Fernando Mires – LA PROPUESTA DE LENÍN MORENO (notas)

el junio 07, 2018

07.06.2018

Todavía no es un plan, ni siquiera un proyecto. Preferible, por ahora, llamarla solo propuesta. Una propuesta constructiva, ausente de declamaciones retóricas, gestos simbólicos y frases para el mármol que no sirven para nada.

La propuesta del presidente ecuatoriano Lenín Moreno -a quien nadie podría acusar de pertenecer a la extrema derecha- parte del principio de realidad. Venezuela se encuentra sumida en una profunda crisis económica, política e incluso moral. Esa crisis ha sido inducida por un régimen cuyo único objetivo es perpetuarse en el poder, sin legitimidad y escasa legalidad, una degeneración de lo que fue originariamente el chavismo de Chávez a quien incluso sus detractores jamás negaron su legitimidad de origen, su indiscutible apoyo popular y un liderazgo ejercido más allá de las fronteras. De eso hoy no queda nada. Hoy el tema predominante es como salir de la profunda crisis del modo más democrático y pacífico posible, usando las armas de la política y no la política de las armas. Ese es el nudo de la propuesta de Lenín Moreno.

La propuesta de Lenín Moreno dice:  “El último proceso electoral, con la denuncia de ‘puntos rojos’, de falta de observación internacional, de escasa participación y ausencia de garantías para la oposición, nos llama a proponer una salida democrática a la crisis que vive Venezuela”. En ese punto Moreno recoge y hace suya la denuncia de la MUD y/o Frente Amplio y la impugnación que impulsa internacionalmente quien fuera único candidato opositor, Henri Falcón.

La propuesta de Lenín Moreno no es una ocurrencia de última hora. Ha sido discutida con gobernantes de países que se abstuvieron o votaron en contra del régimen venezolano en la OEA.  Incluso, durante las discusiones que tuvieron lugar en la OEA, Moreno conversó telefónicamente sobre ese mismo tema con el vicepresidente norteamericano Michael Pence. El próximo viaje de Pence a América Latina será a Brasil y -eso es muy importante-  a Ecuador.

La propuesta de Lenín Moreno parte de la idea de que la acción internacional solo puede ser fructífera sobre la base del principio de soberanía popular ejercida por la ciudadanía venezolana, elevada a la calidad de primer actor político. La alternativa que ofrece contiene una vía doble. Al régimen le ofrece la posibilidad de su legitimación a través de los votos. A la oposición le ofrece la posibilidad de reinsertarse en la ruta electoral, la única que conoce, la única en la que sabe transitar y la única en donde puede ganar. Es por eso que la propuesta de Moreno ha sido saludada como positiva por personas que hasta ayer se encontraban en frentes opuestos dentro de la oposición.  Así, según Julio Borges: “Ecuador dice que como solución propone una especie de referendo con todas las garantías internacionales para que los venezolanos decidamos si queremos hacer nuevas elecciones o no. A mí me parece que es una posición válida y que incluso la Asamblea Nacional podría promover esta propuesta (Diario El Comercio, Perú)  Y según Henri Falcón:  “La propuesta de Ecuador ofrece una ruta democrática para el cambio político; abre la oportunidad de demostrar al mundo que, a través de un proceso que cumpla con las exigencias, entre ellas la observación internacional, que el pueblo no quiere a Maduro” (Twitter, 6.06) La coincidencia entre ambas opiniones es total.

La propuesta de Lenín Moreno está en condiciones de reunificar a la oposición en torno a la vía elegida por la propia MUD: pacífica, electoral, democrática y electoral.  Fuera de esa vía nunca podrá haber unidad. Pues la unidad por la unidad no existe. O es gubernamental, o es militar, o es electoral. Sin participación electoral, masiva y conjunta, nunca habrá unidad. Por esa misma razón, la unidad nunca podrá ser total. Siempre habrá grupos extremistas opuestos a todo diálogo, a toda elección, a toda vía democrática. No habrá, por consiguiente, plena unidad sin pasar por procesos de ruptura con ellos. Y con eso hay que contar.

La propuesta de Lenín Moreno, al ser planteada tanto al régimen como a la oposición, es también una propuesta de diálogo. Eso significa que temas como el del sujeto arbitral, el del sujeto convocador, el de la observación internacional, y muchos otros que llevaron al fracaso de Santo Domingo, deberán ser reactualizados por ambas partes.

La propuesta de Lenín Moreno peligra mucho más por el lado del régimen que por el lado de la oposición.  El riesgo de que el evento plebiscitario no tenga lugar es por cierto muy grande. Pero, aún así, debe ser considerado por la oposición no solo como un medio sino como un fin en sí: Un fin que puede llevar a la reunificación opositora, un fin que podrá suturar el quiebre de la vía electoral, un fin que reactiva la lucha política en todas sus dimensiones, y no por último, un fin que hace aparecer un sujeto y un interlocutor a los países democráticos agrupados en la OEA: Una ciudadanía políticamente organizada.  Pues si países como el mismo Ecuador se abstuvieron, no fue por simpatías a Maduro, sino por la ausencia de una entidad opositora masiva y actuante con la cual conectar.

La propuesta de Lenín Moreno es, por lo demás, la única propuesta existente y real que conocemos hasta el momento. Está sin duda sujeta a modificaciones y revisiones. Pero ofrece una salida, tanto a un régimen que lleva a su país al abismo, tanto a una población que, unificada, puede convertirse en pueblo y, mediante el ejercicio del voto, en ciudadanía política.

Anuncios

Lester Toledo: Votos o huevos

thumbnaillestertoledo

A punta de huevos los ciudadanos de San Félix en el estado Bolívar sacaron de sus tierras a Nicolás Maduro, se trata del segundo episodio bochornoso que el dictador sufre en medio de un país que reclama cambio, que está harto de la situación, que se resiste a morir de mengua, y que halló en los huevos y en la basura lanzada, una solución, un desahogo a sus justos reclamos.

Por Lester Toledo / @LesterToledo

Él quiso darse un baño de pueblo y lo que recibió fue un balde de agua fría que lo confrontó con la realidad, una verdad que le grita que la gran mayoría de los ciudadanos ni lo quiere ni lo respeta, un pueblo saturado de hartazgo ante un régimen que se empeña en negar la crisis, de impotencia ante lo que estamos viviendo, de incertidumbre por lo que pueda o no pueda pasar, de rabia por no conseguir ni comida ni medicinas, ese que llevo a un grupo de venezolanos a romper el anillo de seguridad y emprenderla en contra del sujeto.

Una recomendación al mandatario abochornado, que de persistir en su empeño de monopolizar los poderes, de continuar masacrando al pueblo y violar sistemáticamente sus derechos humanos, irremediablemente, en cada participación pública correrá el riesgo de recibir este tipo de “baño de pueblo”.

Esos huevos y esa basura representan el desprecio hacia el dictador, es una manera de decirle a Maduro que por sus actuaciones ha quedado deslegitimado.

Nosotros, le proponemos una salida menos bochornosa que los huevos, le proponemos la salida del voto, que acepte que el pueblo no lo quiere y que liberen, de una buena vez, el derecho de todos los venezolanos a elegir por su futuro.

Las manifestaciones de calle se mantendrán al igual que la agenda internacional de denuncia, muy a pesar de los intentos fracasados del régimen de distraernos de nuestro foco, que es: Elecciones generales para este año, destitución de los magistrados que incurrieron en delito, rescate de la autonomía de los poderes, libertad de todos los presos políticos, cese a la persecución de la disidencia y apertura del canal humanitario.

Nadie dijo que lograr este cometido sería fácil ni rápido, es una lucha de persistencia y foco, basados en la resistencia no violenta.
San Félix habló, como en su momento habló el pueblo neoespartano de Santa Rosa, y de no satisfacer las demandas de los venezolanos, nuestro territorio se llenará de muchos San Félix y Santa Rosa, espantando con huevos, mangos y lo que se encuentren en la mano a un patético dictador.

Nosotros ya lo hemos dicho, no queremos golpes, queremos elecciones, como la única alterativa viable para aplacar a este gigante que ha despertado en el pueblo venezolano, que se llama cambio.

Así que Nicolás te toca decidir, huevos o votos.

@LesterToledo

Opinión – LaPatilla.com

Constituyente fraudulenta y enferma

Jaimito C Comico hour ago Nacionales

TwitterFacebookFacebook LikeSMSWhatsAppLineWordpress BlogGoogle+SumoMe

Constituyente fraudulenta y enferma

LA OPINIÓN DE María Yanes @mariayanesh

Días decisivos están por venir, los venezolanos nos enfrentamos a la mayor estafa y engaño en toda nuestra historia republicana y no es otra cosa que la imposición prácticamente a la fuerza de una asamblea nacional constituyente (ANC), la cual, en caso de llegar a consolidarse, cambiaría la vida de una manera radical de todos los ciudadanos que llevamos en nuestro espíritu los principios de democracia y libertad, los cuales lamentablemente han sido drásticamente disminuidos desde que este nefasto régimen se instauró en el poder.

En primer término, la connotación de fraudulenta es muy evidente. La Constitución vigente de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) manifiesta de manera clara y precisa en su Art. 347: “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario”, es decir, los únicos que pueden convocarla con el objeto de transformar la estructura jurídica del Estado y a su vez crear o redactar otra constitución son todos los ciudadanos venezolanos debidamente inscritos en el registro electoral. Si bien el Ejecutivo puede expresar la iniciativa de esta convocatoria, la decisión de que se lleve a cabo le corresponde al pueblo mediante un referéndum consultivo. Según lo que resulte de dicho referéndum, se procedería o no a la elección de los postulados para la integración de dicha asamblea. No obstante, hemos visto con estupor y asombro la manera inescrupulosa como el régimen y los poderes sumisos al mismo han obviado por completo este mandato constitucional por lo que a todas luces esta constituyente es totalmente ilegítima.

En otro orden de ideas, la connotación de ser una constituyente enferma en su origen no solo es referido a la enfermedad relacionada con la obsesión de poder y control sobre la población, de características claramente dictatoriales por quienes la convocan, sino que a su vez será multiplicadora de todas estas enfermedades que están acechando a todos los venezolanos y que han escapado del control sanitario por la total ineficiencia de un “gobierno” durante 18 años, por lo cual redundará en la profundización de la crisis de salud.

En relación con esto último, es obvio que el Estado Venezolano será totalmente centralizado, todo lo contrario de lo que estipula la Constitución vigente, de por sí ya se estaba comportando como tal con los resultados por todos conocidos. Esto influirá de manera más alarmante en el manejo de los recursos destinados a la salud, será mucho más complejo el acceso a medicamentos e insumos, eliminando de manera “legal” el manejo de dichos recursos por las competencias relacionadas con las gobernaciones, alcaldías, municipios y, por supuesto, alejando o quitándoles a los ciudadanos las decisiones sobre la salud, es decir, lo que contempla el Art. 84 de la CRBV: “El Estado creará un sistema de salud descentralizado, participativo, intersectorial, regido por principios de gratuidad”, entre otras cosas, pues dicho artículo se lo llevarán también por delante.

El ministro de Salud manifestó: “La gratuidad en la salud será protegida por la ANC”. Parece que el ministro no sabe que actualmente los pacientes tienen que llevar más de 60% de los insumos que necesitan para ser atendidos en un centro de salud público, y los exámenes de diagnóstico en su mayoría se los tienen que hacer en un centro privado. Esto representa una total contradicción con el principio de gratuidad. Por otro lado, también serán constitucionalizadas las grandes misiones como lo manifestó el Poder Ejecutivo, por supuesto no se escapa Barrio Adentro, la cual es manejada en su totalidad por la misión cubana, por lo que se “legalizará” la ocupación cubana, por lo menos en la salud. No es de extrañar que en otros aspectos también. Conocemos del gran fracaso de Barrio Adentro, sobre todo en la atención primaria de salud. De paso las estadísticas de esta misión, las cuales son manejadas también por la misión cubana, son alejadas totalmente de la realidad y revestidas de un gran secreto en el proceso de cuantificación de las mismas. También con la constituyente. ¿Será oficializada la omisión indefinida de los boletines epidemiológicos? Es probable.

Para concluir, todo hace pensar que la ANC establece un pronóstico sombrío y de riesgos para la salud en Venezuela. Esta estafa que quieren imponer no es ni será la panacea en la solución de la grave crisis humanitaria que vivimos todos los venezolanos. ¿Es que acaso se puede esperar algo bueno de una constituyente fraudulenta y enferma?

EL NACIONAL WEB