Categoría: Economia

Douglas Barrios sobre la hiperinflación en Venezuela

ECONOMÍA HIPERINFLACIÓN

POR Víctor Salmerón

 
11/12/2017

Distintas mediciones como la que realiza la Asamblea Nacional señalan que la crisis económica ingresó en el territorio de la hiperinflación. Más allá de medir la velocidad con la que aumentan los precios existen temas de fondo que aún no han sido abordados por los expertos: ¿Cuál ha sido el impacto en términos de crecimiento en los países que ya han padecido este desequilibrio? ¿Venezuela está ante un fenómeno coyuntural o estructural? ¿Cuánto puede tardar la recuperación una vez se aplican los correctivos?

Douglas Barrios, economista e investigador del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, responde estas interrogantes utilizando como base el trabajo que lleva a cabo con su colega Miguel Ángel Santos para analizar la hiperinflación venezolana desde distintos ángulos.

El trabajo analiza los episodios de hiperinflación en los últimos treinta años. ¿De cuántos países estamos hablando y qué parámetro se utilizó para incluirlos en la lista?

Utilizamos la métrica que estableció Philip Cagan que nos dice que un país sufre hiperinflación cuando la inflación alcanza 50% en un mes y culmina cuando en un período de doce meses no ha habido otro mes de 50%. En los últimos treinta años 37 países cumplen con esta condición. Una primera cosa curiosa es que este es un fenómeno que prácticamente ya no ocurre, 90% de los casos sucedió entre 1985-1995. De 2007 para acá solo ha habido el episodio de Zimbabue y ahora Venezuela. Si observamos un poco más atrás el caso previo es el Congo en 1998.

¿Existe algún patrón en la duración que tuvieron estos episodios de hiperinflación?

En el 60% de estos casos la hiperinflación duró hasta cuatro meses y en el 40% doce meses o más. Las hiperinflaciones de menor duración, que catalogamos de coyuntural, ocurrieron en países que atravesaron un período de ajuste, por ejemplo, naciones que tras dejar de ser repúblicas soviéticas vivieron un proceso de normalización a los precios de mercado. En los casos de mayor duración, que catalogamos de estructural, el episodio más prolongado es el de Nicaragua que llegó a padecer hasta cinco años de hiperinflación.

¿En términos de crecimiento qué ocurrió durante estos casos de hiperinflación?

En general los países perdieron aproximadamente diez puntos de PIB per cápita en cada uno de los años que tuvieron hiperinflación. También hubo efectos duraderos: después del fin de la hiperinflación durante los primeros tres años, en promedio, los países perdieron 2,9% al año de PIB per cápita y durante los primeros cinco años 1,9%. Para Venezuela esto es muy preocupante porque en los últimos cinco años ya ha perdido 38% de su PIB per cápita.

¿Es común que ocurra una hiperinflación acompañada de una depresión económica como la que sufre Venezuela?

No es común una hiperinflación en medio de un colapso económico, entendiendo por colapso una caída de al menos 15 puntos en el PIB per cápita en tres años. Solo 13 países de los que hemos analizado han padecido este tipo de desequilibrio.

¿En estos casos de colapso e hiperinflación en cuánto tiempo ha podido recuperarse lo perdido durante la crisis en términos de PIB per cápita?

Una vez culminó la hiperinflación, de los 13 países que además sufrieron un colapso, cuatro recuperaron el PIB per cápita durante los siguientes diez años. Pero hablamos de países que tuvieron hiperinflación de un mes. En general, a muy pocos países les ocurrió una hiperinflación acompañada de un colapso y a los que les sucedió y no lo controlaron rápidamente se les hizo más difícil el patrón de recuperación. Para Venezuela esto indica que será complicado regresar al PIB per cápita de 2012, al menos durante los próximos diez años.

¿El PIB de 2012 no es una referencia inflada ya que ese año el gobierno de Hugo Chávez gastó de una manera alocada en medio de la campaña para las elecciones presidenciales?

Se puede decir que ese PIB per cápita estaba artificialmente inflado y es verdad, ese nivel no era sostenible en sí mismo. Es una discusión interesante porque al final del día uno quisiera hacerlo en función del PIB potencial, pero allí entramos en el debate de si se trata del PIB potencial previo a la crisis o posterior. Tal vez una manera de abordar este tema es tomar un período un poco más amplio y no solo el año previo al comienzo de la crisis.

Durante la hiperinflación la atención suele concentrarse en cuánto es la tasa de inflación mensual pero aparte del aumento de los precios existe una devastación en el ahorro de las personas. ¿Qué indica esta medición en el caso de Venezuela?

Efectivamente, también hay que observar en qué magnitud decaen los activos. Una persona que trabajó durante toda su vida y ahorró para alguna emergencia, enfrentar la vejez o dejarle algo a sus hijos. ¿A qué velocidad desaparece el valor de estos bolívares? Para determinar esto empleamos una métrica que calcula en cuánto tiempo desaparece la mitad del valor de estos activos líquidos. Hasta hace un mes esto estaba ocurriendo cada noventa días y ahora cada cincuenta días. En otros casos de hiperinflación esto ha llegado a suceder cada tres semanas e incluso cada día.

Cuando esto se agudiza pierde todo sentido conservar bolívares.

Así es. Esto alimenta muchísimo el hecho de que la gente sienta que ya no tiene ningún sentido tener un bolívar como reserva de valor y por eso tratan de cambiar esos ahorros a otra moneda o compran cualquier cosa.

En los casos más severos de hiperinflación la caída del valor de los activos líquidos a la mitad es diario. ¿La hiperinflación venezolana está en un estado embrionario puesto que esto está ocurriendo cada cincuenta días?

Sí, Venezuela se encuentra en una etapa incipiente del proceso hiperinflacionario. Si observamos la medición que dice en cuánto tiempo el dinero cambia de manos, es decir, cuántas veces la base monetaria da la vuelta durante un año, en el caso de Venezuela es doce veces y en hiperinflaciones agudas como la de Bolivia 900 veces.

¿Qué se hizo para que las hiperinflaciones incipientes no explotaran?

La lógica donde fue un problema coyuntural es que se debió a un efecto momentáneo, por ejemplo, al salir del control de precios hubo hiperinflación por uno o dos meses. Aún no está claro si donde ha durado más tiempo y se le cataloga de estructural es porque una vez que supera los cuatro meses es muy difícil de detener o si los gobiernos que caen en este tipo de hiperinflación tienen capacidades técnicas limitadas o concepciones ideológicas que les impiden tomar las decisiones adecuadas.

¿Venezuela se encamina a ser un nuevo caso de hiperinflación estructural?

Venezuela no está en un proceso de racionalización de precios, unificación del tipo de cambio o eliminación de subsidios ineficientes. El país sufre una hiperinflación por otro tipo de razones, entonces pareciera que hay elementos estructurales.

¿Dónde ubicaría el epicentro del desequilibrio?

Se está financiando el déficit público con emisión monetaria. Frank Muci, un colega nuestro, calculó que 80% de las operaciones del Estado se financian con emisión monetaria. Esta emisión monetaria se encuentra con un mercado de bienes que no existe. Si nos enfocamos en elementos intensivos en actividad económica como comercio, manufactura, construcción y transporte el PIB per cápita ha caído 60% en los últimos cinco años. Entonces, esta gran cantidad de dinero se está peleando por bienes cada vez más limitados.

¿Y el déficit es por la caída del ingreso en prácticamente todos los frentes?

La base de ingreso de la República está en caída libre. La recaudación tributaria en términos reales cae a una tasa anual de 53%, los ingresos petroleros descienden por el declive de la producción y porque Pdvsa vende buena parte de sus dólares a una tasa artificialmente baja de 10 bolívares. El financiamiento externo se cerró mucho antes de las sanciones de Estados Unidos, recuerda que la operación que hizo el gobierno con Goldman Sachs se realizó a una tasa implícita de 48%, una tasa difícil de catalogar de préstamo.

Un aspecto que llama la atención es que el déficit que se cubre con emisión monetaria se produce en un contexto en que el Estado no cumple con sus funciones esenciales.

Es un estado con déficit pero que no cumple con ninguna de sus funciones. El déficit sucede en un contexto donde los colegios no tienen almuerzo para los niños, hay un colapso en la infraestructura de salud. Si bien se pueden tomar medidas para mejorar la eficiencia del gasto y, por ejemplo, eliminar subsidios regresivos e ineficientes, hay que tener claro que este no es el Estado que queremos; deseamos uno que garantice la provisión de bienes públicos, seguridad, educación, salud y ese Estado es más grande que el actual. No se trata solamente de racionalizar el gasto y optimizarlo, hacia el futuro hay que pensar en aumentar las fuentes de ingresos.

¿El déficit no se ha magnificado por la decisión del gobierno de venderle dólares a grupos privilegiados a la tasa irreal de 10 bolívares?

En buena parte el déficit de Pdvsa se explica por eso, porque Pdvsa está forzada a regalar esos dólares que genera a la tasa de 10 bolívares. Pero la tasa de cambio habla de cómo repartimos los dólares que tenemos, pero la realidad es que tenemos pocos dólares por la caída de las exportaciones, el descenso del precio del petróleo y los pagos de deuda externa. Si hubiese una fuente de financiamiento importante como el BID, Banco Mundial, el FMI y otros países se podría unificar el tipo de cambio.

Al final parece que para salir de este túnel el país tiene que aprender lo que es cosa sabida en la gran mayoría de los países desde hace bastante tiempo.

Habrá que hacer las cosas que el resto del mundo aprendió: mantener la independencia del Banco Central y evitar que financie el déficit de las empresas públicas, ordenar las cuentas fiscales, acabar con la enorme ineficiencia con la que el gobierno hace política social, crear un esquema de subsidios directos y progresivos, pero nada de esto funciona si no se reactiva la economía. Y eso requiere resolver el problema del flujo de divisas.

Anuncios

¿Negocio o no negocio? ¿Política o economía?

NEGOCIACIÓN POLÍTICA

POR Luis Vicente León

Fotografía de Erika Santelices / AFP

 2017-12-10 18_21_46-
10/12/2017

Hemos hablado sobre la negociación política desde la perspectiva de lo que busca la oposición: reinstitucionalizar al país y se reestablecer la democracia. Lo que necesita para lograrlo es otra historia. Tendría que tener algo tan poderoso como para obligar al gobierno a ceder en el rescate de instituciones y derechos que él mismo ha bloqueado para permanecer en el poder.

La palabra clave es poder de negociación. Esto es lo que uno tiene en la mano para presionar o estimular al otro a entregar lo que uno quiere o necesita. Estoy hablando del hecho concreto de que eso que es propio y se necesita, no está en sus manos sino en las del otro, y para conseguirlo o se lo arrebata (y quien diga que esa es la vía tiene que indicar cual es la relación de fuerzas en términos de armas, recursos, organización de choque, control de masas, líderes y disposición a morir y matar para lograrlo) o negocia para que se lo entreguen. Uno tendrá que dar algo suyo a cambio y garantizarle al adversario su futuro en paz. Es así de simple, nos guste o no.

En las primeras de cambio, la oposición intentó presionar al gobierno a entregarle un todo o nada. Obviamente falló, pues el otro, siendo más fuerte (hablo de fuerza bruta), estaba dispuesto a defenderse como fuera, sin límites. Ahora, más madura, la oposición intenta un proceso de negociación, con expectativas más limitadas, debilitada por sus derrotas previas, la fractura de sus miembros y la ausencia de interlocutores sólidos, pero remozada por el endoso de credibilidad de un grupo de profesionales respetados que han ofrecido ayudarla, asumiendo riesgos personales relevantes (el equipo asesor de la MUD a quien envío todos mis respetos y solidaridad) y el importantísimo poder derivado de la presión internacional.

Entonces, ¿vamos hacia el mismo resultado o hay opciones nuevas? La respuesta depende de cuál es el objetivo que se plantee ahora. Si el éxito se mide en función de la capacidad de la oposición de lograr la salida de Maduro en breve, la respuesta es fácil: eso no va a pasar y el resultado será igual. Si en cambio, el objetivo es abrir espacios, liberar presos políticos, provocar un ajuste económico y caminar unos pasos hacia la reinstitucionalización, entonces los resultados podrían ser mejores que en el pasado.

Luce evidente que el gobierno está en la mesa porque necesita resolver los inmensos problemas económicos que lo agobian. Frente a una hiperinflación inevitable y sanciones que le restan margen de maniobra, podría estar dispuesto a entregar algunas cosas, pero es claro que nunca su cabeza. La probabilidad de llegar a acuerdos económicos es muy superior a la de obtener acuerdos políticos. El gobierno pudiera ceder para refinanciarse e incluso podría estar dispuesto a negociar algunos elementos de apertura económica para enfrentar la crisis, entre otras cosas porque esas medidas serán inevitables para él en el futuro y esta negociación podría incluso darle una excusa para aplicarlas y compartir los costos políticos del ajuste. Algunos podrían pensar que es mejor no darle esa plataforma y jugar a que explote. El problema es que la historia indica que los gobiernos no explotan linealmente por la crisis económica. El primer afectado es el pueblo y luego presiona al gobierno a asumir cambios, antes que cambiar de gobierno. Pero ese cambio económico en el gobierno, sin una vía de canalización de energías, como una negociación, lo lleva a endurecerse aún más en materia política y a hacer de la represión su vía natural de preservación del poder. No me cabe la menor duda que frente a estas circunstancias, la mejor opción es una negociación, por antipática e injusta que resulte.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR

Superintendencia de la Criptomoneda regirá el petro, anunció Maduro

 

El presidente Nicolás Maduro anunció este viernes 8 de diciembre la creación de la Superintendencia de la Criptomoneda y nombró al constituyente Carlos Vargas como presidente de este órgano que se encargará de regir la nueva moneda digital del país caribeño, el petro.

“Yo quiero anunciar que he firmado el decreto para la creación de la Superintendencia de la Criptomoneda venezolana y su relación con el mundo”, dijo Maduro en cadena de radio y televisión, tras señalar que el próximo año será de “recuperación definitiva de la economía“.

La creación de la criptomoneda venezolana fue anunciada el pasado domingo por el mandatario nacional, quien explicó que estará respaldada “en reservas de riqueza venezolana, de oropetróleogas y diamante“.

Durante el acto de hoy y al designar a Vargas -integrante de la Asamblea Nacional Constituyente– como presidente de esta superintendencia, el Jefe de Estado indicó que el joven constituyente fue un dirigente de la oposición venezolana que durante este año decidió unirse a las filas del chavismo.

El ahora presidente de la Superitendencia de la Criptomoneda venezolana agradeció a Maduro el nombramiento e indicó que el lunes se instalará el Observatorio del “blockchain” o cadena de bloques en Venezuela, para el diseño del petro.

“Por primera vez, los venezolanos a partir de la emisión de esta moneda vamos a poder adquirir de manera tangible un poquito de petróleo (…) A través de esta moneda, los venezolanos tendremos un activo refugio que evidentemente impactará de manera positiva para combatir al dólar especulativo“, dijo Vargas.

Según explicó Maduro el pasado domingo, el observatorio del “blockchain” estará adscrito al Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, y será “la base institucional, política y jurídica para la criptomoneda venezolana“.

El líder de la Revolución Bolivariana lanzó la idea del petro para sortear las sanciones financieras impuestas en agosto por Estados Unidos contra el Gobierno, unas medidas que han dificultado más el ya complicado acceso a financiamiento internacional para la administración de Maduro.

Con información de EFE

Foto: Prensa Presidencial

Reservas internacionales caen a US$ 9.729 millones

diciembre 9, 2017 7:11 am
Las reservas internacionales netas de la república al 07 de diciembre, registran un saldo de US$ 9.726 millones, lo que refleja una baja de US$ 41 millones en relación con el saldo de la semana anterior que se ubicó en US$ 9.767 millones.

En efecto, la evolución de las reservas internacionales baja por segunda semana consecutiva, y siguen aún por debajo del nivel de los US$ 10.000 millones de dólares, por lo que las autoridades del instituto emisor se mantienen, en alerta permanente ante la evolución inestable de esta variable, cuya tendencia inestable se mantiene.

El portal web del Banco, Central de Venezuela (BCV) revela que el Fondo de Estabilización Macroeconómica (FEM), se mantiene en US$ 3,0 millones, por cuanto no ha vuelto a recibir en los últimos tres años, aportes por parte del Estado venezolano.

Con este comportamiento al alza, el saldo de las reservas internacionales de la República, para el período analizado, se ubican en US$ 9.729 millones, manteniéndose las reservas operativas en niveles cada vez más inquietantes.

El Impulso

Juan Bautista Salas

 

S&P declara a Venezuela nuevamente en default por incumplir pago de dos bonos

Venezuela fue declarada nuevamente en default este viernes por la agencia calificadora S&P Global Ratings, por no haber desembolsado 183 millones de dólares para el pago de dos bonos de deuda. “Venezuela incumplió el pago de 183 millones de dólares para los cupones de sus bonos globales con vencimientos en 2023 y 2028 dentro del período de gracia de 30 días”, dijo S&P, que confirmó el estado de default parcial de deuda de la nación petrolera.

S&P advirtió en su nota que Venezuela “podría de nuevo incumplir un pago en sus obligaciones de deuda” en los próximos tres meses. Por los bonos 2023 y 2028, cuyos intereses vencían el jueves, Venezuela debía desembolsar 90 y 92,5 millones de dólares respectivamente.

La petrolera estatal PDVSA, declarada también en default parcial por agencias calificadoras y un grupo de acreedores, aseguró este viernes en Twitter que inició el pago de 233 millones de dólares de intereses de bonos, cuyo período de gracia vence el próximo lunes.

“Ratificamos la solvencia y solidez de nuestra industria petrolera”, subrayó Petróleos de Venezuela, cuyos títulos representan 30% de la deuda externa del país, estimada en unos 150.000 millones de dólares que el presidente Nicolás Maduro busca refinanciar.

El gobierno venezolano no ha informado sobre el pago de 237 millones de dólares que debía realizar el pasado martes por rendimientos de sus bonos soberanos 2025 y 2026. Aduciendo el impago de esos intereses, S&P ya había declarado al país en default.

S&P y la también calificadora de riesgo Fitch declararon en los últimos días a Venezuela y a PDVSA en default parcial, por retrasos con varios pagos de capital e intereses de la deuda soberana y de la compañía.

PDVSA, que aporta 96% de las divisas del país, fue declarada el 16 de noviembre en default por la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA) -que reúne a acreedores-, por tres retrasos en sus pagos. El país con las mayores reservas petroleras del mundo debe pagar en lo que resta del año varios cientos de millones de dólares de deuda soberana y de PDVSA, y unos 8.000 millones en 2018.

AFP

S&P dice que crisis en Venezuela amenaza nota crediticia de Citgo

La agencia de calificación explicó que, a pesar de que la situación de Pdvsa se evalúa aparte, hay incertidumbre sobre el rendimiento de Citgo

1505421492568

Citgo

AFP

Citgo se dedica a la refinación de crudo. Además posee estaciones de gasolina en EE UU

Por AFP
El agravamiento de la crisis financiera y social en Venezuela amenaza la nota crediticia de Citgo, la petrolera venezolana con sede en Estados Unidos, dijo este jueves la agencia de calificación financiera S&P Global Ratings

Dagong Global Credit Rating Venezuela – Agencia de Riesgo en China vaticina empeoramiento de la crisis económica.

Tras los incumplimientos de pago del gobierno venezolano y la petrolera estatal Pdvsa, S&P puso a Citgo Holdings y Citgo Petroleum en la categoría “Vigilancia de crédito con implicaciones en desarrollo”.

Esto indica que la calificación probablemente cambie en los próximos 90 días.

Aunque la deuda de Citgo se califica por separado de la de su empresa matriz, S&P señaló una mayor incertidumbre con respecto a la separación entre Citgo y Pdvsa.

Y dijo que, si bien es posible que la situación se desarrolle favorablemente hacia una calificación de deuda “B-” para Citgo, es algo más probable que sea negativa que positiva.

Las agencias de calificación de riesgo global ya habían declarado que Venezuela y la petrolera estatal Pdvsa se encontraban en “default selectivo” debido a los pagos atrasados en múltiples emisiones de bonos.

Pdvsa es la principal fuente de ingresos para Venezuela, un país rico en petróleo pero pobre en efectivo.

A pesar de tener las mayores reservas de petróleo del mundo, el país enfrenta una deuda estimada de 150.000 millones de dólares y una crisis humanitaria que empeora por la escasez de alimentos y medicinas.

S&P advirtió el mes pasado sobre una posibilidad de uno en dos de que Venezuela pueda volver a incumplir pagos en los próximos tres meses.

El país cuenta con solo 9.700 millones de dólares en reservas y necesita pagar al menos 1.470 millones en intereses por varios bonos antes de fin de año, y otros 8.000 millones en 2018.

S&P destacó la purga anticorrupción del presidente venezolano, Nicolás Maduro, quien el mes pasado ordenó el arresto de seis ejecutivos de Citgo, incluido el director general interino, que se encontraban en Venezuela para asistir a reuniones en Pdvsa.

Esas acciones podrían amenazar la separación entre Citgo y Pdvsa” e impactar la calificación de la empresa con sede en Estados Unidos, consideró S&P.

Sin embargo, la agencia también señaló que dada la necesidad inmediata de efectivo en Venezuela, existe la posibilidad de que Pdvsa busque vender Citgo, lo cual mejoraría su nota.

23,7 millones de dólares exige una petrolera China a Pdvsa por incumplimiento de pagos

 

La empresa Sinopec demandó a la estatal petrolera venezolana en una corte estadounidense

Los escándalos en Pdvsa no cesan, desde corrupción hasta incumplimientos de pagos, por esto último la empresa Sinopec USA, conglomerado de petróleo y gas chino, que demandó a la estatal petrolera venezolana Pdvsa, ante una corte estadounidense alegando que no recibió el pago total de una orden de barras de acero, según lo publicado por la agencia de noticias  Reuters.

La demanda

En la demanda la empresa china exige 23,7 millones de dólares  a Pdvsa  por incumplimiento de contrato y conspiración para defraudar.

En su demanda, ingresada en la Corte de Distrito de Houston el 27 de noviembre, Sinopec dijo que PDVSA pagó la mitad de una orden de compra del 2012 por 45.000 toneladas de barras de acero, que es utilizado en plataformas petroleras, realizada por su filial Bariven.

Enfriamiento de las relaciones 

Según Mark Weidemaier profesor derecho de la Universidad de Carolina del Norte y experto en disputa sobre deuda internacional, tras esta acción legal de la petrolera China se infiere que “la paciencia se está volviendo muy escasa en este momento”, lo que apunta a un “enfriamiento en las relaciones chino-venezolanas”.

Cabe acotar que China ha servido como uno de los principales patrocinantes de Venezuela, que ahora busca reestructuar unos 60.000 millones de dólares de deuda externa.

Pero ahora el gigante asiático viene reduciendo su crédito a Venezuela en los últimos 22 meses ante retrasos y dificultades en emprendimientos conjuntos.

(Con información de Reuters)

  • Ysabel Fernández
    07/12/2017 – 12:06PM

AN: Inflación acumulada en 2017 es de 1.369%

El diputado a la Asamblea Nacional, Ángel Alvarado, ofreció un balance del indicador hasta noviembre de este año

1507234771877

Inflación Venezuela
Por EL NACIONAL WEB
Ángel Alvarado, diputado a la Asamblea Nacional (AN), aseguró que la inflación para el mes de noviembre se situó en 56,7%, mientras que la inflación acumulada en los 11 meses de 2017 se ubicó en 1.369%.

El Parlamento calcula que para el cierre del año la inflación podría situarse entre 2.000% y 2.100%.

Alvarado señaló que la caída de la producción en Venezuela y el incremento de la masa monetaria por parte del Banco Central de Venezuela (BCV) para financiar a las empresas del Estado como Petróleos de Venezuela (Pdvsa) son la razón principal del incrementó de la inflación.

Destacó que esta situación trae como consecuencia el empobrecimiento acelerado del pueblo de Venezuela y el alza de los precios.

¡UNA RAYA MAS PA’L TIGRE! Estatal petrolera china demanda a Pdvsa en tribunal estadounidense

DolarToday / Dec 6, 2017 @ 9:00 pm

¡UNA RAYA MAS PA’L TIGRE! Estatal petrolera china demanda a Pdvsa en tribunal estadounidense

Una de las mayores petroleras estatales de China, Sinopec, está demandando a Pdvsa en un tribunal estadounidense, en una señal de que la paciencia de Pekín por las deudas impagas se está agotando a medida que la nación caribeña se hunde más en el caos económico y social.

Jonathan Wheatley / Financial Times / lapatilla.com

La demanda sería por 23,7 millones de dólares más daños punitivos por un contrato de mayo de 2012 para suministrar varillas de acero por un monto de 43,5 millones de dólares, la mitad de los cuales sigue sin pagar, según documentos judiciales vistos por Financial Times.

“Las promesas de pago de Pdvsa han sido vacías en todo momento”, indicó Sinopec en su demanda.

El monto en disputa es pequeño pero revela un colapso en las relaciones de un orden mucho mayor. Sinopec acordó en septiembre de 2013 invertir 14 billones de dólares en un yacimiento petrolífero venezolano, según informó Rafael Ramírez, ministro de Petróleo de Venezuela en ese momento.

Sinopec formó parte de las inversionistas y los prestamistas chinos que sumaron más de 62 mil millones de dólares a la nación rica en petróleo, Venezuela, entre 2007 y 2016, según la base de datos de financiamiento entre China y América Latina del Inter-American Dialogue, un grupo de expertos. Pero Caracas ha tenido problemas para pagar sus deudas ya que el precio del petróleo ha caído desde su máximo de 2014 y la producción en Pdvsa ha disminuido.

Duro lenguaje… “han perdido la fe”

El lenguaje de la demanda de Sinopec, presentada el 27 de noviembre en un tribunal de distrito de los Estados Unidos en Houston, Texas, revela cuán mal se han deteriorado las relaciones.

Sinopec acusa a Pdvsa de utilizar “un caparazón descapitalizado con el único propósito de evitar que Sinopec tenga un remedio” y dice que su conducta “constituía tergiversaciones intencionales, engaño y ocultación de hechos materiales” que involucraban “engaño deliberado” y una conspiración coordinada entre varias unidades de PDVSA.

“Esto es cuando sabemos que China no va a rescatar a estos tipos”, dijo Russ Dallen, del banco de inversión Caracas Capital, quien sigue de cerca a Venezuela y quien primero reveló los documentos judiciales a sus clientes.

Los abogados de Sinopec declinaron hacer comentarios. Pdvsa no pudo ser contactado.

Pdvsa y el gobierno de Caracas han sido declarados en default varias veces por las agencias calificadoras desde mediados del mes pasado luego de que comenzaron a perder las fechas de los pagos de sus bonos internacionales.

Dallen dijo que la demanda de Sinopec se le suma a la evidencia que sugiere que China ya no estaba dispuesta a extender el crédito a Venezuela, y que su cambio de actitud había inclinado a Caracas y Pdvsa a la cesación de pagos.

El año pasado, Pekín acordó renegociar sus préstamos a Venezuela, ayudándola a mantener los pagos a los tenedores de bonos. Esta ha sido una prioridad para Caracas, ya que temía que el caos provocado por el incumplimiento derribaría al gobierno.

Pero ha tenido problemas para mantener sus reembolsos a Pekín, que lo hace en forma de petróleo. Los estados financieros de PDVSA muestran que envió un promedio de 505,000 barriles de petróleo por día a China el año pasado, por un valor total de 5.8 billones de dólares, una fuerte caída considerando que disminuyeron de 8.3 billones en 2015 y 14.4 billones en 2014.

Los analistas dicen que estos valores son exagerados ya que le dan un precio al petróleo antes del descuento que China ha negociado, que se cree que es alrededor del 35 por ciento del valor informado por Pdvsa.

“China ha dejado de renovar las deudas de Venezuela”, dijo el Sr. Dallen. “Han perdido la fe”.

El único acreedor externo que aparentemente está dispuesto a apoyar a Caracas es Rusia. El mes pasado, justo cuando Caracas declaraba incumplimiento, acordó reestructurar 3.15 billones de deuda venezolana.

En una señal más de la participación de Rusia, Dallen dijo que uno de sus clientes había recibido un pago de bonos a través de un banco ruso.

La criptomoneda “Petro” de Maduro hereda la falta de credibilidad del gobierno

Las criptomonedas requieren de confianza, reglas claras y un trato igualitario de todos los involucrados, según afirman expertos.

0
26

El plan de Venezuela de crear una criptomoneda respaldada por petróleo enfrenta los mismos problemas de credibilidad que persiguen al gobernante partido socialista en los mercados financieros y es poco probable que le vaya mejor que al país miembro de la OPEP, dijeron inversionistas y expertos técnicos.

El presidente Nicolás Maduro presentó el domingo una moneda virtual, el “Petro”, respaldada por las reservas de crudo más grandes del planeta, en medio de una aguda crisis económica que ha recrudecido tras las sanciones de Estados Unidos que limitan la capacidad de Venezuela de levantar préstamos en los mercados internacionales.

Las criptomonedas requieren de confianza, reglas claras y un trato igualitario de todos los involucrados, dijeron tres expertos. Pero, agregaron que Venezuela es ampliamente vista como un país que viola los derechos básicos de propiedad y mal administrador de sus ingresos. según análisis de la agencia  Reuters publicado en La Patilla.   

Sin esa confianza, el “Petro” no acudaría a Venezuela a recaudar fondos, ni a evitar sanciones impuestas por el Gobierno del presidente de Estados Unidos Donald Trump.

“Si algún Gobierno está dispuesto a establecer un justo conjunto de reglas para una criptomoneda, sería algo grandioso”, dijo Sean Walsh, de Redwood City Ventures, una firma de inversión en blockchain y bitcoins.

“Pero si una administración tiene un historial de trato injusto hacia la población, entonces usar una palabra de moda como ‘criptomoneda’ no va a cambiar ese conducta”, añadió.

El Ministerio de Comunicación no respondió a Reuters una solicitud de comentarios.

Bitcoin, la criptomoneda más popular del mundo, se ha disparado en las últimas semanas a casi 12.000 dólares, en lo que sus detractores califican como una evidencia de una burbuja, pero los partidarios insisten en que es el comienzo de un nuevo sistema monetario que no depende de los bancos centrales.

La inflación de Venezuela está previsto que supere el 1.000 por ciento este año, impulsada por una expansión desenfrenada de la oferta monetaria y un sistema de control de cambio que los críticos dicen que brinda un trato favorable a funcionarios y empresarios bien conectados a expensas del ciudadano común.

¿CONFÍAN EN VENEZUELA?

Bajo un régimen de control de cambio que ya lleva 15 años, las empresas estatales reciben dólares para importar alimentos y medicinas a una tasa de 10 bolívares por dólar, mientras que el sector privado paga actualmente más de 108.000 bolívares por cada dólar en el mercado paralelo. La moneda local en el mercado negro se ha depreciado más del 99 por ciento durante el Gobierno de Maduro.

Los alimentos básicos y los medicamentos están cada vez más fuera del alcance de la mayoría de los ciudadanos, lo que ha disparado los índices de desnutrición y enfermedades. Maduro dice que el país es víctima de una “guerra económica” liderada por adversarios políticos con el apoyo de Washington.

El mandatario no ha ofrecido más detalles de las reglas básicas para operar la moneda digital, incluido los derechos que tendrían los operadores sobre las reservas de petróleo.

“El hecho de que el valor del bolívar se haya desplomado muestra que la gente tiene muy poca fe en Venezuela”, dijo Yazan Barghuthi de Jibrel Network, una firma de desarrollo del blockchain. “Un activo tokenizado seguirá teniendo el mismo problema. ¿Confiamos en la institución que respalda esto para cumplir las promesas que representa este token?”.

Las sanciones de Estados Unidos, en respuesta a las acusaciones de violaciones de derechos humanos y el menoscabo de la democracia, han bloqueado efectivamente al país de emitir nueva deuda y han hecho que los bancos mundiales se muestren cada vez más cautos en trabajar con Venezuela.

Pero es improbable que Venezuela encuentre empresas extranjeras dispuestas a aceptar pagos de alimentos o medicinas en “Petros” y tiene pocas posibilidades de convencer a los acreedores para que acepten pagos de sus bonos con la moneda virtual en vez de dólares, dijeron los expertos.

“Dado que no existe un sistema judicial estable en Venezuela, nadie confiará en nada que el Gobierno afirme esté respaldado por activos de ningún tipo”, escribió en un correo electrónico Marshall Swatt, fundador de cambios de bitcoin Coinsetter. “Incluso si la tecnología fuera adecuada e impidiera la intromisión del Gobierno, está muerto a su llegada”.

Maduro ratificó el martes que la criptomoneda tendrá soporte en la riqueza petrolera, especialmente de la Faja Petrolífera del Orinoco.

“Vamos a entregar esa parte de la Faja como soporte de riqueza material para la emisión de los certificados financieros que le van a dar el poder a la criptomoneda venezolana el ‘Petro’”, explicó en un acto televisado desde el estado Bolívar.

Brian Ellsworth / Reuters