.

Mientras que la planta de Agadir sacará agua del océano para convertirla en agua potable, “tan solo cerca de la mitad de las plantas de desalinización en el mundo hacen esto. El resto trata agua de fuentes impuras, como ríos contaminados o aguas subterráneas salobres”, dice Klemens Schwarzer, del Instituto Solar de Jülich.

¿Se puede incrementar el suministro de agua dulce?

En teoría, el potencial para incrementar el suministro de agua dulce con ayuda de las tecnologías de desalinización es enorme. Cerca de un 97,5 por ciento de los 1.385 millones de kilómetros cúbicos de agua en la Tierra es agua salada. El restante 2,5 por ciento es agua dulce. Sin embargo, alrededor de un 90 por ciento de esa agua dulce se encuentra en las capas de hielo de la Antártida, Groenlandia y otros glaciares. La humanidad, en cambio, solo consume una pequeña fracción del agua dulce restante.

¿Podrían las plantas de desalinización de agua de mar convertir los desiertos y las tierras semiáridas en abundantes plantaciones verdes? Teóricamente sí, pero en la práctica no es fácil “puesto que se necesita una gran cantidad de energía y equipamiento para obtener agua dulce del agua de mar”, explica Schwarzer y agrega que este proceso es muy caro.

Tecnologías de desalinización

Existen dos tipos de procesos para convertir agua de mar en agua potable: la desalinización termal y la desalinización por “osmosis inversa” (OI). Ambos requieren mucha energía.

La desalinización termal consiste en la evaporación del agua a fin de separar las sales y otras impurezas. Para la osmosis inversa se necesitan bombas de alta presión que filtran el agua a través de finas membranas que solo dejan pasar las moléculas de agua. Se trata de un complejo proceso de filtración. La planta de Agadir utilizará la tecnología de la OI.

Según Schwarzer, por medio de la desalinización termal se suele obtener agua más pura que con la OI.

En promedio, el ser humano consume directa o indirectamente 3.8 metros cúbicos de agua al día, esto incluye el agua que bebe, el que usa para el aseo personal y en el hogar, así como el que se emplea en la agricultura e industria. Esto significa que la planta de Agadir producirá suficiente agua para abastecer las necesidades de unos 72.500 ciudadanos globales promedio.

Puesto que actualmente existen unos 7,5 mil millones de personas en el mundo, se necesitarían unas 104.000 plantas desalinizadoras del tamaño de la de Agadir para cubrir el suministro global de agua dulce.

Todo depende de la localización de la planta

En países ricos en gas o petróleo, como en Arabia Saudí, la mayoría de las grandes plantas desalinizadoras es impulsada con calor residual, un subproducto de las centrales termoeléctricas de petróleo.

Las plantas desalinizadoras solares cobran relevancia sobre todo en regiones donde escasean tanto el agua dulce como los combustibles fósiles. Schwarzer señala que en la África subsahariana hay una enorme necesidad de agua potable. Por lo menos cerca de las costas, la desalinización solar podría tener sentido. Sin embargo, el equipamiento de desalinización es demasiado caro para la mayoría de los africanos. De ahí que Klemens Schwarzer abogue por subsidiar parcialmente esta tecnología.

Autor: Nils Zimmermann (VT/ELM)

Don Baylor, temible y amable; por Mari Montes

Actualidad

Por Mari Montes | 7 de agosto, 2017

Fotografía de AP

Fotografía de AP

Don Baylor era sinónimo de poder y eso producía emociones según el lado del parque y la afición.

Se esperaba que desapareciera la pelota y aumentara la distancia o volteara el juego. La mayoría que se sentaba sobre primera, lo deseaba y la mayoría sobre tercera lo temía, lo temíamos, incluso quienes lo recordamos “de oído”, de tantas historias para describir su estampa y fuerza en aquellos días.

Si algo tenía aquel “Poder Negro” del cual formaba parte Baylor, era un apodo bien ganado, en todas sus etapas y con todo su elenco: Pat Kelly, Harold King, Clarence Gaston, Jim Holt, Jim Rice, Dave Parker y Mitchell Page, armados con sus bates, eran artilleros que amedrentaban con solo escuchar sus nombres.

Eran tiempos en los que la pelota profesional venezolana contaba con jugadores que venían de brillar en las Mayores. No existían los jugosos contratos de ahora y el salario en la LVBP era atractivo, además del buen beisbol.

Se supo también de él por el incidente en el que se lesionó Remigio Hermoso, consecuencia de una jugada, así que el nombre de Don Baylor nunca más nos fue extraño y al terminar su carrera como pelotero activo le vimos como coach, hasta que de nuevo se instaló en las noticias beisboleras de todos los días, cuando tomó el mando de los Rockies de Colorado, equipo de la reciente expansión que pronto ganó muchas simpatías con sus inolvidables “Bombarderos de la calle Blake”: Dante Bichette, Vinicio Castilla, Larry Walker y Andrés Galarraga.

En 1992, el “Gran Gato” experimentó un slump estruendoso y preocupante, aquella temporada en San Luis parecía ser el fin.

Una noche en Shea Stadium, Joe Torre, mánager de los Cardenales, sacó al Gato por un emergente. Según recordó Baylor en el documental Galarraga, beisbol, puro beisbol, coescrito por César Miguel Rondón y quien suscribe, Andrés se sirvió agua en un vaso y las manos le temblaban, afectado por lo sucedido. Al terminar el juego, en el pasillo, recuerda el “Muchacho de Chapellin”, Baylor le dijo que con sus condiciones solo había que trabajar y modificar un par de cosas, y le cambió la mecánica. Lo paró de frente al lanzador y le aconsejó una variación en el ajuste antes de conectarla y así fue como lo trajo de vuelta, porque los gatos tienen varias vidas.

Andrés Galarraga, prácticamente en una sola pierna, luego de regresar de una lesión en la rodilla que casi lo deja fuera, logró el título de bateo en 1993, una temporada épica en la historia de ambos. Baylor se convirtió en el mánager que mas rápido condujo a un equipo de la expansión a playoff y Andrés, con .370 de promedio, fue mejor bateador que Tony Gwynn.

A la vuelta de unas temporadas, Baylor y el Gato se fueron de Colorado para coincidir en Atlanta: Baylor como coach y Galarraga en su segundo año en los Bravos, pero el Gato fue diagnosticado de cáncer aquella primavera de 1999.

Unas semanas después de la mala noticia sobre Andrés, y el anuncio de que perdería la temporada para someterse al tratamiento, encontramos a Don Baylor en Port Saint Lucie, en un juego de exhibición entre los Mets y los Bravos, que por cierto decidió Melvin Mora con HR en extrainning.

Conversamos con Baylor en un grupo encabezado por Ruben Mijares y David Concepción, en el que también estaban, Francisco Blavia, Fiorella Perfetto, y los amigos Ubaldo Armas y Daibor Trujillo.

Le pregunté a Baylor si le parecía conveniente que Andrés jugara pelota invernal y respondió: “Sería muy bueno para él y yo quisiera dirigirlo”. Sólo para confirmar, le insistí: “¿Quisiera dirigir a los Leones del Caracas?” Y me dijo que sí, resaltando el respeto que sentía por la afición melenuda cuando vistió el uniforme del Magallanes y el afecto por Venezuela y su gente.

Tomamos sus contactos y más tarde transmitimos al gerente Oscar Prieto Párraga de lo sucedido; en efecto hicieron contacto y de aquel pacto que no pudo concretarse dio cuenta Humberto Acosta. A las semanas Baylor fue nombrado mánager de los Cubs y así terminó mi ilusión de verlo con la camisa de los Leones del Caracas. No pudo ser sino una anécdota de “La tarde que casi firmo a Don Baylor”.

Vino a Venezuela a dirigir a los Bravos, contratado por Rubén Mijares, su gran amigo desde los días del legendario “Poder negro”.

Hoy leemos que estuvo peleando varios turnos contra el cáncer, hasta que finalmente anotó su última carrera.

Se le recordará siempre como le vimos, como lo recuerdan el Gran Gato, Henry Blanco, Eduardo Pérez y yo, aunque nunca he tomado un turno: como un temible slugger, un coachsabio, un mánager inspirador y un hombre generoso y amable, entrevistado de lujo, grato y enamorado de Venezuela.

Ha sido un gusto temerle.

REBELIÓN: Quién es Juan Caguaripano

Added by admin on August 6, 2017.
Saved under Actualidad
Tags: ANARQUÍA, Elecciónes, REBELIÓN

Califica el artículo

El régimen chavista desplegó tropas tras
el levantamiento en un fuerte militar

■ Caguaripano y su grupo sustrajeron parque de armas del Cuartel Paramacay.

■ Sebastiana Barráez: Caguaripano y su grupo esperaban el alzamiento de otras unidades.

■ En la madrugada de este domingo un grupo militares tomaron el Fuerte Paramacay comandados por Caguaripano.

■ El guardia nacional se había pronunciado en contra del chavismo durante las fuertes protestas de 2014. Luego pasó a la clandestinidad, ya que el régimen intentaba apresarlo acusándolo de participar de un golpe de Estado.

■ Al menos un hombre resultó muerto y otro gravemente herido en el asalto a la Brigada 41 de Blindados del Batallón Paramacay, de la ciudad de Valencia, en el centro-norte de Venezuela. Así lo informó el comandante general del Ejército, el mayor Jesús Suárez Chourio.

Caracas.- Juan Caguaripano Scott es el comandante de la operación “David Carabobo”, que este domingo tomó el Fuerte Paramacay, de Valencia, con un grupo de militares luego de difundir un video en el que se declaraban en rebeldía en contra el gobierno de Nicolás Maduro.

“Nos declaramos en legítima rebeldía, unidos hoy más que nunca, con el bravo pueblo de Venezuela, para desconocer la tiranía asesina de Nicolás Maduro. Aclaramos que esto no es un golpe de Estado. Esta es una acción cívica y militar para restablecer el orden constitucional. Pero más aún, para salvar al país de la destrucción total, para detener los asesinatos de nuestros jóvenes y familiares”, explicó Caguaripano, quien es buscado desde 2014 por apoyar el movimiento disidente “La Salida”.

Caguaripano, adscrito a la brigada antiextorsión y secuestro de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), es buscado por el gobierno desde el 2014 por estar señalado en una presunta rebelión militar contra el presidente de la República, por lo que las viviendas de sus pares y esposas fueron allanadas.

En ese año realizó un video en la clandestinidad en el que hizo un llamado a sus compañeros de armas a que “reflexionen y salven a tiempo” al país.

“No se trata de golpe de Estado, porque el golpe lo viene dando el desgobierno al estómago de los venezolanos, a nuestra moneda, a los derechos humanos, a la Constitución. Se trata de soluciones sinceras y oportunas. El venezolano común no anhela otra cosa que la reconciliación nacional y sobre esa base no hay uno ni dos ni tres grupos de militares buscando salidas y soluciones. Son muchos los que se sienten indignados y que desean una salida y en base a eso estamos trabajando y seguiremos trabajando pese a la persecución”, dijo el militar en un material audiovisual que difundió en 2014.

Sebastiana Barráez:

La periodista experta en temas militares, Sebastiana Barráez, ofreció en su cuenta en Twitter detalles sobre Juan Carlos Caguaripano, el oficial que comandó el alzamiento militar en el Fuerte Paramacay, en el estado Carabobo.

Según resaltó, se trata de un “oficial que había logrado salir fuera del país. Hoy comandó un grupo de oficiales que tomaron una unidad militar”. Recordó que fue “parte de un grupo que fue desmantelado hace unos años tratando de tumbar al gobierno de Maduro”.

Más adelante señaló en varios tuits:

1.- El capitán Juan Carlos Caguaripano, fue quien comandó el grupo que tomó esta madrugada el Fuerte Paramacay.

2.- Caguaripano y su grupo logró tomar el parque de armas del cuartel y logra escapar, mientras esperaban el alzamiento de otras unidades.

3.- Habrían tres muertos, dos del lado del Gobierno y uno del grupo de Caguaripano.

4.- El grupo de Caguaripano contaba con la participación de cuatro generales activos que hace un mes pretendieron alzarse.

5.- Caguaripano ha sido duramente perseguido por el Gobierno desde que fue descubierta su acción hace años en el llamado Golpe Azul.

Negó que lo ocurrido este domingo sea un “pote de humo” y destacó que la situación aún no está controlada.

Adicionalmente, Barráez indicó en las redes sociales que “en Caracas hay reforzamiento de los accesos al Fuerte Tiuna. Sacaron a policías y militares a la calle. En las entradas a Caracas hay revisión de vehículos por parte de militares. Y hay desplazamiento de unidades de seguridad hacia Valencia”.

En una entrevista a CNN en 2014, el comandante aseguró que las
circunstancias lo llevaron a alzarse contra el gobierno.

“Cuando uno ve la injusticia y ve la indiferencia sobre todo de mis jefes militares ante todo los eventos que están ocurriendo en el país, ante los abusos, muertos, torturas, ante los secuestros de estados entonces uno se ve en la obligación de asumir el rol histórico que dio y que el país está poniendo en tus manos. Yo no pretendo con esto ser ningún tipo de figura, soy un simple oficial de la GNB, humilde, sin mayores méritos que el de ser un venezolano, un latinoamericano y un hijo de Dios con defectos y virtudes, pero con la firme convicción de que podemos vivir en una Venezuela libre”, fueron las palabras de Caguaripano.
Capitan de las Guardia Nacional Juan Carlos Caguaripano Scott

En detalles:

El capitán de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) Juan Caguaripano Scott, quien habría liderado un levantamiento rebelde este domingo, ya se había pronunciado en contra del régimen de Nicolás Maduro en 2014, cuando una ola de protestas y represión dejó un saldo de más de 40 muertos.

“Hago un llamado a la reflexión, y lo hago convencido de mi deber como humilde venezolano y como el más sencillo de los guardias nacionales. Un guardia nacional que ama este país y está preocupado por el futuro de nuestro pueblo y de nuestros hijos”, decía en aquel momento en un video.

Como consecuencia de este mensaje, el régimen dictó órdenes de arresto para Caguaripano, miembro de la brigada antiextorsión y secuestro de la GNB, y otros 30 militares y guardias nacionales a los que acusó de intentar un golpe de estado.

Según el fiscal Elías Plecencia, el oficial Caguaripano operaba a las órdenes del capitán retirado de la GN, Juan Carlos Nieto Quintero, que fue detenido y denunció que fue torturado por agentes de la Dirección de Contrainteligencia Militar.

Desde aquel momento el capitán se encontraría en la clandestinidad, de la que habría salido este domingo para declararse en “rebeldía”, asaltar el Fuerte Paramacay y divulgar otro video en contra del régimen.

Poco se supo de él en estos más de tres años, lo que aumenta el misterio y la confusión con respecto a los hechos de este domingo en Valencia, en el estado de Carabobo.

“Nos declaramos en legítima rebeldía, unidos hoy más que nunca, con el bravo pueblo de Venezuela, para desconocer la tiranía asesina de Nicolás Maduro. Aclaramos que esto no es un golpe de Estado”, dijo Caguaripano en su mensaje de este domingo.

“Esta es una acción cívica y militar para restablecer el orden constitucional. Pero más aún, para salvar al país de la destrucción total, para detener los asesinatos de nuestros jóvenes y familiares”, agregó.


Por: Redacción/Agencias
Politica | Opinión
Oposición | MUD
Oficialismo | Psuv
Corrupción | Pdvsa
Mordaza | Cárcel
Fraude | Sufragio2014/15
Diplomacia | Cancillería
Fraude | Ascensos
Estudiantes | Protestas
Ciudadanos | DDHH
El Nacional
Caracas, domingo, 6 de agosto de 2017

Logo reportero24

Luis Gómez Calcaño: “Hay que organizar la resistencia a partir de lo social”; por Hugo Prieto

Actualidad

Por Hugo Prieto | 6 de agosto, 2017

Luis Gómez Calcaño retratado por Roberto Mata

Luis Gómez Calcaño retratado por Roberto Mata

En los años 70, cuando todos los venezolanos creían que el mandado estaba hecho (la instauración de la democracia como régimen político), un equipo de investigadores del Cendes (Universidad Central de Venezuela) realizó una investigación para responder a una interrogante que se hacían en varios países. ¿Podía Venezuela ser realmente democrática? Había dos factores concomitantes, aunque de signos opuestos, que justificaban la pregunta: una derecha militarista y una izquierda insurreccional.

A raíz de esa investigación, titulada Cambio Político en Venezuela, se publicaron tres libros. Dos de ellos resultaron clarividentes, premonitorios. El primero tenía por título El fracaso de las élitesy el segundo Crisis de la Democracia.

Luis Gómez Calcaño, sociólogo, con maestría en Planificación (UCV), tiene muy en cuenta dos de las conclusiones que arrojó el estudio. Una, desde el punto de vista económico, el planteamiento era la sustitución de importaciones, aunque Corea de Sur y Taiwán habían demostrado que esa política conducía al estancamiento, a un callejón sin salida. Dos, desde el punto de vista político, las élites venezolanas estaban divididas, convivían valores diferentes, visiones del mundo muy distintas, intereses contradictorios, lo que hacía muy difíciles que ellas pudieran estabilizar un régimen político. El país, así como la democracia, era una bomba de tiempo aplazada por la renta petrolera.

El viernes negro dinamitó el castillo de naipes. Además, puso de bulto otra falla de origen: “El problema de las élites venezolanas es que tienen una relación lejana, muy distante, con las masas”, dice Gómez Calcaño.

La crisis emerge claramente en la década de los 90. Son los años de la antipolítica, en cuyas filas militan empresarios de peso y los medios de comunicación. También es la crisis de los partidos, que no tienen una visión estratégica, ni una cultura de largo plazo. “Ni siquiera tienen una ideología clara”, aclara Gómez Calcaño.

Estamos ubicados en 1989, El Caracazo y el torbellino que arrasó con esta sociedad. ¿Entre 1989 y 2017, lapso de dos generaciones, todavía somos incapaces de llegar a un acuerdo, de sacrificar intereses inmediatos para alcanzar un objetivo estratégico? ¿Todavía estamos en esto?

No es que estamos todavía, estamos mucho peor. Al menos en aquellos años, pese a grandes problemas, en el escenario había oportunidades para que las cosas fueran diferentes. Paradójicamente, en el gobierno de Lusinchi, que fue uno de los más corruptos, se creó la Copre, que reunió a lo mejor de las élites venezolanas, se llegó a un diagnóstico muy importante. Si no hay reformas políticas, si no hay innovación económica, esto va a seguir deslegitimándose. Pero ya sabemos qué pasó. No le hicieron caso a la Copre. Para ese momento las élites estaban divididas y creían que ellas, por sí mismas, podían dar la solución. Pero lo trágico de todo esto es que esa élite, que controlaba la renta petrolera, que controlaba las instituciones, decide entregar el poder, sin siquiera, y esto lo digo en lenguaje metafórico, disparar un tiro.

¿No será que las élites estaban sumidas en la frivolidad, que estaban aburridas? ¿Que en algún momento decidieron que vivir en Miami era una meta y Venezuela era, simplemente, el puente que las conduciría hasta allí?

No necesariamente, Venezuela fue —al menos hasta 2013— una enorme fuente de acumulación, entre otras cosas, porque la renta petrolera permite unos niveles de beneficios muy difíciles de alcanzar en un país capitalista normal. Hubo corrupción, también en el sector militar, pero nada comparables con los niveles que hemos alcanzado hoy.

A lo mejor el planteamiento que hago es totalmente equivocado, pero algo debería explicar cómo es que una clase social sencillamente baja la guardia y la noquean.

Puede haber muchas explicaciones, pero yo creo que el factor más importante es que las élites se volvieron a dividir. Es decir, se rompió su alianza. Ocurrió, por ejemplo, con la reforma constitucional que intentó Caldera en su segundo gobierno. ¿Quién fue el que lo bombardeó más? Los medios, que no toleraban la más mínima restricción para hacer de todo. Pero también había ciertos sectores empresariales que pensaban que ya no les hacían falta los políticos. Emeterio Gómez refirió una anécdota. Por allá, en los años 60, un grupo de empresarios planteó la creación de un partido liberal que nos represente a nosotros, uno de los jóvenes empresarios fue a hablar con un experimentado capitán de empresas, pero cómo se les ocurre, nuestro partido, el que nos conviene a nosotros, es Acción Democrática, porque es el que nos ha legitimado, fue el que luchó contra el comunismo, contra la izquierda. No se les ocurra hacer una cosa distinta. Pero ya para los 80, el Grupo Roraima, uno entre otros, pensó que había llegado el momento de un gobierno tecnocrático y que los partidos eran prescindibles. No advirtieron que se estaba perdiendo el lazo de legitimidad.

Luis Gómez Calcaño retratado por Roberto Mata

Luis Gómez Calcaño retratado por Roberto Mata

¿El momento no estaba servido para que la izquierda irrumpiera como alternativa? ¿Qué fue lo que ocurrió?

La izquierda, a pesar de la rectificación del MAS, nunca llegó a conectar con la gente ni con el pueblo. Por eso, cuando la izquierda entiende que la vía no es insurreccional y aparece Chávez con su enorme popularidad, se sube al tren del chavismo. Cosa que ya había anteriormente. Se subió al tren de Larrazábal, al tren de Prieto y también al de Caldera. En realidad es una demostración de que ella, como una pequeña élite política, en poder, además, de un diagnóstico de todos nuestros males, tampoco logró conectarse con el pueblo.

La izquierda tiene una enorme responsabilidad. Se acabaron las excusas de que alguna vez fueron marginados y perseguidos. Esta izquierda, que no ha perdido oportunidad de subirse a todos los trenes que han pasado por la política venezolana, incluido el de Chávez, anda hoy a la deriva, anda rumiando sus fracasos. Sencillamente demostraron que eran los díscolos del Pacto de Punto Fijo.

Fue una izquierda que no se logró renovar, como sí ocurrió con otras, aunque lo intentó. Al menos el MAS, que intentó hacer algo que no fuera solamente socialdemocracia ni tampoco estalinismo, pero no logró conectar con la cultura profunda de la gente. En realidad, la oferta de la izquierda, tanto de la insurreccional como de la masista, no era creíble. Algo muy interesante, ubicándonos ya en el chavismo, la gente votaba por la promesa, por el mito, pero nunca se convenció de que el socialismo era bueno. No era eso lo que quería la gente sino el reparto que se había dejado de dar. Ni AD ni Copei habían manejado bien la renta petrolera y el tema del desarrollo. Entonces, que viniera otro.

En los años 60, la izquierda apostó por Fidel Castro, no por Betancourt. Hay quien dice que eso lo explica todo. ¿Usted que cree?

Yo rescataría la rectificación del MAS, de gente como Teodoro Petkoff y Pompeyo Márquez. Ellos intentaron hacer un socialismo democrático, pero no lograron conectar con el pueblo, entre otras cosas porque nunca estuvo claro cómo lograr eso, y aquí lo estamos viendo. Muchos intelectuales estadounidenses y europeos, incluso venezolanos, se ilusionaron con el chavismo porque pensaron que al fin había llegado un socialismo que era más radical que la socialdemocracia, pero que era democrático a la vez. Y por eso miraron al otro lado frente a todo el carácter autoritario que tenía el chavismo. Hoy, por ejemplo, mucha gente agita la consigna defendamos la Constitución del 99, pero resulta que esta constituyente monárquica e imperial, que se votó el domingo pasado, está en la Constitución del 99, no está sometida a nadie, es una monarquía absoluta.

No sólo eso, la concentración del poder en manos del Presidente, eso también está en la Constitución del 99. Así como las bases para el reparto de la renta petrolera, siguiendo el guion de Melo “dale que yo reparto bien”.

La gran inteligencia de los asesores cubanos y del chavismo fue advertir que no podían hacer una revolución por medio de la insurgencia. La Constituyente del 99 tiene las cosas que eran importantes para Chávez, pero al mismo tiempo se hicieron concesiones a los sectores de izquierda, a organizaciones defensoras de derechos humanos, como una expresión de la correlación de las fuerzas políticas en un momento determinado. Este elemento es común a cualquier Constitución. Claro, el chavismo no podía hacer en el 99 lo que va hacer ahora. Tenía entonces un carácter contradictorio y claro, cuando la gente quiere que la engañen, se deja engañar. Algunos quisieron ver solamente “lo bueno”, por ejemplo, los derechos humanos y la democracia participativa.

¿Es decir que no todo lo bueno era bueno?

Recientemente, hará cosa de un mes, leí un artículo muy interesante escrito por Edgardo Lander y Santiago Arconada. Ellos no son chavistas, sino marxistas revolucionarios, que creyeron que el chavismo iba a promover la democracia socialista. Haciendo un diagnóstico de lo que significa el desastre del gobierno de Maduro, ellos dicen lo siguiente: Nosotros pensamos que todo el trabajo de organización popular, que se había hecho en las bases, iba a ser un contrapeso a cualquier tendencia autoritaria, pero nos encontramos que el individualismo y la corrupción es lo que predomina. Ciertamente es una demostración de honestidad intelectual, pero la democracia participativa en realidad fue una gran estafa que le hicieron a quienes quisieron creer en eso.

Si había dudas en los años 70, se demostró que en Venezuela, realmente, la democracia es… un espejismo. Ante cualquier nubarrón, vamos detrás de cualquier iluminado. No fuimos capaces de poner a prueba la democracia representativa antes y mucho menos la democracia participativa ahora. Ante cualquier dificultad, la gente se cansa.

No, yo matizaría ese planteamiento. Más bien, los sectores populares, digamos, los perdedores durante todo el régimen democrático, más bien fueron muy pacientes y renovaron su esperanza en el cambio pacífico y electoral. Claro, en términos relativos, un pobre venezolano no estaba tan mal como sus pares de cualquier otro país de América Latina. Pero lo que siempre ha habido esa experiencia democrática es un componente autoritario muy fuerte, que viene de la autonomía que se les dio a los militares. El mundo de los militares, era un mundo aparte. El pobre señor Leoni, que era tan buena gente, permitió que hubiera desapariciones, torturas, todo lo que sabemos de los años 60, ¿por qué? Porque a los militares se les dejó hacer lo que les diera la gana.

¿Si la gente fue tan paciente durante la democracia representativa, así como con la democracia participativa; si constató el fraude antes y después, cuál podría ser su actitud ahora?

Yo me voy a referir al estudio sobre las actitudes políticas de los venezolanos que, recientemente, presentó la Universidad Católica Andrés Bello. Ahí se muestra a una población, a unos ciudadanos, que es mucho más sensata que sus propios dirigentes. Más del 60 por ciento de los entrevistados están de acuerdo con que debe haber negociaciones, entre gobierno y oposición. ¿Qué va hacer la gente ahora? Bueno, la gente es realista. Yo no sé si alegrarme o entristecerme ante los primeros signos que se advierten de lo que podría ser cierta normalidad. ¿Por qué es bueno? Porque la gente tiene que sobrevivir, tiene que comer y tiene que trabajar. ¿Por qué es malo? Porque nos puede ocurrir lo que caracterizó a los países totalitarios, la gente sabe que el régimen va a durar 50 o 60 años y no va perder su vida luchando contra una realidad que no pueden cambiar y entonces buscan como acomodarse.

¿No será que aquí lo que se impuso fue “la paz romana” y que a partir del domingo tomamos conciencia de que este régimen llegó para perpetuarse?

Esa es una de las hipótesis. Pero yo quisiera pensar en qué hacer para que eso no ocurra. Realmente pudiéramos estar muy cerca de ese peligro, porque en estos últimos cuatro meses toda la política ha sido el terror. Un día a la vez, pero escalando más y más. Hará cosa de mes y medio que salió aquella grabación donde discutían el tema de los francotiradores. Si lo vamos a hacer o no lo vamos a hacer. Bueno, decidieron que sí lo van a hacer. Está clarísimo. Lo decidieron así, porque lo pueden hacer en este momento. Eso es lo grave. ¿Por qué se va a negociar? ¿Qué necesita el régimen que la oposición le dé? No necesita nada. Y esto es lo lamentable, después de cuatro meses de marchas, de manifestaciones, de trancas, de enfrentamientos, la oposición no ha logrado mover ni un milímetro la posición del gobierno, ¿por qué hacerle caso a una oposición que ha demostrado que es impotente? No me refiero solamente a los partidos nucleados en la MUD, sino a la cantidad de personas independientes que han ido a marchar porque creían que eso va a servir para algo. La frustración tiene que ser muy grande.

Una hipótesis que sólo bastaría presentarla en público como una realidad.

En el libro La Cortina de Hierro, Anne Applebaum cuenta como el socialismo autoritario se fue instalando en los países de Europa del Este. Es exactamente igual a lo que ha pasado aquí. El propósito del poder es destruir sistemáticamente a la sociedad civil. Destruir la autonomía de las universidades, de los sindicatos, de los gremios, de las organizaciones estudiantiles y juveniles. En ese momento, el estalinismo podía hacer eso porque el Ejército Rojo ocupaba esos países. Aquí tenemos la asesoría cubana, pero realmente han sido suficientes los militares venezolanos para reprimir a la población.

Luis Gómez Calcaño retratado por Roberto Mata

Luis Gómez Calcaño retratado por Roberto Mata

¿Para qué vamos a seguir en esta lucha pacífica, democrática y constitucional, si el gobierno no tiene necesidad de negociar y con la Constituyente tiene en sus manos todos los resortes del poder?

Justamente, aquí es donde entra el concepto de resistencia y la importancia de la sociedad civil. En alguna medida, los partidos políticos son un producto de la sociedad civil, pero se especializaron en ser la interfaz entre la sociedad y el Estado. Difícilmente, los partidos renuncien a cumplir ese papel, entre otras cosas, porque su misión es buscar el poder, así sea en unas condiciones pésimas, terribles e insoportables. Si los partidos políticos no participan en las elecciones regionales, les tocará hacer política de las otras formas posibles.

¿Cuáles son las otras formas posibles?

Quedan dos alternativas. Una, muy preocupante, pasar a la lucha armada. Es lo que uno escucha en sectores de clase media alrededor del señor Oscar Pérez. ¿Hasta cuándo nos vamos a seguir matando en las calles? Y sabemos también que hay un pequeño sector de la clase media que tiene armas y están locos por usarlas. Las dictaduras no caen con votos, ese es su lema desde hace 20 años. Eso lo sabe el gobierno. Fue tan evidente la sincronización política que el domingo se organiza el gigantesco fraude y al día siguiente se convoca a elección de gobernadores. ¿Para qué? Para que la gente diga si voy a votar, me van a robar igual. Era la fórmula perfecta para dividir a la oposición.

¿Cuál sería la otra alternativa?

Cuando ya se llega a la verdadera instauración del totalitarismo, lo único que queda es la resistencia. Que puede ser casi invisibilizada. Incluso, en los países de Occidente los calificaban de disidentes. Lo único que los salvó a ellos es que siguieron, siguieron y siguieron. Entonces, hay que prepararse porque esto va a ser mucho más duro. Yo no le quiero dar ideas al gobierno, pero seguramente ya lo han considerado. Es muy fácil aplicar la censura en Internet. Los chinos seguramente están dispuestos a compartir esa tecnología. ¿Qué va a pasar con la gente de oposición cuando uno no se pueda meter en WhatsApp para saber cuál es el último chisme político o en Periscope para escuchar a los líderes de los partidos opositores? Desgraciadamente, hay que prepararse para esa realidad.

La resistencia sólo es posible con organización y un objetivo claro de largo plazo. Necesita, además, unas élites que trabajen en función de eso, porque necesariamente tiene que ser policlasista. ¿Usted cree que la sociedad venezolana tiene capacidad para organizarse alrededor de la resistencia?

Por supuesto que hay muchos obstáculos, el primero es la deformación que ha sufrido la palabra resistencia. Nos viene a la cabeza los jóvenes que se enfrentan a la Guardia Nacional en las calles. Es una deformación semántica terrible, que no tiene nada que ver con la resistencia pacífica. O en un plano más general, nos recuerda a la resistencia francesa o a una guerrilla. Segura y lamentablemente esa resistencia va a existir, pero no tendrá ninguna oportunidad de éxito, porque la diferencia en el poder de fuego de unos y otros es monstruosa. Y lo peor es que va a difundir la imagen de una oposición violenta. Ahora, ¿cuál es la base de la resistencia? Yo creo, justamente, que está en lo social. Qué ahí está la clave que puede unir a las élites políticas con las masas. ¿Por qué en lo social? Porque la deslegitimación que ha experimentado el madurismo, se debe a lo que ha producido el modelo político: la crisis económica, el hambre, la crisis de la salud. Yo creo que los partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil pueden organizar la resistencia, en conjunto con la gente, a partir de la imperiosa necesidad de atender sus necesidades básicas. Esto no significa que se vaya a dejar de lado la lucha por la democracia, por los valores y la pluralidad política, no. Pero lo que hay que reivindicar es que la gente se está muriendo de hambre.

La primera decisión de la Constituyente: remover a Luisa Ortega de la Fiscalía // #MonitorProDaVinci

Actualidad

Por #MonitorProDaVinci | 5 de agosto, 2017

afp

Fotografía de Juan Barreto para AFP

El sábado 5 de agosto de 2017, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) venezolana removió del Ministerio Público a la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, y designó al Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, como fiscal provisorio. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó suspender a Ortega del cargo e inhabilitarla de la función pública para proseguir con un juicio en su contra, según una decisión de la máxima corte leída en la primera sesión de la Constituyente.

Los 545 constituyentistas aprobaron por unanimidad las medidas presentadas por Diosdado Cabello, quien propuso remover a Ortega de la Fiscalía y designar temporalmente al Defensor para reemplazarla así como declarar al Ministerio Público en emergencia para iniciar su reestructuración:

“Vemos con mucha preocupación que, ante la decisión tomada por el Tribunal Supremo de Justicia de suspender de su cargo a la señora Luisa Marvelia Ortega Díaz, se crea un gran vacío en la institucionalidad venezolana. Un gran vacío porque ya no hay quien dirija el Ministerio Público. […] Lo que nos compete es lo estrictamente legal. […] No es un linchamiento personal ni un linchamiento político sino cumplir con la Constitución y la ley. […] Yo propongo, ante el vacío que allí existe en este momento, para proteger a los trabajadores y trabajadoras de esa institución, propongo que sea removida de manera inmediata de su cargo, la señora Luisa Ortega Díaz. No suspendida, que sea removida de su cargo”.

Tras ser aprobada la propuesta, Cabello prosiguió:

“Es necesario nombrar en ese cargo, de manera urgente, perentoria, para que asuma la conducción de ese organismo, pero además, del nombramiento de esa persona allí, propongo también declarar la emergencia en el Ministerio Público, para que se proceda a su reestructuración […] y propongo de manera formal […] al doctor Tarek William Saab, presidente del Poder Moral. Y propongo ante esta plenaria que sea designado el doctor Tarek William Saab, provisionalmente, como Fiscal General de la nación”.

La Fiscal publicó un comunicado en respuesta a la medida aprobada por la ANC, en el que advierte:

“Ratifico que en Venezuela está en pleno desarrollo un golpe contra la Constitución, promovido por el Tribunal Supremo de Justicia y el Ejecutivo Nacional. Ese es el único nombre del proceso que vivimos en estas horas y que debe alarmar a la comunidad internacional […] No se trata de Luisa Ortega Díaz ni del Ministerio Público, nosotros apenas somos una muestra ínfima de lo que viene para todo aquel que se atreva a oponerse a la forma totalitaria de gobernar. Si esto se lo están haciendo a la Fiscal General en qué estado de indefensión viven todos los venezolanos”

En la mañana del sábado, Ortega rechazó por Twitter el “asedio” al Ministerio Público. En su cuenta mostró fotos de un contingente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) a las puertas de la sede principal de la Fiscalía en el centro de Caracas.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Seguir

Luisa Ortega Díaz @lortegadiaz

Rechazo asedio al @MPvenezolano. Denuncio esta arbitrariedad ante la comunidad nacional e internacional #5Ag

7:15 – 5 ago. 2017

Información y privacidad de Twitter Ads

En la sesión de la ANC se leyó un comunicado del presidente del TSJ, Maikel Moreno, que informa la decisión del 4 de agosto de suspender a Ortega como Fiscal, reitera la prohibición de salida del país en su contra y el congelamiento de sus bienes.

El choque entre la Fiscal General y el gobierno de Nicolás Maduro se inició a finales de marzo, cuando Ortega denunció la ruptura del orden constitucional después de que el TSJ publicó dos sentencias que desconocían las competencias de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, y se las transfería al presidente Maduro. Ortega también denunció la inconstitucionalidad de la convocatoria a una Asamblea Constituyente y ha criticado el enjuiciamiento de civiles en tribunales militares tras manifestar en las calles contra el gobierno.

El martes 4 de julio de 2017, el TSJ inició un antejuicio de mérito contra de Ortega. Ese día, la Fiscal General aseguró que no permitiría que la apartaran del cargo.

Constituyente por dos años

Impulsados también por Cabello, los miembros de la Constituyente fijaron en un máximo de dos años el período de funcionamiento de la ANC: 

“Quiero hacer una propuesta, porque se va a nombrar una comisión para revisarlo, pero hay algo que genera algún nivel de expectativa y que nos permite trabajar pensando en hasta dónde vamos a trabajar, porque este estatuto dice seis meses de funcionamiento. Yo no estoy seguro de que en seis meses nosotros hagamos lo que tenemos que hacer. A lo mejor lo hacemos en un mes, pero yo voy a hacer una propuesta, si me lo permiten, para que se incluido de una vez y si es posible sea votado: Que ese tiempo de funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente en vez de seis meses diga ‘hasta dos años’. Hago la propuesta correcta: El tiempo de funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente hasta dos años”.

Desde el Salón Elíptico del Parlamento, cuya administración le corresponde por ley al Poder Ejecutivo, Cabello exigió que todo el Palacio Federal Legislativo, dominado hoy por los partidos de la Mesa de la Unidad Democrática que integran el bloque mayoritario en el Legislativo, sea controlado por la Constituyente:

“Dejando muy claro que la Asamblea Nacional Constituyente debe funcionar desde el Palacio Federal Legislativo. Eso no incluye nada más el Salón Elíptico, no incluye nada más el Salón Elíptico. Incluye todas las áreas administrativas. Todo. El Hemiciclo, todo. Todas las áreas del Palacio. Será la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, la directiva, en voz de la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez. No son los poderes constituidos los que nos van a decir a nosotros lo que vamos a hacer. El que quiera hacer algo aquí tiene que pedirle permiso a la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente”.

La ANC también decidió que Delcy Rodríguez presida la comisión de la verdad propuesta por Maduro para investigar la violencia política, que incluye los delitos cometidos durante más de cuatro meses de manifestaciones contra su gobierno. La Fiscalía contabiliza 121 muertos en las protestas y casi 2000 lesionados. 

El viernes 4 de agosto en la noche, durante el acto para conmemorar el 80 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana, Maduro dijo que la Fiscalía ha promovido la impunidad en las revueltas:

“La complicidad del Ministerio Público con la insurgencia armada. La protección que la Fiscalía le ha dado a los violentos durante tres meses o más. […] Si aquí hubiese habido una Fiscalía que actuara apegada a la justicia y con valentía, hace mucho tiempo que todos esos guarimberos y criminales estuvieran capturados y encarcelados. Y hubiera habido paz hace tiempo. Llegó la Constituyente y tiene que llegar la justicia. Justa para que haya reparación de las víctimas, para que haya la reconciliación nacional”.

Venezuela fuera del Mercosur

Los países miembros del Mercado Común del Sur acordaron por unanimidad este sábado suspender a Venezuela del organismo internacional en aplicación del Protocolo de Ushuaia por considerar que “toda ruptura del orden democrático constituye un obstáculo inaceptable para la continuidad del proceso de integración”. El comunicado, que se publicó tras la reunión del ente regional en Sao Paulo, puntualiza que la medida cesará cuando se verifique el pleno restablecimiento del orden democrático en el país.

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), desconoció la destitución de la fiscal general Luisa Ortega Díaz  y la designación de Tarek William Saab, defensor del pueblo y presidente del Consejo Moral Republicano, como titular provisional del Ministerio Público.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, expresó en su cuenta de Twitter que la medida aprobada por la ANC contra Ortega Díaz “es el primer acto dictatorial de una Constituyente ilegítima”.

Canadá también condenó la destitución de la Fiscal General y advirtió que “la primera acción de la Asamblea Constituyente ha sido desmantelar aún más la separación de poderes y la democracia de Venezuela”.

Al menos 42 países desconocen o rechazan la Constituyente de Maduro y 8 la apoyan. El miércoles 2 de agosto de 2017, la compañía de tecnología electoral Smartmatic, proveedora del Consejo Nacional Electoral venezolano, indicó que hubo “manipulación” en los resultados de Constituyente, por la que votaron 8.089.320 de venezolanos, según el Poder Electoral. Sin embargo, Smartmatic indicó que habría una diferencia con sus registros de aproximadamente un millón de sufragios.

Las implicaciones de la suspensión de Venezuela del Mercosur; por Mariano de Alba

Actualidad

Por Mariano de Alba | 5 de agosto, 2017

mercosur640

Venezuela ha sido suspendida del Mercosur por la ruptura del orden democrático. No podrá volver a participar hasta tanto Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay estimen de forma unánime que se ha restablecido la institucionalidad democrática. Al tomar su decisión, los países miembros del Mercosur resaltaron que la decisión no debe “producir perjuicio alguno al pueblo venezolano” y asumieron el compromiso de trabajar “en la búsqueda de una solución negociada y duradera” para Venezuela.

¿Venezuela no estaba ya suspendida?

Como explicamos aquí en Prodavinci, Venezuela perdió sus derechos como Estado Parte del Mercosur en diciembre de 2016. La razón para esa decisión fue la falta de incorporación en el ordenamiento jurídico venezolano de la normativa procedente del organismo de integración regional, para lo que hacía falta la aprobación de la Asamblea Nacional.

En respuesta a esa suspensión, Venezuela inició un procedimiento arbitral conforme al Protocolo de Mercosur para la solución de controversias, el cual todavía no ha concluido. En consecuencia, no se ha determinado si esa suspensión se realizó correctamente.

Con la nueva suspensión por ruptura del orden democrático, independientemente de lo que eventualmente sea decidido en el procedimiento arbitral, Venezuela continuará suspendida del mercado común hasta tanto Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay estimen de forma unánime que se ha restablecido la institucionalidad democrática.

Las implicaciones

Aunque en la práctica no habrá un mayor cambio a la situación que desde diciembre de 2016 Venezuela ha tenido en el Mercosur, esta nueva suspensión tiene ciertas implicaciones.

En primer lugar, revela un cambio de posición del gobierno de Uruguay, el cual hasta hace pocos días se había negado a acordar la suspensión y el cual no ha fijado una posición concreta con respecto a la fraudulenta Constituyente. Por ahora, se ha limitado a “exhortar al Gobierno de Venezuela a establecer un canal de entendimiento y diálogo con la sociedad venezolana”.

En segundo lugar, la decisión supone un reconocimiento de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay de la falta de democracia en Venezuela y el compromiso de realizar gestiones para ayudar a recuperarla. Esto podría significar eventualmente medidas diplomáticas como el retiro de embajadores, el cese parcial de relaciones diplomáticas o la expulsión de funcionarios venezolanos de sus países. Tampoco puede descartarse la eventual imposición de sanciones a funcionarios del régimen y de la fraudulenta Constituyente.

¿Cómo quedan los venezolanos ante esta decisión?

Como reconoce la decisión que acuerda la suspensión, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay quieren evitar producir perjuicios a los venezolanos. Por ende, los acuerdos de los que ya forma parte Venezuela se mantendrán vigentes. Esto incluye los beneficios migratorios y los acuerdos comerciales. Sin embargo, existen acuerdos de esta naturaleza que a pesar de no haber sido firmados por Venezuela están siendo aplicados como consecuencia del principio de reciprocidad (se aplican en la medida de que el otro país también los aplique). En consecuencia, dependerá de la voluntad del gobierno venezolano y de los gobiernos de los demás países seguir poniéndolos en práctica.

Asimismo, existe una posibilidad de que Venezuela deje de verse beneficiada por las preferencias arancelarias que ya han sido acordadas. Pero, por ahora, eso dependerá de la decisión del régimen venezolano. Por lo pronto, ha trascendido que el comercio entre los países del Mercosur y Venezuela cayó un 66,7 % al pasar de un volumen total de $9.742 millones en 2012 a $3.240 millones en 2016.

Por último, hay que mencionar que esta suspensión no impide que Venezuela, en retaliación, decida abandonar el Mercosur. Su salida podría concretarse formalmente en un plazo de dos años según lo establece el Artículo 22 del Tratado de Asunción.

El escenario internacional ante la situación venezolana

La decisión del Mercosur es una de las primeras determinaciones concretas que realizar parte de la comunidad internacional luego de la instalación y primeras decisiones de la fraudulenta Asamblea Constituyente.

Ahora, la comunidad internacional deberá evaluar qué medidas tomarán para tratar de aumentar la posibilidad que Venezuela regrese al sendero democrático. La definición de la estrategia internacional no será sencilla puesto que se está lidiando con un régimen que ha demostrado estar dispuesto a ignorar la condena internacional. Al mismo tiempo, las medidas de carácter económico podrían aumentar la gravísima crisis humanitaria que existe y muy posiblemente se acrecentará en los próximos meses por la incompetencia del régimen.

En cualquier caso, la posibilidad de que la presión internacional surta un efecto positivo dependerá en buena medida de que tales esfuerzos sean apoyados y puestos en práctica por el mayor número de países posible.

Vaticano pide que se suspenda la Constituyente: “Hipoteca el futuro de Venezuela”

Actualidad

Por #MonitorProDaVinci | 4 de agosto, 2017

El 4 de agosto de 2017, la Secretaría del Vaticano publicó un comunicado en el que expresa “profunda preocupación por la radicalización y el agravamiento de la crisis” en Venezuela y pide que “se eviten o se suspendan las iniciativas en curso como la nueva Constituyente que, más que favorecer la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro”.

A continuación el comunicado.

Fotografía de EFE

Fotografía de EFE

COMUNICADO DE LA SECRETARÍA DE ESTADO

“La Santa Sede manifiesta nuevamente su profunda preocupación por la radicalización y el agravamiento de la crisis en la República Bolivariana de Venezuela, por el aumento de los muertos, de los heridos y de los detenidos. El Santo Padre, directamente y a través de la Secretaría de Estado, sigue de cerca dicha situación y sus implicaciones humanitarias, sociales, políticas, económicas e incluso espirituales, asimismo asegura su constante oración por el País y por todos los venezolanos, mientras invita a los fieles de todo el mundo a rezar intensamente por esta intención.

Al mismo tiempo, la Santa Sede pide a todos los actores políticos, y en particular al Gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, como también de la vigente Constitución; se eviten o se suspendan las iniciativas en curso como la nueva Constituyente que, más que favorecer la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro; se creen las condiciones para una solución negociada de acuerdo con las indicaciones expresadas en la carta de la Secretaría de Estado del 1 de diciembre de 2016, teniendo en cuenta el grave sufrimiento del pueblo a causa de las dificultades para obtener alimentos y medicamentos, y por la falta de seguridad.

La Santa Sede dirige, finalmente, un apremiante llamamiento a toda la sociedad para que sea evitada toda forma de violencia, invitando, en particular, a las Fuerzas de seguridad a abstenerse del uso excesivo y desproporcionado de la fuerza”.