Luckert, el obispo testigo del infierno de las cárceles de Venezuela


Aleteia 

Macky Arenas

Presidente de la Comisión de Justicia y Paz del episcopado venezolano, monseñor Roberto Luckert es conocido por su talante jocoso pero también apreciado por su elocuencia al denunciar las injusticias y desmanes desde el Estado. Siendo una hojilla con su verbo, polemizar con él es muy arriesgado. Dice verdades incontestables y denuncia el drama social sin ahorrarse calificativos.

Voceros oficialistas han intentado descalificarlo y hasta le han inventado historias para desacreditarlo. Pero él sigue impertérrito y combativo, ahora como Arzobispo emérito de la diócesis-emblema  como es Coro, la primera provincia de Venezuela (1527).

Goza de la simpatía y el cariño de los venezolanos, creyentes o no. En el marco de la Centésimo Décima Asamblea Plenaria del episcopado venezolano, accedió a conversar con Aleteia sobre un tema álgido y muy en el tapete  como es la prohibición del gobierno para que los obispos católicos visiten las cárceles…

-Hay reclamos en las redes sociales pidiendo a los obispos visitar las cárceles. ¿Van o no van?

-He cumplido con mi deber de hacerlo. Lamentablemente, en los años en que estuve en Coro siempre fui un factor muy importante en los conflictos de las cárceles, pues yo garantizaba que los que los presos dijeran lo cumplirían, igual el gobierno. Pero a partir de que Iris Varela (la ministra del Poder Popular para Relaciones Interiores Justicia y Paz) asumió ese servicio, tengo prohibido terminantemente entrar a las cárceles del país.

-¿Cómo razonan eso?

-Muy sencillo: el motivo es que yo no me callo. Hay que luchar por los que están presos y no tienen quien los defienda. Atropellan al preso en medio de la mayor indefensión. No estoy planteando que debemos ser “alcahuetes” de las injusticias o las cosas mal hechas por las cuales están presos, pero tampoco puedo ver bien que los traten como animales. Y eso ocurre en las cárceles venezolanas. Que diga Iris Varela que los presos en este país comen comida gourmet, que les da merienda… ¡Será ella la que come todo eso! Yo los he visto comer porque, a pesar de ella, yo entro a las cárceles porque los pranes (*) me dejan pasar.

Es decir, que los pranes lo dejan pasar y la ministro no…

-La oficialidad de la cárcel no me deja pasar. Fui a la cárcel de Barinas a llevar un paquete a un joven preso allí, lo cual había convenido previamente. Obviamente, en horas de visita. Cuando llego me dice el capitán: “Usted no puede pasar”. Le digo: “¿Cómo que no puedo pasar? Me acabo de comunicar en Guanare con el jefe de los presos y ellos me están esperando”. “Bueno, me dice, es que no podemos dejarlo entrar porque no estamos en capacidad de garantizar su seguridad”. Le dije: “¿A mí? ¿Cuál seguridad? ¿Quién me va a hacer daño  allá adentro? Nadie. Yo no tengo temor alguno de entrar a la cárcel”. El caso es que no me dejaba pasar. En eso, me llaman de adentro y les grité que estaba esperando porque, según la ministro, yo no puedo entrar a la cárcel. Me respondieron: “Quédese allí, monseñor, que ya vamos bajando a buscarlo”. Y me hicieron pasar. Entré porque los pranes me hicieron pasar.

– ¿Por qué la ministro no quiere que entren los obispos católicos?

– Para que no constatemos el desastre que se vive en los penales. Son seres humanos y viven entre miserias y vejaciones. Hay que verlos comer en escudillas en el piso unas caraotas (frijoles) de mal aspecto. Hay que verlos dormir hacinados sin ninguna atención…

– Esos son los reos comunes, ¿qué pasa con los presos políticos?

-Los tienen aislados totalmente, humillados, torturados. Y si no, pregunten a los que han salido y escuchen sus relatos. El hijo del general Baduel salió, gracias a Dios, pero al padre no lo van a sacar porque tiene una gran ascendencia entre los militares y mucha gente está pendiente de su caso en el país. No les conviene un personaje como ése en la calle.

– ¿Cómo hacen los capellanes de prisiones?

– No han querido aceptar esa figura. Hay convenio entre la Conferencia Episcopal y el Ministerio de Justicia sobre los capellanes. Pero ellos, el gobierno, nombran un capellán sin pasar por el placet del obispo ni de la CEV. Allí están pero, a los efectos eclesiales, no son capellanes.

-Usted es el Presidente de la Comisión de Justicia y Paz de la CEV. ¿Esa instancia no debía ser más activa en la denuncia de esta situación? Siempre hay gente que piensa que los obispos no aparecen por las cárceles, simplemente porque no van…

-Lo hemos dicho y reiterado. Y aprovecho para volver sobre el tema: no quieren que entremos para que no comprobemos lo que allí ocurre. Saben que denunciaremos y que no dejaremos el tema hasta que se haga justicia con esa pobre gente. Hay que entrar para ver la realidad. Muy lejos de lo que dice la ministra, son verdaderos infiernos. Es la Guardia Nacional la que tiene a su cargo la seguridad, pero internamente mandan los pranes.

– ¿Armados?

-Las únicas armas que yo conocía eran las pistolas que usan los vaqueros. Pero allá adentro se ven unas armas largas negras, muy impresionantes, en manos de presos. La primera vez pregunté: “¿Y eso qué es?”. Me respondieron: “Son los pranes”. Son ellos los que llevan la “seguridad” interna en las cárceles de este país.

-Se dice que los pranes, siendo ellos también presos, gozan de muchos privilegios dentro de los penales…

– Por supuesto, el primero es estar armados y, siendo así, deben tener muchos más porque, si no es por las buenas, ¡es por las malas!

(*) Los pranes son los líderes de pandillas delincuenciales. El criminólogo venezolano, Fermín Mármol García, asegura que el “70% de los centros penitenciarios están bajo el dominio de los pranes, quienes manejan no sólo el negocio de la venta de droga dentro del penal, sino también la trata de blancas”. Su control supera  a la autoridad formal y se benefician de todo tipo de contrabando ordenando, incluso, acciones criminales desde el interior de los penales hacia sus socios en la calle.

Anuncios

PP Helicoide: “Quienes tienen boleta de excarcelación sean liberados y quienes tengan que ser trasladados a los hospitales se les haga el traslado”


El Nacional

Un grupo de presos políticos recluidos en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) de El Helicoide pidieron a la Comisión de la Verdad creada por el gobierno que se presente en el lugar y analice cada uno de los casos de los privados de libertad.

“Tenemos una sola petición clara e irrevocable. Queremos que se traslade y se presenten aquí en las instalaciones la Comisión de la Verdad y analice caso por caso. Quienes tienen boleta de excarcelación sean liberados y quienes tengan que ser trasladados a los hospitales se les haga el traslado”, indicó uno de los recluidos en El Helicoide.

Algunos de los privados de libertad portaban sus boletas de excarcelación. Indicaron que la Comisión de la Verdad es la única garantía que tienen para que les “resuelvan los problemas”.

Desde este lunes los presos políticos recluidos en este lugar piden al gobierno que se respeten sus Derechos Humanos, puesto que ya tienen 60 días sin comunicarse con sus familiares o abogados.

Presos en el Sebin del Helicoide se pronuncian nuevamente este martes para pedir que se realicen los traslados, excarcelaciones y llevan a centros de salud.

Rectora de la Universidad de Carabobo denunció “persecución” por parte de gobernador Lacava

Jessy Divo de Romero fue trasladada por una comisión policial al Sebin donde fue interrogada sobre su presunta vinculación con un plan subversivo para derrocar al Gobierno y “asesinar” al gobernador

  • MARIANELA RODRIGUEZ

11/07/2018 06:25 am

Valencia.- La rectora de la Universidad de Carabobo (UC), Jessy Divo de Romero, denunció “acoso, hostigamiento y persecución política” en su contra y de la institución que representa, tras haber sido trasladada por una comisión policial a la sede del Sebin, donde fue sometida a un interrogatorio.

Divo de Romero fue inquirida por el organismo de seguridad por estar presuntamente formar parte de un plan subversivo para derrocar al Presidente de la República, Nicolás Maduro, y “asesinar” al gobernador de Carabobo, Rafael Lacava, y a su familia.
“Esta situación va más allá del uso de las redes sociales para proferir ofensas, calumnias e injurias contra mi persona, sino que llegó al extremo de haber sido visitada en mi casa el día sábado por una comisión del Sebin y trasladada a su sede para ser sometida a un interrogatorio”, acotó la rectora en referencia a Lacava.
Dijo, además, que “consustanciada con la lucha por los derechos y libertades ciudadanas que caracterizan a los universitarios, me he manifestado en contra de diferentes actuaciones y políticas del Gobierno que atentan contra el Estado de derecho y las garantías democráticas establecidas en nuestra Constitución y leyes vigentes”.
La rectora manifestó desconocer el motivo por el cual el gobernador Lacava la acusa de estar conspirando junto con un grupo de militares y civiles y promover un golpe de Estado para derrocar al Gobierno.
“Se ha dedicado (Rafael Lacava) a humillarme y mancillar públicamente mi nombre, honor y dignidad como mujer y como rectora, conductas tipificadas en la Ley Orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, atentando igualmente contra el prestigio de nuestra Universidad de Carabobo”.
La máxima autoridad de la UC aseguró que su actuación como funcionaria pública puede ser investigada por cualquier organismo del Estado, al igual que la de cualquier autoridad o miembro de la comunidad universitaria.
Solicitó una audiencia con el director nacional del Sebin a fin de dejar clara su posición frente a los ataques en su contra. “Estos abusos producto de la forma en que ahora se hace política en el Capitolio de Valencia, si bien son inquietantes, no me amilanarán ni me harán desistir en la lucha por el rescate de la institucionalidad universitaria y el respeto de los valores democráticos”.
Aludiendo al gobernador de Carabobo, manifestó que cuando se le pida, como primera autoridad del estado, mayor apoyo en materia de seguridad, no lo vea como una “manifestación de irreverencia”, sino un “reclamo justificado”.

Hay que actuar para proteger a Lorent Saleh, dice Vicepresidenta de Colombia

10 de julio de 2018

Marta Lucía Ramírez y Lorent




Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta electa de Colombia, exigió este pasado lunes al gobierno de su país que actúe ante organismos internacionales para proteger la vida del preso político Lorent Saleh, quien se encuentra recluido en El Helicoide, lugar donde se ha desarrollando una toma pacífica por parte de los presos.

“Ojalá el gobierno de Colombia actúe ya ante organismos internacionales para proteger la vida de Lorent Saleh. Es lo mínimo que deben hacer, después del absurdo de haberlo extraditado”, escribió Ramírez en su Twitter y etiquetó al presidente saliente Juan Manuel Santos.

Madre de Lorent Saleh
La política y abogado colombiana se solidarizó con Yamile Saleh, madre del preso político ganador del premio Sájarov para la Libertad de Conciencia, quien denunció que ante la situación irregular en El Helicoide no tenía información sobre el estado de su hijo.


Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias

Revelan detalles sobre nuevas excarcelaciones de presos políticos

El gobernador del estado Anzoátegui aseguró al equipo de Crónica.Uno que se acordó excarcelar a varios presos políticos, entre ellos un grupo de policías metropolitanos, a quienes se les venció su condena tras ser acusados por los hechos de abril de 2002.

Antonio Barreto Sira, gobernador de Anzoátegui, reveló los planes del Gobierno con otros presos políticos.

Junto con sus pares de Táchira, Mérida y Nueva Esparta, el gobernador del estado Anzoátegui, ha sido parte activa en la liberación de varios presos políticos que ha realizado el Ejecutivo Nacional en los últimos días.

El regente del Palacio de los Jardines, como se le conoce al edificio sede de la gobernación anzoatiguense, adelantó al equipo de Crónica.Uno que, en los próximos días, se producirán nuevas liberaciones, entre las que destaca la de un grupo de integrantes de la extinta Policía Metropolitana (PM), acusados por los hechos de abril de 2002.

¿En la última reunión que sostuvo con la ahora vicepresidenta Delcy Rodríguez se trató el tema de los presos políticos? ¿Habrá nuevas liberaciones?

—El Fiscal General Tarek William Saab asumió ahora la dirección de la Comisión de la Verdad y, en los próximos días, se producirán nuevas liberaciones por medio de los tribunales, entre ellas las de varios policías metropolitanos, a los cuales ya se les venció su condena. Seremos llamados próximamente para ser garantes de este proceso.

¿Cree usted que el Gobierno Nacional no le da la celeridad a estas liberaciones?

—Yo se lo señalé al presidente Maduro (Nicolás) en la pasada reunión que sostuvimos a propósito del Consejo Federal de Gobierno, donde él habló de la política de amnistía de Rafael Caldera, de Rómulo Betancourt y de Luis Herrera Campins en su momento. Yo le dije: “Asúmala, usted no necesita garantes, usted tiene la potestad para decretar indultos y amnistías para que Venezuela sienta verdaderamente que queremos reencontrarnos y dar una muestra al mundo de que se quiere cambiar”.

Salvo Daniel Ceballos y Villca Fernández, algunos opositores afirman que aún no se han liberado o se ha dado amnistía a políticos de envergadura como Leopoldo López, Antonio Ledezma, Iván Simonovis y, por el contrario, los llaman traidores por sostener estos encuentros. ¿Cuál es su posición al respecto?

—A donde tenga que ir para que no haya un preso político más en Venezuela, yo voy; el costo que tenga que pagar, lo pago. Yo fui uno de los primeros presos políticos de este gobierno, yo estuve cinco años preso en el país sin poder salir, junto a Leopoldo López. Caímos en las manos de la Contraloría perversa manejada por Clodosbaldo Russián, quien nos inhabilitó; en mi caso por cinco años. Leopoldo y yo, desde la Asociación de Alcaldes, recorrimos todo el país señalando que éramos los primeros presos políticos, pero no los últimos y muchos hicieron silencio. Esta no es la lucha por Leopoldo López. Claro que lo queremos libre, pero también queremos fuera de la cárcel a Lorent Saleh, Iván Simonovis, los policías metropolitanos, a muchos militares que ahora están presos sin causa probable.

Ustedes hablan de nuevas liberaciones; sin embargo, mientras se dan los diálogos, se abren procesos contra nuevas figuras de oposición, como es el caso de Carlos Ocariz, y se rumorea que se abrirá un proceso militar contra María Corina Machado.

—Es que el Gobierno es así. Por un lado te tiende la mano y por el otro te aprieta. Este momento es importantísimo para que los que están en factores democráticos que quieren pescar en río revuelto entiendan que el adversario es uno solo y es el que está al frente, no nosotros. Anzoátegui es un ejemplo, es un estado que se recuperó para la democracia y fue gracias a la unidad. Que no sigamos con posiciones extremistas y radicales, que busquemos el punto de encuentro de las posiciones y volvamos la mirada a 2015, cuando este pueblo nos dio a todos ese gran triunfo y lo tiramos por la borda simplemente por posiciones individualistas y partidistas, por no desprenderse de las ambiciones.

Presidente electo de Colombia organiza alianzas para reforzar las denuncias introducidas en la CPI por violación de DDHH en Venezuela

Ledezma considera que la Intervención Humanitaria es urgente en Venezuela

El dirigente político, Antonio Ledezma, consideró a través de su cuenta en Twitter que la Intervención Humanitaria en Venezuela se necesita con carácter de urgencia.

Ledezma escribió: Me pregunto: “¿Cuántos muertos más? ¿Cuántos fraudes más? ¿Cuántos presos, perseguidos y exiliados más? ¿Cuánta toneladas de drogas más a traficar? ¿Cuántos pasaportes más a terroristas? ¿Cuántos robos más? ¿Cuántas empresas quebraran como PDVSA? Es urgente Intervención Humanitaria”, dejando claro que su postura se refleja en el ámbito internacional para lograr esta intervención gracias a otras naciones.

Antonio Ledezma

@alcaldeledezma

Me pregunto:¿Cuántos muertos más? ¿Cuántos fraudes más? ¿Cuántos presos, perseguidos y exiliados más? ¿Cuánta toneladas de drogas más a traficar? ¿Cuántos pasaportes más a terroristas? ¿Cuántos robos más? ¿Cuántas empresas quebraran como PDVSA? Es urgente Intervención Humanitaria