Categoría: Salud

El chorro de la ballena le destrozó el riñón y la vesícula a un joven de 20 años

01062017 Manuel Melo Andrea Hernandez/EL ESTIMULO

04/06/2017

|

FOTOGRAFÍA: ANDREA HERNÁNDEZ @ANDRERNANDEZ/EL ESTIMULO

MARÍA EMILIA JORGE M.

@EmiliaJM

BALLENA | CRISIS EN VENEZUELA | CRISIS HUMANITARIA | GUARDIA NACIONAL BOLIVARIANA | MANUEL MELO BEROES | PROTESTAS 2017 | REPRESIÓN | RIÑÓN |

Directo al cuerpo. Las denuncias de que la Guardia Nacional Bolivariana usa armas no letales para atacar a los manifestantes a quemarropa crecen. Primero fueron perdigones, luego bombas lacrimógenas y ahora es un chorro de agua a presión. El incumplimiento de los reglamentos nacionales e internacionales de control de orden público le costaron un riñón y la vesícula a Manuel Melo Beroes.

El primer chorro a presión lo empujó hacia el pavimento. El escudo de madera y el bolso que llevaba saltaron por el aire y no los volvió a ver. El dolor y los gritos de auxilio crecieron conforme se hacía consciente del golpe que había recibido.

El segundo impacto lo sentenció y le destrozó un riñón y la vesícula.

No tenía ni idea del destino de la marcha que intentaba proteger, pero el día en el que Manuel Melo Beroes perdió el órgano, el 22 de mayo, la oposición venezolana protestaba contra la escasez de medicamentos.

La crisis humanitaria, ahora, le da la tercera estocada.

Manuel es un joven de 20 años que tiene una esposa y una hija de 1 año, con las que no puede vivir pues no tiene las posibilidades económicas. Su nevera está vacía y en su casa su mamá, su hermano menor y su padrastro reducen la cantidad de comidas que consumen al día para rendir el dinero. Por eso salió a protestar desde abril.

01062017 Manuel Melo Andrea Hernandez/EL ESTIMULO

Vive en el corazón de Quinta Crespo, zona tradicionalmente chavista, ubicada en el oeste de Caracas. “He participado en la resistencia en El Paraíso, Capuchinos, San Martín. Salgo solo siempre”, cuenta a El Estímulo.

Las protestas en el este de la ciudad se le hacían lejanas y el regreso lo angustiaba pues podían verlo sucio y asociarlo con la oposición.

“Una semana antes fue que decidí ir a una marcha en Altamira. Unas personas nos dieron guantes para que no nos quemáramos con las bombas lacrimógenos, un casco y unos escudos. Como vi que nos ayudaban con cosas que podían ser útiles decidí seguir yendo y ayudar a la resistencia de esa zona”, dice el estudiante de Diseño Gráfico del Instituto Universitario de Tecnología Industrial (Iutirla).

El 22 de mayo, la marcha por la salud partió al mediodía desde Parque Miranda y tenía por destino el Ministerio de Salud, pero al llegar a Chacaíto un piquete de la Guardia Nacional Bolivariana les impidió el paso en la avenida Francisco de Miranda. Los manifestantes optaron, como la mayoría de las veces en los 65 días de protestas, por tomar la autopista Francisco Fajardo, donde los esperaba otro contingente de los organismos de seguridad del Estado.

“Los médicos decidieron hablar con los guardias. Yo no estaba ahí porque no me interesaba hablar con la GNB. Una vez que los médicos regresaron, desde la tanqueta nos leían un artículo de la ley que decía que no podíamos obstruir la autopista”.

Seis tanquetas avanzando y bombas lacrimógenas por doquier no bastaron para replegar la manifestación. La GNB activó la ballena.

“Dos chamos estaban prendiendo una molotov (bomba hecha con una botella y gasolina). Pidieron un escudero y yo me puse delante de ellos para protegerlos. Cuando lanzan la bomba corremos y es cuando el agua me pega la primera vez en el costado izquierdo”, recuerda.

Manuel sintió que el golpe le había sacado todo el aire del cuerpo. Cuando pedía que alguien lo ayudara a levantarse sintió otro impacto que lo arrastró por el piso.

“No podía expandir el tórax. Me gritaban que venía la ballena, que iba a darme otra vez. Trato de correr, pero no puedo y es cuando me alzan y me montan en una moto. Cada vez que caía en un hueco me dolía”.

La misma ballena que lo revolcó a él, tumbó a un médico que segundos antes había abrazado a un funcionario de la GNB en son de paz.

El muchacho fue trasladado a Salud Chacao, un centro asistencial municipal. Casi no podía caminar ni respirar. El dolor no le permitía siquiera enderezar la espalda.

El diagnóstico inicial fue una fractura de costillas, por lo que lo trasladaron al hospital Domingo Luciani. Cinco horas después, en las que estuvo totalmente solo, Manuel fue ingresado al quirófano para drenar la sangre que había llenado su abdomen.

En el pabellón, los médicos descubrieron que el riñón y la vesícula estaban completamente destrozados. El colon y el páncreas también se vieron comprometidos por el impacto.

01062017 Manuel Melo Andrea Hernandez/EL ESTIMULO

“Cuando me dijeron que me los habían quitado no sabía qué pensar ni qué hacer. No había llevado el teléfono a la marcha. Otros pacientes en el hospital llamaban a mi mamá, pero salía apagado”.

Su madre, Milagro Beroes, había ido a La Vega a comprar pan. Como no había harina en las panaderías de la zona, decidió ir hacia El Paraíso. “Había mucha cola. Estuve desde las 2 hasta las 6 de tarde. Me había quedado sin batería en el celular”, dice.

La mujer le había dejado una nota a su hijo. Cuando llegó y vio que el papel seguía en el mismo lugar supo que algo malo ocurría. Manuel estuvo cuatro días hospitalizado.

Una vida diferente

El joven vive en el piso cinco de un edificio en Quinta Crespo. Algunas noches escucha a lo lejos los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes que cada vez más seguido protestas en zonas cercanas. Todavía tiene ganas de “salir a guerrear”.

Sin embargo, ahora a Manuel se le hace difícil incluso estar sentado.

En su cuarto tiene una cama y un corral para cuando su hija lo visita. Mirar a las estrellas que pintó él mismo en sus paredes no le garantiza aislarse de la crisis que lo llevó a las calles: “No me he tomado ni la primera pastilla. Solo me limpio la herida con Povidine y una gasa y ruego que no se me infecte”.

Un informe del Domingo Luciani recoge los medicamentos que le recetaron y que no se encuentran en las farmacias: los antibióticos ciprofloxacina y sultamicilina, ketoprofeno para el dolor y el protector gástrico omeprazol.

También le recomendaron tener una dieta baja en proteínas y rica en carbohidratos. Con suerte, tiene comida dos veces al día. “Ahorita son las 12:00 pm y no voy a comer”.

01062017 Manuel Melo Andrea Hernandez/EL ESTIMULO

Aunque la señora Milagros forma parte del consejo comunal de la zona, la familia no recibe la caja del Clap sino una vez cada mes y medio. “Soy neutra”, dice su madre respecto a su tendencia política. Se unió a la asociación vecinal para intentar poner comida en su mesa.

“Yo lucho por las medicinas, por la comida, por la seguridad. El gobierno ha puesto a Venezuela por el piso. Muchos dicen que salí, di todo y ahora nadie viene a visitarme, ningún dirigente político estuvo pendiente de mí. Pero esto que me pasó puede pasarme en cualquier parte, en un autobús, saliendo de mi casa, y no luchando por Venezuela que es lo que hay que hacer en este momento”, asevera Manuel.

La familia denunció el caso ante la Fiscalía “porque hubo maldad”.

Una semana después del ataque que sufrió, el muchacho tuvo su primer control médico en el Domingo Luciani. “Pasé por Altamira y me bajé en la plaza. Les dije a los que estaban ahí que tuvieran cuidado con la ballena. Les mostré la foto que me tomó mi mamá en el hospital con el tubo, la sonda y el suero”.

Su vida cambió. “El paciente puede vivir perfectamente toda con un solo riñón, pero tendrá que tener un control periódico y estará en minusvalía con respecto al resto de la población por tener un solo riñón. Si llegara a enfermarse el órgano, podría caer insuficiencia renal y necesitar diálisis”, explica el nefrólogo Leoncio Serrano.

Ahora, una cicatriz de 15 centímetros le recuerda a Manuel su sacrificio: “Ya le di lo que tenía que darle al país, mi riñón y mi vesícula. Volvería a ir a una marcha, pero no a la resistencia”.

Costos de medicamentos aumentaron más de 1.000%

  1. Home
  2. Sociedad
  3. Salud

 

La Cámara de la Industria Farmacéutica emitió el pasado 20 de marzo un comunicado en el que advirtió  sobre el retraso en el pago a los proveedores de medicinas en el exterior

1490799907270

Noticia al Dia

Según Cinfar la deuda a los proveedores de medicamentos en el exterior alcanza el 675,8 millones de dólares 

Por EL NACIONAL WEB

29 DE MARZO DE 2017 10:56 AM | ACTUALIZADO EL 29 DE MARZO DE 2017 12:48 PM

En menos de un año los precios de las medicinas en el estado Zulia aumentaron 1.000%, lo que dificulta que los ciudadanos que cobran sueldo mínimo puedan adquirir los medicamentos. En Maracaibo algunas farmacias venden fármacos provenientes de Colombia para disminuir la escasez, reseñó este miércoles el diario Panorama.

“Hay medicinas genéricas que costaban 30 o 40 bolívares y están ingresando a la farmacia entre 2.000 o 2.500 bolívares, como es el caso del Diclofenac”, indicó Nelly Echeverría, farmaceuta en el centro de la ciudad.

Yusleidi Suárez, madre de una paciente que padece de colecistopatía aguda, indicó que gastó 56.000 bolívares en la mitad del tratamiento de su hija: en antibióticos de marca colombiana 25.000 bolívares y el resto en protectores gástricos y digestivos.

Metformina, medicamento para la diabetes, anteriormente costaba 5 bolívares, ahora tiene un valor de 700 bolívares. Por otra parte, un par de guantes estériles, que en septiembre valía 800 bolívares, subió a 1.800 bolívares; las gasas pasaron de 50 a 500 bolívares.

El 20 de marzo  la Cámara de la Industria Farmacéutica (Cifar) emitió un comunicado en el que advirtió sobre el desabastecimiento de antihipertensivos, antidiabéticos y antiepilépticos. Resaltaron una deuda a los proveedores que alcanza 675,8 millones de dólares.

Con información de Panorama

Desde octubre no hay divisas para el sector farmacéutico

 

Mar 25, 2017 7:21 am
Publicado en: Actualidad, Salud

farmacias escasez medicinas

A inicios del 2016 la Asamblea Nacional (AN) decretó una crisis humanitaria por la falta de medicamentos, insumos médicos y precariedades que sufren las clínicas y hospitales del país, situación que ha aumentado los índices de mortalidad por no cumplir los tratamientos recetados por los médicos correspondientes, reseñó El Impulso.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son más de 150 medicinas las que conforman la lista de remedios esenciales, sin embargo en Venezuela se vive actualmente el mayor déficit de insumos médicos en la historia del país, siendo una de las pocas naciones que no aportan cifras oficiales a la OMS que permitan dar evidencia de los constantes declives en la salud.

Según información suministrada por el presidente de la Federación de Farmaceutas Venezolanos (Fefarven), Freddy Ceballos, en los laboratorios no se está produciendo el 85% de las medicinas básicas que atienden a pacientes crónicos que utilizan hipertensivos, antiepilépticos, insulina, quimioterapias, e incluso tratamientos continuos como los anticonceptivos.

“Tenemos productos que tienen un índice mayor a ese porcentaje, pero ese es el promedio generalizado” explicó Ceballos, agregando que la causa principal del déficit se debe a la no liquidación de divisas por parte del Estado, lo que significa una traba para los laboratorios y farmacias, pues el 95% de los insumos de la producción de medicamentos o materia prima es importada.

En octubre del 2016 se liquidó por última vez las divisas para estos insumos, detalló Ceballos, resaltando que en cualquier país del mundo las industrias estarían alarmadas, porque no se tiene una respuesta concreta de cuándo volverán a tener los recursos necesarios para que la salud en Venezuela deje de estar en crisis.

“Esto está acabando con la producción” alertó Ceballos, pues las empresas que producen los fármacos se encuentran trabajando a un 50% de sus capacidades óptimas, generando desempleo pues necesitan recortar personal para mantenerse en funcionamiento.

Asimismo se ha acrecentado la lucha de los ciudadanos en búsqueda de los fármacos y la decepción al encontrarlos a precios exorbitantes pues “el Gobierno ha permitido la dolarización de algunos productos en unos laboratorios”. Esto, aunado a los niveles inflacionarios que alcanzan un 800% aproximadamente, no permite que se puedan comprar las medicinas.

Ceballos plantea como solución crear un convenio realista, “el Estado venezolano debe tener la suficiente capacidad para decirle a las empresas cuáles son los recursos que tienen para trabajar, pero que se sinceren”, dijo.

Esfuerzos por no cerrar

Cincuenta farmacias han cerrado en seis estados de la ciudad, de las cuales aproximadamente 10 se encuentran en Lara, y todo este escenario se evidencia en las colas que constantemente hacen los barquisimetanos en la búsqueda de remedios.

Marta Giugni, quien posee un centro farmacéutico en Barquisimeto y forma parte de la Cámara de la Industria Farmacéutica (CIFAR), comentó que están trabajando con mucho esfuerzo para mantener sus estanterías con algunos productos, pero son los antialérgicos, analgésicos y vitaminas lo que mantienen en existencia.

“En Lara estamos en el 87% de déficit, todo se ha acentuado en el último año y a las farmacias independientes nos cuesta mucho más, pues los distribuidores se enfocan en las cadenas” explicó Giugni.

En reiteradas oportunidades organismos internacionales o países de Latinoamérica y el mundo han decidido enviar insumos médicos a nuestro país pero no han sido aceptados por el ejecutivo nacional, acción que desconcierta a la sociedad. Dentro de 15 días se espera tener un balance nacional de farmacias cerradas.

Olivares: Es necesario dotar hospitales de insumos médicos y equiparar los sueldos de los médicos

 

ESCRITO POR REDACCIÓN · MARZO 7, 2017 · @NOTITOTALCOM

José Manuel Olivares | Captura de video

José Manuel Olivares | Captura de video

El diputado a la Asamblea Nacional (AN), José Manuel Olivares, aseguró este martes que la realidad del país no está en concordancia con lo que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro quiere dar a entender ante la comunidad internacional.

No hay concordancia entre la realidad y lo que el Gobierno quiere dar a entender al mundo entero ante la escasez de medicinas y alimentos”, afirmó el parlamentario en entrevista concedida al programa Primera Página, transmitido por Globovisión.

Olivares también criticó que el Gobierno no haya aceptado la ayuda humanitaria para el ingreso de medicamentos, pues a su juicio, esta es la solución a la grave crisis que atraviesa el país, y que el Ejecutivo pretende ocultar. “Las diferencias políticas no pueden estar por encima de los problemas de la gente”, apuntó.

Asimismo, responsabilizó al Ejecutivo por el incremento de los precios para la atención médica, al señalar que son imposibles de cubrir con un salario mínimo.

En este sentido, explicó que si el salario mínimo es de Bs. 40 mil es imposible que una consulta ginecológica en un médico privado cueste Bs. 140 mil, debido al costo de los exámenes pertinentes para las mujeres mayores de 40 años.

“Es por eso la necesidad de dotar los hospitales de insumos médicos y equiparar los sueldos de los médicos para que no sucedan disparidades. En la actualidad un médico de un hospital gana menos de un sueldo mínimo. Por ello, debe existir una regulación de costos pero con visión de no destruir”, indicó.

Finalmente, insistió en que la situación del sector salud en el país es crítica, algo que en su opinión puede resolverse a través del voto.

José Manuel Olivares denunció despidos injustificados en el Hospital Central de Maracay

octubre 17, 2016 8:16 am
José Manuel Olivares, diputado a la Asamblea Nacional (AN), denunció el despido injustificado de médicos residentes de la pediatría del Hospital Central de Maracay.

“Los médicos del Hospital Central de Maracay viven una persecución permanente por parte del director del hospital y la Corporación de Salud. Esta persecución a los médicos es a nivel nacional, por hacer su trabajo, por alertar de una enfermedad, por intentar solucionar”, expresó el parlamentario vía Twitter.

Olivares publicó una carta de “despido”, dirigido a la doctora Rosa Mirabal, en la que se puede leer: “(…) a partir de la presente notificación está prohibido su acceso a las instalaciones al Hospital Central de Maracay”.

El dirigente opositor responsabilizó a Nicolás Maduro por las vejaciones contra los médicos del sistema de salud venezolano. “Nuestro apoyo a los médicos de Maracay y de todo el país. Desde la AN denunciaremos estos atropellos y trabajaremos por el cambio”, recalcó.

Afirmó que, desde que en el hospital recibieron una donación, fue tomado por colectivos y lo secuestraron.

Fuente: El Nacional 

Venezuela encabeza lista de embarazos adolescentes en Latinoamérica

Venezuela encabeza lista de embarazos adolescentes en Latinoamérica

El promedio venezolano es de cada 1.000 nacimientos, 101 son de madres adolescentes. El promedio latinoamericano es de 75 nacimientos

Este 26 de septiembre se conmemora el Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes, fecha que se comenzó a celebrar en Latinoamérica a partir del año 2007, gracias a la iniciativa de varias organizaciones con el auspicio de la farmacéutica internacional Bayer Schering Pharma.

La intención de la fecha es promover la suficiente orientación sexual, aunado a políticas públicas de salud que permitan a niñas y adolescentes contar con los recursos suficientes para no quedar encinta antes de la madurez sexual y psicológica.

En virtud de la fecha, Venezuela tiene cifras nada desalentadoras. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFP) en Venezuela, el país sigue siendo el líder en números de embarazos adolescentes en Latinoamérica y el Caribe, además de ocupar el segundo puesto a nivel mundial.

Jorge González Caro, representante de la UNFP en Venezuela, actualizó las cifras en julio de 2016 en declaración a medios nacionales. Aseguró que 101 nacimientos por cada mil mujeres son de jóvenes entre 15 y 10 años.

El promedio en Latinoamérica es que sean 76 los casos por cada mil parturientas. La asociación civil Planificación Familiar asegura que en Venezuela, por cada 100 partos, 25 son de mujeres menores de 15 años de edad, según reseña el diario El Nacional.

La UNFP señala además que el 66 por ciento de los casos de mortalidad materna corresponde a madres adolescentes.

¿Qué hace Venezuela por disminuir estas cifras? Muy poco. De hecho, el país está en la cabeza de las estadísticas regionales desde el año 2000, cuando los Estados adscritos a la Organización de Naciones Unidas (ONU) suscribieron los Objetivos del Milenio, entre los que se encuentra disminuir en 75 por ciento los embarazos adolescentes. En 16 años, las cifras solo han ido en aumento.

El gineco-obstetra Jairo Fuenmayor, especialista del Centro Médico Caracas, explicó en un comunicado de prensa que la edad de inicio de la vida sexual en las niñas venezolanas es entre los 12 y 14 años. Los embarazos más frecuentes ocurren entre los 15 y los 19 años.

De acuerdo con el boletín del Instituto Nacional de Estadística (INE), los estados con más casos de embarazo precoz son Carabobo, Miranda, Lara, Zulia y Bolívar.

Se intentó durante todo un día descargar el boletín del INE correspondiente al año 2014, pero nunca se completó la descarga.

Hacia dónde avanzar

Fuenmayor precisó que las carencias alrededor del embarazo adolescente son muchas. “Referido a la educación sexual, falta un plan eficaz en escuelas, colegios y universidades”, a lo que se suman “poca orientación familiar y un alcance muy limitado de anticonceptivos que no llega a satisfacer las necesidades de este grupo etario”.

En cuanto a las pastillas anticonceptivas, vale resaltar que desde 2014 su escasez es casi total. Hace dos meses reaparecieron en importantes cadenas de farmacia, pero con el requerimiento de un récipe médico, requisito complicado de obtener para todos los meses. Anteriormente no hacía falta la prescripción.

“La prevención de los embarazos no planificados en adolescentes pasa por preparar a maestros, profesores y padres en orientación sexual y mejorar la autoestima de los adolescentes. Además, es fundamental diseñar campañas de difusión de los riesgos de tener vida sexual activa sin tener una práctica preventiva y las consecuencias que producirá el embarazo”, planteó el gineco-obstetra del Centro Médico de Caracas.

Además de ampliar la capacidad instalada y de respuesta del sistema de salud pública del país, el especialista insiste en ahondar en la educación de los jóvenes, por lo que necesariamente se requiere un plan de preparación para los orientadores. En todas estas etapas hay serias fallas en Venezuela. Las cifras de este año lo demuestran. 

 

Desnutrición le abre las puertas a la tuberculosis en Zulia

103550b

La directora del Servicio Autónomo Sistema Municipal de Salud (Samas), Janine Perozo, informó que existe un repunte de casos de personas con problemas de desnutrición en comparación con estudios realizados en años anteriores en la capital zuliana. Así lo reseñalaverdad.com

“Es alarmante el aumento de casos de desnutrición en Maracaibo. La situación que estamos viviendo es bastante preocupante, pues durante los recorridos que realizamos a diario nos encontramos con casos de niños y adultos que padecen”.

La funcionaria señaló que “los aumentos de casos de desnutrición dan lugar a la reaparición de la tuberculosis, afectando notablemente el sistema inmunológico, por lo cual hemos visto casos de personas con enfermedades que estuvieron controladas durante mucho tiempo”, contextualizó.

Janine Perozo enfatizó en la necesidad de aplicar las políticas públicas que permitan a la gente tener acceso a una alimentación integral que cubra las necesidades nutricionales.

La Patilla
Autor: pamela

Quepasaenvenezuela.com
Autor: Redacción

Denunciaron que 10 trabajadores fueron hospitalizados por desnutrición

Por Génesis Paliche

Exigieron el pago de deudas pendientes desde 2015 al Ejecutivo regional

Miembros del Sindicato de Trabajadores de la Salud (Sintrasalud) informaron que al menos 10 compañeros de labores han tenido que ser hospitalizados durante el último mes por presentar severos cuadros de desnutrición, producto de la “grave situación de desabastecimiento y el poco poder adquisitivo de los venezolanos”.

Así lo señaló el secretario ejecutivo de la organización, José Igualguana, quien acompañado de trabajadores dependientes del Instituto regional de Salud (Saludanz), protestó para exigir al Ejecutivo nacional que se apruebe un incremento del sueldo de al menos 309 mil 720 bolívares.

Igualguana explicó que este monto es la suma de 20 salarios mínimos actuales, sueldo que aunque ni cubriría el costo total, contribuiría con la adquisición parcial de la canasta alimentaria, que alcanzó Bs. 365 mil en junio.

El delgado José Cordero aseguró que el Ejecutivo regional los ha colocado en una huelga de hambre obligatoria, puesto que además de no hacer el pago de deudas del retroactivo por los ajuste de marzo y mayo de este año, se les adeudan ajustes salariales de 2015.

Manifestó que desde enero pasado las autoridades de Saludanz han hecho varios censos para beneficiar a los trabajadores con las jornadas de alimentación, pero hasta la fecha no han podido adquirir comida.

Investigación

El secretario general de Sintrasalud, Giovanni Yaguaracuto, anunció que solicitará ante la Contraloría del estado una investigación, para conocer el destino del dinero sobrante de las ventas de alimentos en las oficinas públicas. Indicó que el pasado fin de semana, 52 trabajadores fueron beneficiados con la jornada de alimentación, pero se les solicitó Bs. 1.670 por un kilo de leche, dos kilos de harina de maíz y un litro de aceite, por lo que aseguró que la suma es exagerada para el total de rubros.

Yosemarys González
yosemarys.gonzalez@elnorte.com.ve

Dos niños murieron por desnutrición en el hospital Razetti

23.07.2016 05:05 AM Dos pequeños fueron ingresados ayer en la morgue del hospital central, luego de haber fallecido por nutrición deficiente, informó la diputada Oneida Guaipe

María Gabriela García / Emely Arenas

Niños ingresaron desnutridos en ell Razetti

Niños ingresaron desnutridos en ell RazettiFoto: Archivo

Barcelona.- Dos niños murieron este jueves por desnutrición en el hospital Luis Razetti de Barcelona, informó la diputada a la Asamblea Nacional, Oneida Guaipe.

La parlamentaria aseguró que este tipo de situaciones ocurren a diario en todos los hospitales del país debido la crisis alimentaria.

Guaipe aseveró que las cifras sobre la cantidad de personas que han perdido la vida a causa de la desnutrición y la falta de medicamentos serán públicas el año que viene.

“El gobierno esconde la verdad” dijo, y aseguró que la única manera de superar la crisis humanitaria es saliendo del gobierno. “Por eso, mi única propuesta en la Asamblea Nacional (AN) fue unirnos todos para la activación del referendo revocatorio”.

Detenidos

Un trabajador del hospital que prefirió no identificarse por no estar autorizado a declarar, señaló que el jueves a las 5:00 am llegó al hospital una pequeña de dos años con importantes rasgos de desnutrición, hipoglicemia y deshidratación, lo que causó su deceso.

Indicó que el hermano de 6 años también estaba desnutrido y con evidencia de maltrato en su cuerpo.

Informó que el padre de los niños fue detenido por la Policía del estado Anzoátegui (Polianzoátegui y trasladado al Centro de Coordinación Policial de Barcelona.

El varón se encuentra bajo el resguardo del Consejo de protección de Barcelona, que está evaluando entregarlo a la familia materna.

Comentó que la madre de los niños falleció dando a luz a la menor, y el padre no permitía que la familia materna los viera, por lo que tenían una disputa legal.

Signos
Dos niños que ingresaron el jueves al hospital Luis Razetti de Barcelona, presentando signos de desnutrición permanecen hospitalizados en el centros, informó una trabajadora que no se identificó. Especificó que uno de los menores tiene 1 año y 7 meses y pesa 5 kilos 800. La madre, de 20 años, está detenida. La segunda es una niña de Puerto La Cruz.