Etiqueta: GoldmanSachs

Goldman Sachs en nueva controversia por los bonos de hambre de Venezuela

14 de agosto de 2017

En Florida los políticos se enfrentan por Venezuela, lo cual pone nervioso a Goldman Sachs Group Inc. en Nueva York.
Por Jonathan Levin en Bloomberg
Aproximadamente una semana después de que el gobernador Rick Scott declarara el 10 de julio que quería que su Gobierno cortara relaciones con las empresas que hacen negocios con el régimen de Nicolás Maduro, Goldman despachó enviados al estado. Luego Scott hizo una propuesta que sus detractores calificaron de diluida, la cual, según dijeron, le deja a Goldman margen de maniobra para seguir gestionando dinero para Florida.
Los demócratas acusaron al gobernador republicano de dar marcha atrás, y José Javier Rodríguez,
senador estatal, dio a conocer un proyecto de ley para prohibir al estado invertir en toda institución financiera que “tenga cualquier tipo de fondos o que compre o negocie cualquier tipo de productos o servicios con el Gobierno de Venezuela”. Rodríguez destacó a Goldman e instó a Florida a “iniciar una desinversión”.
Venezuela tiene más petróleo que cualquier otro lugar de la Tierra, y sin embargo no puede proporcionar alimentos y servicios básicos a sus ciudadanos. Bloomberg QuickTake examina cómo la pobre economía de Venezuela y un líder cada vez más autoritario la han convertido en el barril de polvos de América Latina. (Video de Henry Baker) (Fuente: Bloomberg)
Para Goldman, el enfrentamiento podría evocar recuerdos de la indignación que se desató cuando este año se reveló que había comprado US$2.800 millones de bonos emitidos por la compañía petrolera estatal de Venezuela. El fuego se avivó el jueves cuando Credit Suisse Group AG prohibió a sus operadores comprar o vender los llamados “bonos del hambre”, así como una nota que emitió el Gobierno.
“Queremos asegurar que Credit Suisse no proporciona los medios para que se violen los derechos humanos de la población venezolana”, dijo el banco de Zúrich en una circular a sus empleados. También prohibió los negocios con entidades venezolanas.
Goldman fue blanco de críticas por comprar los valores a un precio muy barato, cuyo apodo deriva de la escasez de alimentos que padece el país en crisis. El banco ha dicho que adquirió los bonos para clientes de gestión de activos a través de una firma corredora y que no canalizó el dinero de forma directa al Gobierno de Maduro. Goldman dijo el jueves en una declaración que no apoya al régimen” y que no hará negocios con éste.
Castro y Chávez
El banco es consciente de que ha “desatado una tormenta de relaciones públicas y de que la forma de gestionarla es una conciliación con los políticos de Florida”, dijo Sean Foreman, un profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Barry en Miami. Agregó que la posición que adoptan muchos políticos de Florida es inteligente. “La gente está indignada ante los capitalistas estadounidenses que ganan dinero con la miseria de uno de nuestros países vecinos”.
Todo eso tiene particular resonancia en Florida, donde se han establecido decenas de miles de inmigrantes venezolanos. El estado también alberga una gran comunidad de exiliados cubanos, que se sienten almas gemelas tras haber vivido la inmersión de su país de origen en el autoritarismo y presenciar cómo los hermanos Castro forjaban estrechas alianzas con Maduro y su mentor y predecesor, Hugo Chávez.
Políticos de Florida de todas las orientaciones se han posicionado con fuerza contra Maduro. Entre ellos se cuenta el senador republicano Marco Rubio, el ex candidato presidencial que presionó a favor de las sanciones que EE.UU. ha impuesto a ex funcionarios e integrantes actuales del Gobierno venezolano.
Por su parte, el gobernador Scott ha hecho apariciones en actos de oposición a Maduro y ha exigido la renuncia del líder venezolano “y de los matones cubanos que lo ayudan”

Credit Suisse prohíbe transacciones con el Gobierno de Venezuela y con PDVSA

viernes, agosto 11, 2017

Por: MiamiDiario

El banco Credit Suisse ha prohibido a sus corredores que negocien o acepten como garantía determinados bonos vinculados al Gobierno venezolano o a la empresa petrolera estatal PDVSA. La entidad bancaria suiza ha explicado que esta decisión se tomó ante la actual situación de crisis política en Venezuela, meses después de las críticas a Goldman Sachs por comprar bonos de la petrolera y a unos días de que el Departamento del Tesoro haya impuesto sanciones económicas al presidente Nicolás Maduro y otros funcionarios.

De acuerdo con un documento interno de Credit Suisse, “está expresamente prohibido negociar o aceptar como garantía en cualquier transacción financiera”los bonos emitidos por cualquier entidad venezolana después del 1 de junio de 2017. También ha pedido a sus empleados que eviten transacciones con unos bonos al 6% que salieron al mercado en 2014 por parte de PDVSA y que vencen en 2022, y un bono soberano al 6,5% con caducidad en 2036.

“Queremos asegurarnos de que Credit Suisse no provea los instrumentos a nadie para violar los derechos humanos de los venezolanos”, ha declarado un portavoz del banco a la agencia Efe. “Desde una perspectiva reputacional, Credit Suisse no quiere verse implicado en ninguna transacción o acción que pueda ser percibida como una facilitación al actual régimen venezolano para que continúe violando los derechos humanos de los venezolanos”. La ONU ha denunciado que las fuerzas de seguridad venezolana han cometido violaciones de derechos durante las protestas contra el régimen de Maduro.

Credit Suisse toma esta medida después de la criticada compra por parte de Goldman Sachs de bonos de PDVSA por valor de 2.800 millones de dólares y cuando el Departamento del Tesoro de EEUU ha impuesto sanciones a Maduro y a una treintena de funcionarios de su Gobierno, incluido el hermano del fallecido presidente Hugo Chávez, Adán Chávez.

Etiquetas: Credit Suisse, Departamento del Tesoro, Derechos Humanos, Goldman Sachs, sanciones PDVSA

posted by Aserne Venezuela @ 4:37 p.m.

Goldman Sachs vende parte de los bonos que compró al BCV

La división de gestión de activos del banco vendió recientemente parte de esos bonos por un importe nominal de 300 millones de dólares a cuatro o cinco fondos de inversión

Dólares

El Tiempo

Desde que comenzó a operar el Dicom, el bolívar se ha devaluado 86%

Por EFE

30 DE JUNIO DE 2017 03:09 PM | ACTUALIZADO EL 30 DE JUNIO DE 2017 15:34 PM

Goldman Sachs vendió una pequeña parte de los bonos que compró por un valor nominal de 2.8 millardos de dólares al Banco Central de Venezuela (BCV) el pasado mayo en una operación que generó las críticas de la oposición de ese país, según informó hoy The Wall Street Journal.

La división de gestión de activos del banco vendió recientemente parte de esos bonos por un importe nominal de 300 millones de dólares a cuatro o cinco fondos de inversión radicados en Nueva York y Londres, según fuentes conocedoras de las operaciones citadas por el diario.

La correduría Liquidity Finance gestionó la venta de los bonos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), con vencimiento en 2022, que Goldman Sachs compró al banco central venezolano por 0,31 dólares y en esta operación alcanzaron un valor de 0,325 dólares.

La operación demuestra que en Wall Street hay interés por negociar con la deuda de elevada rentabilidad de Venezuela, según el Journal.

La adquisición de los bonos de PDVSA generó las críticas de los líderes opositores venezolanos y hasta del gobierno estadounidense por suponer una inyección de efectivo para el Ejecutivo del presidente Nicolás Maduro.

Goldman Sachs explicó entonces que los bonos, emitidos en 2014, se compraron en los mercados secundarios a través de un bróker en una operación en la que no interactuó directamente con el Gobierno venezolano.

Ejecutivos de Goldman señalaron en privado al diario que el principal error de la firma no fue comprar los bonos, algo que atribuyen al interés de los clientes de sus fondos, sino adquirir en solitario casi la totalidad de la emisión de 3 millardos de dólares.

Parlamento venezolano pide a EE. UU. investigar a Goldman Sachs por comprar bonos de PDVSA

Goldman Sachs Julio Borges

BY: ORLANDO AVENDAÑO @ORLVNDOA – JUN 22, 2017, 6:35 PM

(800Noticias)El presidente del Parlamento, Julio Borges, aseguró a la administración Trump que existe suficiente evidencia de “mal comportamiento”. (800Noticias)

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges, envió una carta al Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) en la que les solicita investigar al grupo de banca e inversiones Goldman Sachs por la compra de los bonos de la estatal petrolera PDVSA.

Según señala el medio estadounidense Bloomberg en un artículo publicado este 22 de junio, “Borges envió cartas a la Comisión de Valores de Estados Unidos, a la Financial Crimes Enforcement y las autoridades de la Financial Industry Regulatory pidiéndoles que llevaran a cabo una investigación”.

“Entendemos que hay suficiente evidencia del mal comportamiento para que el Gobierno de Estados Unidos inicie una investigación contra Goldman Sachs bajo la ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero”, se lee en la carta de Julio Borges.

Desde que se reveló el mes pasado que Goldman Sachs compró los bonos de la petrolera estatal PDVSA por un valor de USD $2,8 mil millones, Borges ha arremetido fuertemente contra el grupo de banca e inversiones.

Para el presidente del Parlamento de Venezuela, Borges, la banca de Wall Street “ha proporcionado un salvavidas al régimen tiránico que está desesperado por dinero en efectivo”.

En la carta enviada a las autoridades del Gobierno de EE. UU., Borges apunta que Goldman Sachs solo pagó USD $0,31 centavos por cada bono, con un valor nominal de USD $2,8 mil millones.

La investigación, de hecho, ya fue en parte llevada a cabo por la Asamblea Nacional de Venezuela y, por ello, es que ahora Borges solicita a la administración de Donald Trump hacer lo mismo en Estados Unidos.

“Según varias fuentes, los beneficiarios finales de las transacciones son ciudadanos venezolanos con un historial de llevar a cabo negocios corruptos con el Gobierno de Venezuela y sus funcionarios”, espeta el presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges.

Fuente: Bloomberg

Orlando AvendañoOrlando Avendaño

Orlando Avendaño reside en Caracas, Venezuela, y estudia Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello. Síguelo @OrlvndoA.

Nueva Esparta GANA Fija Posición Ante Fraude Perpetrado A La Nación Con Venta De Bonos de PDVSA

domingo, junio 04, 2017

Fuente: Gran Alianza Nacional Nueva Esparta (GANA)

Doctor Alcides Coello

Alcides Coello a nombre de los integrantes de la Gran Alianza Nacional (GANA) del Estado Nueva Esparta, expresó consternación por la reciente operación fraudulenta de bonos de PDVSA valorados en 2 mil 800 millones de dólares, pero vendidos a Goldman Sachs a un precio de casi 70% menos de su valor nominal, ocasionando un duro daño patrimonial a la nación.

Explica Coello que en esta operación participó una empresa intermediaria, denominada Dinosaur Group, representada por Javier Pérez-Santalla, este personaje ya venía de la firma Refco otra intermediaria de muy cuestionada reputación. El precio pactado indica Coello, denota el estado de desesperación del Régimen de Maduro, para obtener recursos, dada la precaria situación económica, típica de un Estado fallido rumbo a escenarios de quiebra o default.

Gana en este sentido prosigue Coello, apoya el comunicado del 29/05/17 emitido por la Asamblea Nacional, dirigido al banco de inversiones Goldman Sachs, mediante el cual denuncia las injustas condiciones para la República de Venezuela, en que se cerró la negociación, advirtiendo que, si se ha violado alguna ley como en efecto se presume, se desconocerá la transacción en cuestión.

Coello considera oportuno que la Asamblea Nacional, se dirija al presidente Donald Trump y al Congreso de los Estados Unidos de América, para que anule y deje sin efecto esta negociación entre PDVSA y Goldman Sachs, por vulnerar leyes federales como son la ley Clinton o el Kingpin Act., al igual que el decreto de Obama que califica al Régimen venezolano como una amenaza a la seguridad de los Estados Unidos. Estas leyes indica Coello, castigan penalmente a las organizaciones financieras y grupos terroristas por legitimación de capitales, razón por la cual, debe ser dejada sin efecto dicha operación por cooperar de forma ilegal con una narco-tiranía forajida y peligrosa como la venezolana.

Para Finalizar Coello solicita a las autoridades norteamericanas en nombre de Nueva Esparta GANA, que por estos mismos motivos, no le sigan comprando petróleo al gobierno venezolano, ya que con ello, estarían fortaleciendo a la Tiranía de Venezuela y alargando injustamente el grave padecimiento de toda una nación.

Etiquetas: Dinosaur Group, Donald Trump, Estado Fallido, Estafa Petro Bonos, Goldman Sachs, legitimación de capitales, Lista Clinton, Nicolás Maduro, OFAC, sanciones PDVSA

posted by Aserne Venezuela @ 5:49 p.m.

El nido de corrupción de PDVSA, socio de Repsol

Fuente: INTERECONOMIA

La cúpula de Repsol, Josu Jon Imaz y Antoni Brufau

La corrupción en PDVSA, la petrolera estatal de Venezuela y el socio de Repsol en el país, es sistémica. Pese a ello, Repsol continúa siendo su socio en el país. El caso más llamativo es el pago de 1.000 millones de dólares en sobornos, pero hay muchos más.

La forma de proceder en PDVSA la describen empleados, líderes sindicales, abogados y políticos como “la cultura de la corrupción”. Desde pequeños sobornos a secretarias para tener una entrevista con un alto cargo de la petrolera estatal a pagar millonarios sobornos para obtener contratos.

La Justicia de EE UU investiga el caso de Roberto Rincón y Abraham Shiera, dos empresarios venezolanos ligados al petróleo, que se han declarado culpables de pagar sobornos por valor de 1.000 millones de dólares a cambio de jugosas adjudicaciones. Suiza, a requerimiento de las autoridades fiscales de EE UU, ha realizado el embargo de cerca de 700 cuentas bancarias.

La riqueza de Venezuela se podría medir con esta empresa, ya que supone el 94% de los ingresos de exportaciones y es el único motor económico que le queda ahora al presidente Nicolás Maduro, que ha realizado una nueva devaluación del bolívar en plena oleada de protestas de la oposición.

Sobre el caso Rincón-Shiera, PDVSA afirmó desde el inicio que se trataba de la “campaña de difamación” más grande dirigida contra el chavismo, así como dijo sentirse “víctima de fraude“. La petrolera, que asegura que no tolera actos de corrupción, está inmersa en otros casos donde se pone más que en duda la ética.

Según aseguraron ex trabajadores, empleados, sindicatos y empresarios, la corrupción se ha incrementado con la llegada de Maduro al poder, más con la grave crisis económica que atraviesa Venezuela.

La corrupción ha ido en aumento tras la adjudicación de un proyecto multimillonario para extraer crudo en la Faja del Orinoco. Este lugar se considera una de las reservas más grandes de petróleo pesado y extra pesado del mundo. El contrato se adjudicó a Trenaco, una empresa de Colombia por valor de 4.500 millones de dólares, cuya experiencia en el sector petrolero era casi nula. Los habituales socios de PDVSA hicieron sonar las alarmas entonces, con Chevron y la rusa Rosneft a la cabeza.

Los ejecutivos de Trenaco llevaban un altísimo nivel de vida, con viajes semanales en jet privado a la capital venezolana, escoltados con vehículos blindados hasta las puertas del hotel Marriot de Caracas y todo para reunirse con altos funcionarios de PDVSA. Poco antes de obtener el proyecto, la empresa de transportes con sede en Suiza y Colombia compró los equipos necesarios y contrató el personal para perforar los 600 pozos petrolíferos. Se había impuesto a Halliburton, Schlumberger y Weatherford, tres de las petroleras que también pujaron por este contrato.

El nexo de unión entre Trenaco y PDVSA era Alex Saab, muy relacionado no sólo con altos funcionarios de la petrolera estatal, sino también con el Gobierno del entonces presidente Hugo Chávez. De hecho, apareció en 2011 en la firma de un acuerdo entre el ex mandatario venezolano y el actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. Tras las innumerables quejas de las petroleras extranjeras, finalmente se dio por fallido el contrato, más cuando las grandes petroleras, supeditadas a una fuerte vigilancia, tendrían que contratar con una empresa cuya transparencia brillaba por su ausencia. “Había señales de peligro por todas partes”, aseguraron fuentes de las petroleras a Reuters. Saab ha negado su vinculación con Trenaco, cuya opacidad era tal que no se ha podido identificar realmente a los propietarios de esta empresa de transportes. “No soy y nunca he sido un empleado o accionista en la compañía que usted menciona y por eso no tengo nada que decir”, aseguró Saab a Reuters.

No obstante, hasta cuatro altos ejecutivos de esta empresa ya extinguida aseguraron que Saab tenía pleno control de Trenaco, para demostrarlo mostraron los correos electrónicos y mensajes de Whatsapp. El teléfono que se correspondía con Saab en estas conversaciones fue el que usó Reuters para ponerse en contacto con él. Pero Saab no estaría solo, aparecerían también Carlos Gutiérrez, hijo de un terrateniente colombiano, y el compañero colombiano Álvaro Pulido.

Pero nada ha cambiado en la estructura de PDVSA. La DEA, la administración en la lucha contra las drogas de EE UU, ha investigado las compañías de Saab y Pulido por blanquear supuestamente dinero del narcotráfico, la mayoría de cocaína procedente de Colombia. Las pesquisas podrían resultar fallidas y que el caso acabe en nada.

Tras la licitación a Trenaco, Schlumberger, Halliburton y Weatherford, y solo Schlumberger presentó una oferta, y fue descalificada por el comité de licitación ya que “no aceptaba las condiciones y los términos del tipo de contrato”. Trenaco se propuso a financiar por completo el proyecto, y PDVSA ni los organismos reguladores han dado a conocer los motivos de esta licitación. Poco después, Trenaco entró en liquidación debido precisamente al colapso por el acuerdo con PDVSA.


Maduro se niega a realizar una auditoría sobre PDVSA

Los sindicatos han exigido una auditoría sobre PDVSA, pero el Gobierno de Nicolás Maduro se ha negado a ello. Johnny Jiménez, líder sindical, afirmaba a Reuters que “somos chavistas, revolucionarios, pero no idiotas”, al tiempo que se preguntaba: “¿Por qué tienen miedo de una auditoría?”.

Con los casos de corrupción encima de la mesa de los jueces y la ineficiencia de la petrolera estatal, las compañías petroleras miran con lupa los acuerdos que realiza PDVSA, que tiene al menos un 60% en la mayoría de las empresas conjuntas, sin que los socios extranjeros tengan el poder de decisión.

No obstante, Repsol ha tenido el beneplácito de PDVSA para tomar el control de la empresa mixta Petroquiriquire. Para ello, Repsol abrió una línea de crédito a la petrolera estatal por 1.200 millones de dólares, pero con la garantía de que Pdvsa, que tiene acción mayoritaria en la empresa mixta mencionada, destine los fondos para que Repsol pueda repatriar capital, se apoyen las inversiones de capital y se cubran los gastos operativos en el “joint venture”. La mayoría de empresas mixtas ha sido un dolor de cabeza para las petroleras, más con la acuciante crisis y recesión que vive el país.

Con esta maniobra, Petroquiriquire deriva los pagos de la venta de crudo al exterior, sin pasar por la caja de PDVSA directamente sino por la empresa mixta. De esta forma, un tercero, que no está en Venezuela, administra en una cuenta los pagos que se derivan de las actividades, el dinero por las facturas se queda en el extranjero y se puede usar para pagar a Repsol.

Las críticas no se hicieron esperar, ya que se trataba de un rescate encubierto al Gobierno de Maduro, como ha realizado recientemente Goldman Sachs, al comprar deuda de PDVSA con unos altísimos intereses, del 300%. El banco estadounidense ha confirmado la operación, mientras que la oposición amenaza con impagar esta deuda ya que el acuerdo se ha hecho a espaldas a la Asamblea Nacional y da una liquidez necesaria a Maduro para continuar con la represión en el país, que en 60 días se ha saldado ya con 60 muertos.

Etiquetas: Abraham Shiera, Alex Saab, corrupción pdvsa, DEA, FPO, Goldman Sachs, Juan Manuel Santos, lavado de dinero, narcotráfico, Roberto Rincón, Soborno, Trenaco

posted by Aserne Venezuela @ 8:02 a.m.

Criminales Detrás De Dinosaur Group Y Del Guiso De Los Bonos De PDVSA!

Fuente: Guisos Rojos

Roberto Keeton                        Javier Perez Santalla


EXCLUSIVA: Revelamos los guiseros de Dinosaur detrás de las ventas de los bonos PDVSA

Si ya no es obvio que la corrupción del régimen de Maduro no tiene límites, ahora les tenemos más evidencias. Como ustedes han escuchado, el Banco Central de Venezuela (BCV) está vendiendo los bonos de PDVSA a bancos extranjeros a impensables descuentos no encontrados en ningún otro mercado del mundo, para dar oxígeno a la cúpula roja rojita y financiar la represión de una dictadura. Pero escondido dentro de esa grotesca transacción también existe un mega guiso a través de un sospechoso intermediario que se llama Dinosaur Group, ¡el cual hemos investigado y que estamos sacando a la luz pública!

No es ningún secreto que, gracias a la corrupción masiva, al catastrófico manejo de nuestra economía y la destrucción de nuestro sector petrolero, el régimen de Maduro ya se queda sin fondos. Como hemos reportado, las reservas financieras del Gobierno se han reducido a los últimos 10 millardos de dólares y la gran mayoría no es líquida sino está en forma de oro. Como punto de comparación, en el 2011 Venezuela contaba con 30 millardos de dólares en reservas mientras el monto saqueado, con motivo de la corrupción, supera los 350 millardos de dólares. Al mismo tiempo, el Gobierno tiene que pagar pronto millardos de dólares en deuda extranjera, gracias en parte a sus destructivos canjes de bonos de PDVSA. Por eso Maduro está dispuesto a hipotecar el futuro de Venezuela para mantenerse en el poder.

Empezamos con el hecho que los términos de la venta de los bonos de PDVSA no podrían ser peores. El banco de inversión y valores Goldman Sachs compró al Banco Central de Venezuela (BCV) unos bonos de PDVSA valorados en 2.800 millones a un precio de 31 centavos por dólar, o solo 865 millones de dólares. Eso significa un descuento del 69% y una pérdida de millardos de dólares para el pueblo venezolano. Ahora los medios han anunciado que el BCV también vendió la semana pasada a la banca japonesa Nomura Holdings, 100 millones de dólares en bonos de PDVSA con un descuento masivo que les permitió cancelar solo 30 millones de dólares al BCV.

Pero nuestros lectores ya deben saber que donde hay un exorbitante rendimiento de dinero, también se encontrará un sabroso guiso. De acuerdo a los reportajes mediáticos, las operaciones acordadas entre Goldman Sachs y Nomura con el BCV se lograron gracias a la intermediación de una firma sospechosa que se llama Dinosaur Group. Cabe resaltar que en el mundo financiero ve como un hecho muy irregular que el BCV no haya realizado la operación directamente con Goldman Sachs y Nomura Holdings para ahorrarse la comisión de un tercero, sino que prefirió utilizar un intermediario. Según un reportaje del Wall Street Journal, son los bancos menos conocidos en el mundo financiero que están dispuestos a involucrarse con el régimen de Maduro, incluyendo un pequeño grupo en París que emitió 5 millardos de dólares en bonos venezolanos en diciembre de 2016.

Al investigar Dinosaur Group, nos sorprendió mucho descubrir que el grupo es casi invisible en el mundo financiero. Según los medios, tiene sedes en Londres y Nueva York y ganó 400 mil dólares en el 2015. Además, de acuerdo al último reportaje de la Comisión de Bolsa y Valores sobre Dinosaur Group, la firma es tan chiquita que la agencia gubernamental estadounidense solo requiere que el banco mantenga 250 mil dólares en efectivo – una cantidad de dinero increíblemente pequeña en comparación con otras instituciones financieras. ¿Por qué el BCV no pudo negociar sus bonos con un banco de renombre y tamaño? ¿Cuáles guisos se cocinaron entre el régimen de Maduro y Dinosaur Group? ¿Qué tan grande fue la comisión que recibieron los guiseros de Dinosaur?

Afortunadamente, los cooperantes de Guisos Rojos nos pasaron los nombres de los guiseros de Dinosaur Group directamente responsables de la venta de bonos a Goldman Sachs y Nomura Holdings: Javier Pérez-Santalla, director de la firma, y Roberto Keeton, economista para la misma. Pérez- Santalla ha trabajado con Dinosaur Group desde el 2003, pero antes se desempeñó como Director en Refco, una empresa financiera basada en Nueva York y famosa por su larga historia de escándalos –entre otras, buscó ocultar 430 millones de dólares en deudas incobrables y creó bonos falsos con un supuesto valor de 525 millones de dólares– antes de caer en bancarrota en el 2005 por sus actividades fraudulentas. ¡Qué buena formación en guisos recibió Pérez-Santalla! Sus redes sociales revelan que Pérez-Santalla es probablemente un venezolano-cubano. Su perfil en Dinosaur resalta su trabajo con la iglesia católica y además frecuentemente publica memes en Facebook a favor del cristianismo y en contra del socialismo ¡al mismo tiempo que trabaja con el régimen de Maduro! ¡Que hipocresía! Increíblemente, entre las fotos de Pérez-Santalla disfrutando de viajes a París, también encontramos una de él cuando era bebé con su “empleada” en Cuba ¡foto que se adecúa más a un amo de esclavos durante el siglo XVIII!

Por su parte, el venezolano Roberto Keeton ha trabajado con Dinosaur desde hace 7 años y está registrado como corredor de seguros en Nueva York y Florida. Nos gustaría también compartir unas fotos del Sr. Keeton disfrutando de viajes a destinos como Santa Lucía en el Caribe, donde se quedó con su esposa en Jade Mountain Resort, un lujoso hotel de 5 estrellas, cuyo precio para alojarse una sola noche puede llegar hasta los 3.480 de dólares. Vive ahora con su familia en una casa grande en Southampton, Nueva York, aunque también mantiene un apartamento en Manhattan, en un edificio donde ahora se venden apartamentos por casi 1 millón de dólares.

Nosotros desde Guisos Rojos pedimos que nuestros lectores levanten sus voces y nos ayuden a derrotar la corrupción y a la dictadura que guiseros como Javier Pérez-Santalla y Roberto Keeton están apoyando desde los Estados Unidos. Mándenles fotos de los asesinados y heridos por el régimen que estos enchufados inmorales están financiando. Por eso queremos compartir algunos datos de contacto para que ustedes mismos puedan expresar directamente sus pensamientos y críticas a los corruptos intermediarios maduristas:

Javier Pérez-Santalla, director de Dinosaur Group

Correo electrónico: jsantalla@dinogroup.com

Roberto Keeton, economista para Dinosaur Group

Correo electrónico: rkeeton@dinogroup.com

Glenn Grossman, CEO de Dinosaur Group

Correo electrónico: ggrossman@dinogroup.com

El teléfono principal de las oficinas de Dinosaur Group es + 1.212.448.9944.

¡Adelante lectores! Es hora de dejarle claro a grupos como Goldman Sachs, Nomura y Dinosaur que no vamos a aguantar que se aprovechen de la miseria y el hambre de los venezolanos para enriquecerse y apoyar a la dictadura de Maduro.

Ver nota completa AQUI

Etiquetas: corrupción, Dinosaur Group, Estafa Petro Bonos, Goldman Sachs, Nomura Holding

posted by Aserne Venezuela @ 1:20 p.m.

¿Goldman Sachs intenta ganar dinero a costa de los venezolanos?

Jun 3, 2017 6:24 am
Publicado en: Destacados, Economía, Nacionales

AGX01 NUEVA YORK (ESTADOS UNIDOS), 30/05/2017.- Varias personas participan en una manifestación contra la firma estadounidense de inversiones Goldman Sachs en rechazo a la supuesta compra de 2.800 millones de dólares en bonos al Banco Central de Venezuela en Nueva York, Estados Unidos hoy 30 de mayp de 2017. EFE/Andrew GombertVarias personas participan en una manifestación contra la firma estadounidense de inversiones Goldman Sachs en rechazo a la supuesta compra de 2.800 millones de dólares en bonos al Banco Central de Venezuela en Nueva York, Estados Unidos el 30 de mayp de 2017. EFE/Andrew Gombert

A primera vista, la compra de bonos venezolanos no parecería una opción atractiva para los inversionistas globales, publica The New York Times.

Por LANDON THOMAS JR./The New York Times

El país está sumido en una crisis económica y en medio de revueltas, y apenas cuenta con la liquidez necesaria para poder alimentar a su pueblo; mucho menos para pagar una deuda pública de miles de millones de dólares a inversionistas extranjeros.

Sin embargo, los bonos emitidos por la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) han atraído a algunos de los grupos de inversión más sofisticados del mundo. Estos parecen apostar que el gobierno de Nicolás Maduro destinará sus cada vez más escasos dólares a pagar a sus tenedores de bonos antes que a la importación de alimentos y medicamentos para los venezolanos.

En particular ha causado revuelo la decisión de Goldman Sachs de adquirir 2,8 mil millones de dólares en bonos de PDVSA, con vencimiento en 2022 y un descuento del 70 por ciento respecto de su precio en el mercado.
Esta inversión provocó un escándalo político en Venezuela, donde los opositores llevan meses en las calles manifestándose en contra del gobierno autocrático del presidente Maduro. Casi 60 personas han muerto en los enfrentamientos con la policía en Caracas y otras ciudades.

Julio Borges, diputado de la oposición que preside la Asamblea Nacional, escribió una carta de protesta a Lloyd Blankfein, el director general de Goldman Sachs, en la que acusa a la empresa de Wall Street de haber decidido “hacer buen dinero del sufrimiento del pueblo venezolano”.

Goldman Sachs defendió la legitimidad de su negocio: afirmó que otros inversores —fondos de inversión y fondos cotizados en bolsa— también tienen ese tipo de bonos; además, la compañía señaló que los títulos fueron adquiridos en el mercado secundario por un intermediario, por lo que no tuvo ninguna interacción con el gobierno venezolano.

No obstante, esta operación pone en evidencia el elevado nivel de riesgo económico y político que los inversionistas están dispuestos a asumir en busca de inversiones de alto rendimiento.

“En este momento prevalecen las tasas bajas, y estos son bonos denominados en dólares que ofrecen rendimientos muy altos”, señaló Carlos de Sousa, un economista de la empresa de investigaciones Oxford Economics, con sede en Londres.

Algunos de los tenedores de cantidades importantes de bonos de deuda de PDVSA son BlackRock, T. Rowe Price, Fidelity, JPMorgan Chase y Ashmore, una empresa especializada en mercados emergentes.

Además de sus rendimientos de más del 20 por ciento, la razón de fondo que hace atractivos estos bonos para los inversionistas es que la petrolera venezolana desempeña un papel crucial: a través de esta puede obtener divisas el gobierno de Maduro, que enfrenta tantos problemas.

PDVSA representa el 95 por ciento de los dólares que ingresan a la economía del país, así que los inversionistas extranjeros creen que el gobierno, incluso en el peor de los casos, hará todo lo posible para mantener a esta empresa en operación.

De Sousa, de Oxford Economics, también señala que, a diferencia de los bonos soberanos emitidos por el gobierno, los títulos de PDVSA no involucran mecanismos legales como cláusulas de acción colectiva, cuyo objetivo es ayudar a un gobierno a negociar disposiciones favorables con los tenedores extranjeros en caso de algún incumplimiento de su deuda.

Más aún, los inversionistas saben bien que el año pasado, incluso con el grave deterioro de la situación económica en Venezuela, el gobierno efectuó pagos por miles de millones de dólares a inversionistas extranjeros que tienen bonos de la empresa petrolera.

Mientras, la inflación en Venezuela ha alcanzado cifras de tres dígitos debido a la caída de los precios del petróleo, luego de años de mala administración económica durante la época en que los ingresos derivados del petróleo todavía eran altos; la mayoría de los venezolanos apenas pueden comprar alimentos y cubrir necesidades básicas. Incluso aquellos que pueden costear su comida casi todos los días tienen problemas para obtener productos básicos como pan, huevo y azúcar debido a la escasez.

Aunque el país lleva más de dos años en crisis económica, la gente comenzó a lanzarse a las calles de manera más multitudinaria después de que el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela —cuyos magistrados son leales a Maduro—, intentara disolver la Asamblea Nacional a finales de marzo de este año. La legislatura, de mayoría opositora, se considera la única institución gubernamental independiente del presidente.

La transacción con PDVSA es la señal más reciente de que los inversionistas extranjeros toman decisiones cada vez más riesgosas al invertir en obligaciones de deuda de gobiernos.

En los últimos meses, países con bonos de mayor riesgo como Turquía, Rusia y Brasil han apuntalado esta tendencia.

Lo que impulsa esta apuesta, según algunos analistas, es la idea de que las economías de los mercados emergentes, independientemente de sus problemas políticos y económicos, no están dispuestas a enfrentar la ira de quienes invierten en sus bonos y evitarán incurrir en incumplimientos de sus deudas.

Esto se debe a que gigantes globales del sector de inversiones como BlackRock y Goldman Sachs se han convertido en fuentes de financiamiento rápido: otorgan con agilidad préstamos por miles de millones de dólares, o incluso en moneda local, a gobiernos de África, América Latina y Asia que en el pasado recurrían a los bancos.

Quizá ningún otro país dependa tanto de la benevolencia de inversionistas extranjeros dispuestos a aceptar los riesgos asociados a los bonos de deuda como Venezuela. De acuerdo con la empresa de investigaciones Exotix, Venezuela necesita un financiamiento de 17 mil millones de dólares para 2017, pero las reservas de su banco central son de apenas 10 mil millones de dólares.

La perspectiva de los inversionistas es más o menos así: si un bono de PDVSA se vende a 30 centavos por dólar y ofrece un rendimiento de dos dígitos —incluso si este gobierno (o cualquier otro) se ve obligado a incurrir en incumplimiento—, las ganancias de su inversión serán suficientes para contrarrestar cualquier pérdida.

Aunque Goldman Sachs intentó justificarse argumentando que compró los bonos en el mercado abierto a través de un intermediario, tanto los banqueros como los negociadores aseguran que el dinero al final llegó a las arcas de Venezuela, porque el vendedor de los bonos petroleros es una institución que tiene vínculos con el gobierno.

Sin embargo, es poco probable que, como amenazó Borges —líder de la oposición—, un nuevo gobierno vaya a desconocer la validez de estas obligaciones financieras. Estas se asumen bajo convenios diseñados para evitar que el emisor —en este caso, PDVSA— favorezca a un tenedor pero perjudique a otro.

Es decir: si Venezuela le pagara a BlackRock o JP Morgan pero no a Goldman, esta tendría fundamentos jurídicos para llevar a juicio al gobierno venezolano.

Todo lo anterior indica que, a pesar de la controversia que despertó el negocio con Goldman Sachs, los inversionistas extranjeros seguirán poniéndose en fila para comprar bonos de PDVSA.

“Es la única fuente de divisas que tiene el gobierno”, explicó De Sousa, el experto de Oxford Investments. “Así que pienso que el gobierno seguirá vendiendo más de este tipo de bonos a los inversionistas extranjeros”.

Nicholas Casey colaboró con el reportaje.

Venezolanos en el exilio convocan protesta contra Goldman Sachs por “dar oxígeno” al régimen de Maduro

Goldman SachsPDVSA

BY: SABRINA MARTÍN @SABRINAMARTINR – MAY 30, 2017, 1:09 PM

Goldman SachsVeppex consideró que la compra por parte de Goldman Sachs significa “hacer negocios” con un “narcoestado que está destruyendo a Venezuela”. (La Calle)

Venezolanos en el exilio protestarán contra la firma estadounidense de inversiones Goldman Sachs tras la presunta compra de bonos de la estatal petrolera PDVSA al banco Central de Venezuela.

La Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) convocó para este primero de junio una protesta en Miami contra la compañía estadounidense, pues con la compra de 2.800 millones de dólares al BCV habría “dado oxígeno” al régimen de Nicolás Maduro.

Veppex consideró que la compra por parte de Goldman Sachs significa “hacer negocios” con un “narcoestado que está destruyendo a Venezuela”.

La manifestación se llevará a cabo frente a las oficinas de Goldman Sachs ubicadas en el centro de Miami.

El diario The Wall Street Journal citó este domingo a un funcionario venezolano relacionado con las finanzas, quien confirmó la venta pero no dio más detalles.

La inversión se produce cuando los detractores de Maduro presionan duramente para impedir que las instituciones financieras occidentales realicen transacciones que apoyen al régimen que ha sido acusado por Estados Unidos y otros países de abusos generalizados en cuanto a derechos humanos y demás garantías fundamentales.

La organización de exiliados venezolanos criticó con dureza esta reciente operación en momentos en que EE. UU. “señala a un régimen dictatorial ligado al narcotráfico” y “con muchos de los miembros del gabinete enjuiciados en cortes de EE. UU. por tráfico de drogas”.

Tras denunciar el uso de PDVSA por parte del Gobierno venezolano como “instrumento para lavar dinero proveniente del narcotráfico y la corrupción”, Veppex afirmó que resulta “absolutamente cuestionable desde el punto de vista ético y moral” la operación realizada por la firma estadounidense.

Fuente: El Nuevo Herald

Sabrina MartínSabrina Martín

Periodista y locutora venezolana, especialista en comunicaciones corporativas. Síguela en Twitter: @SabrinaMartinR.

La Asamblea Nacional de Venezuela pedirá al Congreso de EEUU investigar a Goldman Sachs

POR DARLE DINERO AL CHAVISTA MADURO A UN INTERÉS LEONINO

La oposición critica el descuento con el que se vendieron los bonos de PDVSA y la falta de transparencia de la operación

Periodista Digital, 31 de mayo de 2017 a las 10:21

Represión contra los opositores en la Venezuela chavista.VZ

MUNDO | AMÉRICA LATINA

El parlamento democrático adelantará una investigación local con “especial atención” a la actuación del actual presidente del Banco Central, Ricardo Sanguino

Maduro se rinde a Wall Street: vende bonos a Goldman Sachs Bonos con un 300% de interés

El Parlamento de Venezuela, democrático y de mayoría opositora, aprobó este 30 de mayo de 2017 un acuerdo para solicitar al Congreso de Estados Unidos que abra una investigación sobre la compra que hizo Goldman Sachs de unos 2.800 millones de dólares en bonos de la petrolera venezolana PDVSA, una operación que calificó como “inmoral”.

La iniciativa surge tras las críticas que formuló el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, al banco estadounidense por facilitar liquidez al régimen de Nicolás Maduro, al que acusan de dictador.

Que le quede muy claro a Goldman Sachs, a los intermediarios, y a cualquier agente internacional (…) estos son bonos de sangre, que no solamente no serán reconocidos, sino que también serán investigados y considerados cómplices de la dictadura y de la corrupción

“Quiero solicitar al Congreso de los Estados Unidos que abra una investigación al banco Goldman Sachs y a los intermediarios que hayan participado de esa operación y determine según las leyes de ese país la responsabilidad penal y administrativa que pueden tener”, dijo en el hemiciclo el diputado Ángel Alvarado.

La petición fue aprobada por la mayoría de los asambleístas. El poder legislativo también adelantará una investigación local con “especial atención” a la actuación del ex diputado del partido oficial, Ricardo Sanguino, actual presidente del Banco Central, institución que tenía los bonos en su portafolio.

“Que le quede muy claro a Goldman Sachs, a los intermediarios, y a cualquier agente internacional (…) estos son bonos de sangre, que no solamente no serán reconocidos, sino que también serán investigados y considerados cómplices de la dictadura y de la corrupción”, dijo el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, quien presidió la sesión.

La oposición critica, además de la falta de transparencia de la operación que trascendió por los medios, el descuento con el que se vendieron los bonos, que habría sido de un 69 por ciento sobre el valor nominal de los papeles.

Goldman Sachs confirmó el lunes la operación, que se produjo mientras se desarrolla una ola de protestas contra el Gobierno socialista de Maduro.

“Compramos estos bonos, que fueron emitidos en 2014, a un corredor en el mercado secundario y no interactuamos con el gobierno venezolano”.

“Reconocemos que la situación es compleja y en evolución y que Venezuela está en crisis. Estamos de acuerdo en que la vida allí tiene que mejorar, e hicimos la inversión en parte porque creemos que así será”.

Entre tanto, decenas de manifestantes se concentraron a las afueras de la sede de Goldman Sachs en la ciudad de Nueva York en rechazo a la reciente adquisición de bonos venezolanos.

“Al otorgar 900 millones de dólares a una dictadura, están financiando las sistemáticas violaciones de derechos humanos”, dijo Eduardo Lugo, un estudiante venezolano de 23 años.

Algunos de sus compañeros, portando banderas como en las protestas de la oposición en Venezuela, cantaban: “Qué vergüenza Goldman Sachs”.